Gachas de avena

Después de la Semana Santa y sus torrijas, su leche frita, sus buñuelos, sus pestiños… os traigo una propuesta de desayuno sano y nutritivo, gachas de avena, lo que los anglosajones llaman porridge.

Gachas de avena (6)

Las gachas son muy versátiles y fáciles de preparar, ya sea con leche, bebida vegetal o incluso agua. El endulzado es opcional y también hay distintas variantes: azúcar, panela, compota de frutas, dátiles, miel o siropes.

En esta casa somos… bueno, especialmente yo… muy fans de los desayunos y nos encanta experimentar y probar cosas nuevas. No sé a vosotros, a mí me aburre desayunar siempre lo mismo, así que las recetas que me ofrecen multitud de opciones tienen toda mi aprobación.

Ingredientes (para 1 cuenco):

Gachas base:

  • 3/4 de taza de leche o bebida vegetal (unos 180-200 ml)
  • 1/4 de taza de copos de avena (30 g)
  • 1 cucharadita de sirope o miel (opcional)
  • 2 cucharaditas de hebras de té (opcional)

Gachas de avena (1)

Sugerencia para completar el cuenco:

  • 3 orejones de albaricoque
  • 1/2 plátano
  • 10 almendras enteras, o una cucharada de almendras picadas
  • 1 cucharada de granos de granada

Gachas de avena (2)

Elaboración:

Calentar la leche a fuego fuerte (*), cuando esté a punto de hervir, bajar a fuego medio y añadir los copos de avena. Remover bien para que se empapen, tapar el cazo y dejar cocer, sin llegar a hervir, hasta que la avena esté cocinada. Dependiendo del tipo de avena que uséis y, sobre todo, de la consistencia que os guste, serán entre 10 y 15 minutos.

Gachas de avena (4)

Mientras se cocinan podéis cortar el resto de ingredientes, en pedazos más o menos grandes, según preferencias (**).

Colocar las gachas de avena en un cuenco amplio y añadir la fruta y frutos secos al gusto. También se puede añadir un poquito de sirope o miel si os parece que le falta dulce. Yo suelo añadir el edulcorante al final porque a veces, entre el azúcar de la bebida vegetal y el dulzor de las frutas, no es necesario ni conveniente añadir más.

Gachas de avena (7)

¡A desayunar y tener un buen día!

Notas:

Aunque la preparación es extra-fácil y rápida, si sois de los que apura el tiempo en la cama por las mañanas, u os levantáis con pocas ganas de cocinar a esas horas, podéis dejar la avena hidratándose en la leche toda la noche en la nevera (lo que en inglés se llama “overnight oats”, o avena de la noche a la mañana, jajaja) y pegarle un calentón al fuego o en el microondas, y listo. Si os gustan frías, ni eso hace falta, sólo remover un poco y añadir los ingredientes extra.

Y si vais de cabeza y necesitáis optimizar el esfuerzo, haced para varios desayunos y guardadla en un recipiente hermético en la nevera. La base preparada de las gachas de avena se puede conservar dos o tres días.

(*) El día que me puse a documentar la receta me apetecía darle una vuelta de tuerca más, así que aromaticé la leche con té (ya sabéis que me encanta experimentar con tés e infusiones). Si os apetece probar, sólo hay que calentar la leche, añadir el té y dejar infundir el tiempo indicado en el paquete, filtrar y continuar con la receta. Otra opción es hacerlo en frío, dejando el té en la leche toda la noche en la nevera.

Gachas de avena (3)

(**) Los ingredientes para completar la base son al gusto y ahí hay todo un mundo. En la receta he puesto lo que tenía en casa en ese momento que combinaba bien, pero podéis (y debéis) experimentar. Los cuencos de gachas admiten frutos secos, fruta fresca, chocolate, semillas, especias, granola, compotas e incluso yogur o queso fresco batido.

Mi recomendación es ir tirando de frutas de temporada, así nunca os parecerá que estáis desayunando lo mismo. Además las frutas de temporada suelen estar más dulces y así podéis prescindir de edulcorantes extra.

Gachas de avena (5)

Fuente:

En casa preparamos gachas desde hace bastante tiempo y, aunque en general las hacemos a sentimiento, las proporciones suelen ser las que pongo en la receta y a las que llegué más o menos a ojo.

Anuncios

Polos de leche de almendras, té negro y mango

No todo van a ser helados con máquina este verano, hoy os traigo una receta de polos de té con fruta fresca. Al usar bebida vegetal de almendras como base salen unos polos más cremosos que los habituales con agua o zumo, sin dejar por ello de ser una receta vegana y apta para intolerantes a la lactosa. Si los van a tomar niños, podéis prescindir del té, saldrán muy ricos también.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (6)

Ya sabéis que me pirran los tés aromatizados, generalmente por los sabores añadidos… pero no voy a negar que también es una cuestión estética, creo que lo he dicho alguna vez ya, cuando las cosas de comer son bonitas, me parece que saben mejor, jajajaja. En el caso del té que usé para esta receta, uno negro de mango, me chifla ver el amarillo de los pétalos de girasol que lleva. Así soy, jajaja.

Ingredientes (para 4 polos de 90 ml aprox.):

  • 250 ml de leche de almendras
  • 1 cucharada y media de hebras de té negro
  • 1/2 mango maduro
  • 2 cucharadas de azúcar invertido (o 3 de azúcar normal)

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (2)

Elaboración:

Calentar en un cazo pequeño la leche de almendras. Justo antes de que rompa a hervir, apartar del fuego, añadir las hebras de té negro, remover bien y dejar reposar 4 minutos. Filtrar y dejar enfriar.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (1)

Pelar y picar en trozos pequeños medio mango.

Mezclar en un cuenco  el mango con la leche infundida y el azúcar.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (3)

Rellenar los moldes de polos procurando que los pedacitos de mango se repartan más o menos homogéneamente.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (4)

Meter en el congelador hasta que se hayan endurecido por completo, un mínimo de 4 horas, aunque el tiempo necesario puede variar.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (5)

Mojar el exterior de los moldes bajo un chorro de del tiempo o tibia para que se desmolden más fácilmente (en mis moldes si vas con prisas se rompe la punta, o eso me han contado, no es que a mí me haya pasado, ¡qué va!…)

¡Y a rechupetear!

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (7)

Notas:

Para aquellos que prefieran no encontrarse trocitos de fruta en los polos, se puede batir la mezcla antes de rellenar los moldes, estoy segura de que también estarán buenísimos.

Si no tenéis moldes, podéis usar vasitos de plástico y palitos de madera, el truco para que queden bien rectos es cubrir los vasitos con film transparente o papel de aluminio y clavar los palitos en el centro.

Aunque yo la utilicé de almendras, supongo que el resultado será parecido con otras bebidas vegetales. En casa las que más compramos son la de avena y la de almendra, aunque de vez en cuando cae alguna de arroz.

En lugar de té negro puro yo usé un aromatizado con mango. Esta receta se presta a hacer variantes con otros tés aromatizados y frutas que combinen bien con su sabor. Pueden ser frutas de textura similar al mango como el melocotón u otras completamente diferentes, por ejemplo frutos rojos (recordad la importancia del aliciente estético, jajajaja). Aprovechando que al final del verano hay muchas moras, yo haría la prueba. ¡Contadme si experimentáis!

Fuente:

Improvisación sobre la marcha con cosas que tenía en la nevera y la despensa.

 

Ensalada birmana con aliño de té verde fermentado

En verano no apetece demasiado encender los fogones, por eso las ensaladas y otras preparaciones frías se hacen las reinas de los menús cotidianos. Hay gente que cree que las ensaladas son aburridas, pero eso es porque no se paran a pensar en la multitud de posibilidades que hay más allá de la típica ensalada de lechuga, tomate y cebolla.

La propuesta que os traigo para ampliar vuestro recetario es una ensalada de inspiración oriental, con toques crujientes y un exótico aliño a base de té verde que hay que dejar fermentar unos días en la nevera antes de usarlo. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (9)

(El cuenco tan rebonito lo hice yo misma, 🙂 🙂 🙂 )

En Birmania, en el sureste asiático, son muy habituales las ensaladas de hojas de té fermentadas acompañadas de una selección de cosas crujientes como semillas, cacahuetes y legumbres tostadas. Yo no he ido a Birmania y tampoco he comido en ningún restaurante birmano, así que no sé cuánto se parece esta receta que os traigo a las originales. Lo que sí os prometo es un sabor muy exótico y diferente al que se le va cogiendo el punto después de la sorpresa inicial. Eso sí, si no os gusta experimentar demasiado en la cocina y sois más de sabores conocidos, no sé si será para vosotros, no digáis que no os he avisado.

Ingredientes:

Aliño de hojas de té verde fermentado (para un bote de unos 300 ml):

  • 1/2 taza de té verde de hoja entera (sencha, bancha…)
  • 3 dientes de ajo
  • 2 chalotas o media cebolla mediana
  • 2 cucharadas de jengibre fresco rallado
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 o 2 cucharadas de salsa de pescado (nos gustó más con 1)
  • 1 cucharadita de sal

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (1)

Ensalada:

  • Lechuga (tipo francesa, iceberg, romana…)
  • Semillas de girasol, calabaza, sésamo…
  • Cacahuetes tostados, pistachos…
  • Dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Rodajas de limón
  • 1 o 2 cucharadas de aliño de té verde fermentado por ración

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (5)

Elaboración:

Aliño de té verde fermentado:

Poner las hojas de té verde en un cuenco mediano, verter agua hirviendo por encima y dejar reposar 10 minutos.

Filtrar y enjuagar las hojas de té con agua fría, descartando las que no se hayan abierto al infundir y las ramitas que pueda haber. Volver a colocar las hojas en el cuenco, añadir agua fría hasta cubrirlas y dejar reposar al menos una hora. Pasado el reposo, filtrar y escurrir eliminando toda el agua posible.

Rallar el jengibre y picar fino los ajos y las chalotas.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (2)

Colocar las hojas de té escurridas junto con el resto de ingredientes del aliño en el vaso de la batidora y triturar hasta obtener una pasta más o menos homogénea y similar al pesto.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (4)

Guardar en la nevera en un frasco de cristal esterilizado. Dejar reposar como mínimo un día, aunque los sabores se hacen más pronunciados si lo dejamos fermentar al menos tres días.

Ensalada:

Pelar y laminar uno o dos dientes de ajo por comensal y freír en un poco de aceite de oliva hasta que empiecen a dorarse (ojo, que si se queman sabrán a rayos). Retirar enseguida de la sartén con una espumadera y dejarlos escurrir sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (6)

Lavar y cortar la lechuga y ponerla como base, agregar semillas, ajo frito, cacahuetes y pistachos al gusto.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (8)

Por último, agregar el aliño de té verde fermentado al gusto (mejor empezar por poco e ir añadiendo según lo probamos).

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (10)

Exprimir por encima un poco de zumo de limón y remover para mezclar bien.

Servir acompañado de rodajas de limón para acabar de aliñarlo al gusto.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (12)

Notas:

He leído que hay buenos sustitutos veganos de la salsa de pescado para hacer esta receta vegana, sin renunciar al tipo de sabores que aporta. También se puede cambiar, por lo que he visto, por salsa de soja, aunque el sabor será distinto, contadme si lo probáis.

Como nos vamos a comer las hojas de té verde, es importante que sean de hoja entera, de la mejor calidad posible y, obviamente, sin aromatizar para que no se altere el sabor. Los de mejor sabor suelen ser los japoneses, bancha, sencha… son suaves y con menor contenido en teína, cosa a tener en cuenta.

Si os da pena no aprovechar el té resultante se puede hacer una primera infusión durante 2 minutos (o lo que indique el té que uséis), filtrar y volver a añadir agua hirviendo dejándola reposar unos 8 minutos. Esa primera infusión la podéis usar para beber o para preparar algún batido, como éste o este otro, u otra receta, por ejemplo una variante de este pilaf.

Es poca cantidad, sale más o menos un bote estándar de los de mermelada, así que podemos esterilizar el bote en microondas, como explican aquí o por el método tradicional.

Yo suelo comprar los frutos secos crudos y los tuesto o frío en el momento, el sabor no tiene nada que ver. En este caso doré los cacahuetes en la misma sartén donde freí los ajos. Los pistachos los añadí cuando los cacahuetes ya casi estaban para darles un calentón.

El mezclillo de semillas lo compré en Mercadona para ponerlo en ensaladas, lleva pipas de girasol y calabaza y semillas de sésamo, lino marrón y amapola. Normalmente las compro por separado (pipas de girasol y calabaza, más que nada) pero en este paquete llevan una buena proporción de cada, me encanta. 🙂

Para emplatar, se puede hacer en un cuenco grande o colocar los ingredientes por separado en cuenquitos y que cada uno se sirva al gusto.

Fuente:

Es una versión de esta receta que encontré… no me acuerdo qué buscaba cuando la encontré, pero me alegro. Jajajaja. La primera vez no nos acabó de convencer del todo, así que la segunda vez que preparé el aliño aumenté la cantidad de té verde y chalota y reduje la de salsa de pescado. Me encantaría encontrar esa legumbre que usan, toor dal, seguiré buscando.

Helado mantecado de té

Vuelvo a la carga con otra receta de helado, esta vez uno más tradicional a base de nata y yemas, es decir, el clásico mantecado. Para aromatizarlo se puede usar piel de limón y canela, pero yo he decidido darle un toque diferente con una mezcla de té que lleva unos cuantos ingredientes interesantes (canela, hierba de limón, almendra, naranja, aroma y pétalos de rosa) que aportan un aroma y un sabor magnífico a la cremosidad del helado.

Helado Mantecado De Te (8)

Entre el helado de mango y éste, sinceramente no sabría decidirme, aquel tiene un sabor más tropical y exótico y éste más clásico y untuoso… Nada, no puedo elegir uno, póngame una bola de cada. 😉

Ingredientes (para 6 raciones de helado):

  • 400 ml de nata para montar (35% m.g.)
  • 200 ml de leche entera
  • 3 yemas de huevo
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 4 cucharadas de azúcar invertido (o 5 más de azúcar)
  • 5 cucharadas de té blanco o negro, puro o aromatizado

 

Helado Mantecado De Te (1)

Elaboración:

Poner en una olla la nata con la leche y calentar sin dejar que llegue a hervir.

Una vez caliente, retirar del fuego, añadir las hebras de té, remover y dejar reposar de 30 a 45 minutos.

Helado Mantecado De Te (2)

Pasado este tiempo, filtrar y volver a poner al fuego la crema aromatizada.

Mientras se calienta, batir las yemas con el azúcar blanco y el invertido un cuenco mediano. Reservar.

Helado Mantecado De Te (3)

Una vez caliente el contenido de la olla, separar una taza y añadir poco a poco a las yemas, sin dejar de remover con unas varillas para integrarlo bien.

Helado Mantecado De Te (4)

Incorporar el contenido del cuenco a la olla y seguir cociendo a fuego suave hasta que la crema espese. Es importante no parar de remover constantemente con una cuchara de madera  para evitar que se cuajen las yemas. La crema estará lista cuando cubre o napa, el dorso de la cuchara de madera, y al pasar el dedo se queda marcado el rastro.

Llenar de agua fría y cubitos de hielo un cuenco grande.

Verter la crema caliente en un cuenco mediano y colocar éste dentro sobre el hielo, con cuidado de que no entre agua. Remover con unas varillas para ayudar a enfriar la mezcla.

Helado Mantecado De Te (5)

Una vez fría la crema, cubrir el cuenco con film transparente y dejar reposar en la nevera al menos dos horas.

Seguir las instrucciones de la heladera para mantecar la crema de té. Hay que mantecar hasta que adquiere una textura cremosa y consistente. Generalmente se tarda entre 15 y 20 minutos.

Helado Mantecado De Te (6)

Pasar el helado de té a un recipiente con tapa y dejar en el congelador unas 3 o 4 horas, para que acabe de coger cuerpo.

Sacar el recipiente del congelador y hacer bolas (también lo podéis comer directamente del cacharro, pero no seré yo la que os incite públicamente a abandonar los modales… jajajaja). Para que sea más fácil y rápido, mojar la cuchara en agua caliente entre bola y bola.

Helado Mantecado De Te (7)

Se puede acompañar de sirope de chocolate, un poco de caramelo líquido, crocanti de almendras… pero la verdad es que solo está buenísimo.

Helado Mantecado De Te (9)

Notas:

Si no sabéis lo que es napar o hacer “à la nappe” en Gastronomía y Cía lo explican muy bien.

Los que no tenéis heladera, sabed se puede hacer a mano:

  • Está la opción tradicional (que confieso no haber probado nunca por pereza): Después de las dos horas de reposo de la mezcla, se mete la crema en un recipiente con tapa y se lleva al congelador durante media hora. Se saca y se remueve bien para romper los cristales. Se repite el proceso cada media hora hasta que el helado endurece y ya no se puede remover. Suele llevar unas 3 horas.
  • Y está la opción rápida (que tampoco he probado pero es posible que pruebe cuando devuelva la heladera) que podéis encontrar en este interesante post del blog La cucharina mágica.

Si el helado está demasiado duro para sacar bolas, dejar el recipiente a temperatura ambiente unos 10 minutos.

Lo cierto es que a las dos horas después de mantecar, aunque no tiene la consistencia más adecuada para hacer bolas, sí tiene una textura similar a la de los helados “de grifo” y se puede disfrutar ya de él.

Helado Mantecado De Te (10)

Yo he usado un una mezcla de té blanco y verde aromatizado. Por el tipo de sabores creo que los tés más interesantes para el helado son los negros o blancos (puros para un sabor más intenso a té o aromatizados si queréis darle un toque especial al helado) pero creo que quizá incluso el verde sea adecuado, sería cuestión de probar.

Siempre podéis usar té puro y añadir especias a vuestro gusto, esta receta sirve perfectamente como base para experimentar. De hecho, eliminando el té, es más o menos la receta para hacer helado de mantecado. 😉

Fuente:

Le tenía el ojo echado a esta receta de helado de té chai desde hace tiempo, pero al final decidí cambiar la variedad de té, me queda pendiente hacer la versión chai, me encantan las especias que lleva.

 

Gelatina de yogur y té blanco con cerezas

La temporada de cerezas ya está aquí junto con el calor, que empieza pisando fuerte este año. El calor abrasador de esta ciudad en verano me trae por el camino de la amargura pero estoy contenta con la llegada de las cerezas, que son una de mis frutas favoritas.

Gelatina de yogur te cerezas (4)

A pesar de ser unas favorecidas en mi frutero, no suelo cocinar con ellas, entre otras cosas porque me las acabo asaltando la nevera antes de decidir en qué receta usarlas. En esta ocasión hice una excepción y conseguí salvar un par de puñados para elaborar unos vasitos a base de gelatina de yogur y té blanco, un postre ligero, fresquito y delicioso para mitigar los sofocos veraniegos. Nunca había hecho gelatina de té antes, y me ha gustado el resultado, espero que a vosotros también si os animáis a probar.

Ingredientes (para 4 vasitos):

  • 12-16 cerezas (unas 3 o 4 por ración)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 o 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 yogures naturales
  • 1 sobre de gelatina en polvo (de 6 gramos) o 3 hojas de gelatina neutra.
  • 2 cucharadas de hebras de té blanco
  • agua

Gelatina de yogur te cerezas (1)

Elaboración:

Lavar, deshuesar y picar las cerezas.

Mezclar en un cuenco pequeño las cerezas con 1 o 2 cucharadas de azúcar moreno y el zumo de limón, remover bien y dejar reposar.

Gelatina de yogur te cerezas (2)

Hidratar la gelatina con agua fría y reservar (si es en polvo, en un cuenquito con 2 cucharadas de agua fría hasta que la absorba, y si son hojas se hidratan hasta que se ablanden).

Poner en un cuenco los dos yogures y removerlos un poco (podéis usar yogur natural azucarado o añadir azúcar al gusto, a mí me gusta sin edulcorar).

Separar dos o tres cucharadas de yogur y calentar en el microondas unos segundos, o en un cazo a fuego suave, sin que llegue a hervir.

Añadir dos tercios de la gelatina en polvo hidratada (o dos hojas de gelatina escurridas) al yogur caliente y mezclar hasta que se reparta homogéneamente. Agregar la mezcla al cuenco con el resto de yogur y remover bien.

Repartir el yogur en los cuatro vasitos y dejar que vaya cuajando en la nevera mientras seguimos con la preparación.

Calentar unos 200 ml de agua y, una vez caliente, infundir una cucharada generosa de té blanco durante 6 minutos.

Filtrar 150 ml del té resultante a un cuenco y añadir el resto de la gelatina hidratada (1 lámina si es en hojas). Disolverla removiendo bien con unas varillas y dejar enfriar.

Cuando la gelatina de yogur empiece a cuajar y tenga la superficie firme, escurrir las cerezas que teníamos reservadas y repartirlas a partes iguales por encima.

Añadir el jugo que habrán soltado las cerezas a la gelatina de té y remover para integrarlo.

Cuando la gelatina de té haya enfriado y empiece a solidificar, verter con cuidado sobre las cerezas.

Tapar los vasitos con film y refrigerar que cuaje, al menos 2 horas.

Gelatina de yogur te cerezas (6)

Y una vez listas… Preparados… listos… ¡cucharas!

Notas:

Yo he usado cerezas porque el té blanco que tenía a mano era aromatizado con cerezas (si os fijáis en la foto de los ingredientes, podéis ver que también lleva capullos de rosa, una preciosidad), pero podéis usar otras frutas a vuestra elección. Eso sí, recordad que en general las gelatinas no cuajan, o lo hacen peor, con piña, kiwi y otras frutas tropicales. Para usar estas frutas habría que cocinarlas previamente.

El orden de las capas no altera la ricochura del resultado, pero recordad esperar siempre a que la primera capa empiece a cuajar para añadir la segunda. Y la segunda deberá estar ya fría, para no estropear la anterior.

Gelatina de yogur te cerezas (3)

Fuente:

Me inspiré en esta receta que encontré mientras buscaba gelatinas de yogur y frutas y se me encendió la lucecita.