Hummus de coliflor (Juego de Blogueros 2.0)

¿A vosotos también se os ha pasado enero volando? Este mes en el reto el ingrediente estrella ha sido la coliflor y yo, que tenía grandes ideas para hacerla brillar, he acabado haciendo un humilde hummus en el ultimísimo momento, prueba irrefutable de que es una receta ideal para cuando no tenéis mucho tiempo para cocinar.

hummus coliflor (5)

A pesar de ponerme el último día posible (literalmente, el 30 por la mañana), aproveché para hacer dos recetas a la vez y las galletas saladas verdes que veis en las fotos serán la próxima receta que publicaré. Si os interesa, estad atentos. 😉

La coliflor es una hortaliza a la que le empecé a pillar el gusto en la universidad, porque de pequeña traía a mi madre por la calle de la amargura cada vez que la cocinaba. Y cómo son las cosas que ahora me la como hasta cruda, jajajaja.

hummus coliflor (1)

Este mes quería experimentar y probar formas nuevas de cocinar coliflor, pero no ha podido ser. Me quedo con las ideas que barajaba para probar y publicar en el futuro, porque algunas prometen bastante, y seguramente añadiré a la lista un buen puñado de las que han propuesto mis compañeros del reto. Tenéis la lista de participantes al final del post.

Ingredientes:

  • 500 g de coliflor
  • 4 cucharadas de tahini (60 ml)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (45 ml)
  • 2 cucharadas de zumo de limón (30 ml)
  • 5 g de sal (un poco menos de una cucharadita)
  • 1 o 2 dientes de ajo (al gusto)
  • Para decorar: pimentón de la Vera y aceite de oliva virgen extra

hummus coliflor (2)

Elaboración:

Cocinar al vapor la coliflor, ya sea en microondas o en una olla con un cestillo. Una vez esté tierna, dejar enfriar destapada.

hummus coliflor (3)

Colocar los ramilletes de coliflor en el vaso de la batidora junto con el tahini, el aceite de oliva, el zumo de limón, la sal y el ajo picado. Procesar hasta obtener una crema suave y homogénea.

Pasar la crema a un cuenco, tapar con film y dejar reposar al menos una hora en la nevera.

hummus coliflor (4)

Antes de servir, dibujar surcos en la superficie del hummus con una cuchara, espolvorear un poco de pimentón de la Vera y añadir un chorrito de aceite.

Acompañar de bastoncitos de verduras crudas, regañás, pan tostado…

hummus coliflor (7)

¡Y a comer!

Notas:

Este hummus también se puede hacer para aprovechar coliflor cocida que haya sobrado.

Ojo con el ajo, yo le puse un diente demasiado grande, que encima parece cultivado en el mismísimo infierno, y me ha salido un hummus rabioso. He tenido que rebajarlo añadiendo 350 g más de coliflor y los equivalentes del resto de ingredientes, y aún así está fuerte. Es la primera vez que me enfrento a unos ajos así de mortales.

Si no os gusta o no tenéis tahini, se puede sustituir por la misma cantidad de yogur natural. Seguramente cambie la textura además del sabor, pero seguro que está muy bueno igualmente.

Si os gustan este tipo de elaboraciones, en el archivo tengo unas cuantas: hummus tradicional, muhammara, byessar, baba ganush, crema de alubias pintas, hummus de lentejas a la naranja… Somos tan forofos de estas cremas de picoteo que seguro que la familia sigue aumentando, jajaja.

hummus coliflor (6)

Fuente:

Sacada de aquí, aunque menos mal que no le hice caso con la cantidad de ajo, jajajaja.

Participantes:

María José: Crema de coliflor
Elvira: Pizza de coliflor
Carabiru: Hummus de coliflor
Fe: Muffins o magdalenas de coliflor
Mónica: Dumplins de coliflor y calabaza en caldo
Mari Sol: Pizza con base de coliflor
Inma: Coliflor con gambas en mayonesa de anchoas
Raxel: Pan de coliflor, parmesano y albahaca
Silvia K.: Crema de coliflor
Eva: Hamburguesas de coliflor
Maribel: Pizza con masa de coliflor
Maryjose: Cestitas de coliflor y huevo
Sara: Ensalada de coliflor y verduras con toque agridulce

Anuncios

Barritas de remolacha, frutos secos y semillas (Juego de Blogueros 2.0)

Mi propuesta para el último reto de 2018 son unas barritas energéticas de remolacha, frutos secos y semillas variadas. Son unos bocaditos ideales para un tentempié de media mañana o una merienda junto con un té, un vaso de leche o un zumo.

Barritas Energeticas Remolacha (11)

Aunque hubo un empate entre endivias y remolachas, desde el primer momento tuve claro que quería utilizar las segundas. La elección fue motivada principalmente por su color, ya que cuando hice estos gofres de remolacha y naranja, aluciné bastante con el poder colorante de esta raíz. Me queda pendiente cocinar las hojas, porque esta vez se me pasaron y no las pude aprovechar, y probar remolachas de otros colores, porque de momento sólo he visto la roja/morada.

Tengo guardadas unas cuantas recetas con remolacha que quiero probar, pero en esta ocasión me decanté por las barritas energéticas ya que en el estudio donde trabaja J. estuvieron este mes con la entrega de un proyecto y quise regalarles un bocado diferente para reponer energías.

Si os gustan este tipo de tentempiés, tengo otra receta en el blog que ahora que me acuerdo, quiero volver a preparar, jajajajaja.

Como siempre, al final os dejo la lista de participantes del reto, que seguro que han preparado cosas deliciosas.

Ingredientes (para 16/18 barritas):

Para la base:

  • 1 remolacha grande
  • 3 plátanos maduros
  • 200 g de copos de avena
  • 3 cucharadas de sirope de arce (*)
  • 100 g de frutos secos (**)

Barritas Energeticas Remolacha (1)

Para la cobertura:

  • 80 g de arándanos
  • 45 g de copos de avena
  • 50 g de frutos secos (**)
  • 10 g de copos de coco (opcional)
  • 50 g de semillas (***)
  • 1 cucharada de sirope de arce (*)
  • 50 ml de bebida vegetal (en mi caso, leche de almendras)

Barritas Energeticas Remolacha (2)

Elaboración:

Empezamos por la base de las barritas.

Lavar bien, cocinar y pelar la remolacha. En mi caso la cocí al vapor, entera y con piel, para que no perdiese jugo, y la pelé una vez cocida. He leído que asándola en el horno, en papillote y también entera, se consigue potenciar los azúcares y el color, quiero probarlo para otras ocasiones.

Barritas Energeticas Remolacha (4)

Trocear la remolacha cocida y triturarla bien junto con los tres plátanos, hasta obtener un puré homogéneo.

Barritas Energeticas Remolacha (5)

Triturar los frutos secos y añadirlos al puré de remolacha y plátano junto con los copos de avena y el sirope. Para una textura un poco más fina, procesar durante unos segundos en la trituradora después de integrarlo todo.

Barritas Energeticas Remolacha (6)

Precalentar el horno a 180 ºC.

Forrar con papel de hornear un molde rectangular o cuadrado (el mío es de 22×28 cm pero la receta decía que de 20×20).

Repartir la masa homogéneamente en el fondo de la bandeja y hornear a 180 ºC durante unos 8 minutos.

Retirar del horno y dejar reposar mientras preparamos la cobertura.

Trocear ligeramente los frutos secos y los copos de coco.

Combinar en un cuenco todos los ingredientes de la cobertura.

Barritas Energeticas Remolacha (3)

Volcar la mezcla sobre la base prehorneada repartiéndola bien para que los arándanos no se queden apelotonados.

Barritas Energeticas Remolacha (7)

Hornear de 12 a 15 minutos más a la misma temperatura hasta que la cobertura se empiece a tostar.

Retirar del horno y dejar enfriar en la bandeja.

Barritas Energeticas Remolacha (8)

Una vez frío, trocear en porciones individuales, ya sean barritas o cuadrados.

Yo corté una parte en barras y otra en cuadrados y salen entre 14 y 18 porciones, aunque si hacéis bocaditos más pequeños salen unos pocos más.

Barritas Energeticas Remolacha (9)

¡Y a recuperar energía!

Notas:

Mejor si la avena, al menos la de la base, es de la variedad suave, es decir, ya desmenuzada, porque así nos podemos ahorrar el tener que triturarla.

(*) No tenía sirope, así que lo sustituí por miel de azahar.

(**) Usé una mezcla, a partes iguales, de almendras, avellanas, anacardos y pistachos, tanto en la base como en la cobertura. Quizá me vine muy arriba con la variedad, la próxima vez creo que pondré sólo almendras y avellanas, aunque el toque verdecito de los pistachos es un plus estético. Podéis poner nueces, pacanas, cacahuetes… y a ver qué sale. También se pueden usar unos en la base, y otros en la cobertura.

(***) Ya puestos a ir a lo loco con la variedad puse, a partes iguales, semillas de calabaza, de chía, de lino dorado y un mezclillo que tenía por ahí que además de pipas de calabaza, también lleva de girasol, semillas de amapola, de lino marrón y de sésamo.

En mi caso, para la base no trituré los frutos secos, los desmenucé ligeramente con el mortero y los mezclé junto con el puré y el resto de ingredientes directamente en un cuenco, de forma que quedaron trozos de distintos tamaños en la masa. A mí me gusta así, pero podéis procesarlo un poco más.

Los copos de coco fueron una improvisación de último momento, pero la verdad es que es un sabor que le queda bastante bien. Si no encontráis copos, se puede usar coco rallado, pero no será lo mismo. Eso sí, intentad que no lleven azúcar añadido.

La receta original llevaba grosellas negras en lugar de arándanos, pero no encontré. Creo que cualquier fruto con un puntillo se sabor ácido puede valer, ya sean frambuesas, arándanos, grosellas… o incluso moras.

Barritas Energeticas Remolacha (10)

Fuente:

Saqué la receta de un blog vegano que encontré a través de pinterest. Inevitablemente, como es marca de la casa, hice un par de cambios para adaptar la receta a lo que yo tenía en la despensa.

Barritas Energeticas Remolacha (12)

Participantes:

Elvira: Ensalada de endivias con queso, membrillo y nueces
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Mónica: Crumble de remolacha y mandarina
Inma: Lomo de cerdo a la naranja con endivias
Maryjose: Tartaletas de endivias al roquefort

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Salteado de achicoria y cebolleta

Sí, habéis leído bien, en el título pone “achicoria” ¿la habéis probado alguna vez? Yo hasta hace un par de semanas, lo único que sabía de la achicoria era que hay un sustituto del café hecho a partir de su raíz. No tenía ni idea de que era una verdura de hoja, o al menos no era consciente de conocerla. La achicoria es de la misma familia que la escarola, la endivia y el radicchio italiano y comparte con ellas el regusto amargo. Si os gustan esas otras verduras, os gustará la achicoria y os recomiendo comprarla si la veis en la frutería.

El caso es que estoy en un grupo de consumo y cada dos semanas un agricultor ecológico de La Vera nos pasa una lista con los productos de temporada que está cosechando para que hagamos el pedido. Yo intento aprovechar para pedir cosas que no haya cocinado nunca. Hace cosa de un mes me llamó poderosamente la atención el “manojo de achicoria” y no pude evitar añadirlo a mi cesta. Así, a lo loco, ya buscaría luego recetas, jajajaja.

El manojo era gigantesco y la verdad es que nos pasamos una semana haciendo el festival de la achicoria, que si sopa, que si un cocido de alubias, patata y achicoria… Es muy versátil y le da un punto muy interesante a las preparaciones, un poco como los grelos.

Salteado Achicoria Cebolleta (2)

Esta receta no fue planeada, la preparé para comer y cuando vi el plato pensé ¿por qué no hago un par de fotos y para el blog? Sin probarla ni nada, si resultaba un fracaso, con borrar las fotos, solucionado. Como estáis leyendo este post, entenderéis que fue un éxito rotundo. A veces se me olvida que las recetas fáciles también merecen ser publicadas, porque no todo el mundo tiene ganas de complicarse la vida y necesita ideas rápidas.

Ingredientes:

  • Hojas de achicoria
  • 1 cebolleta pequeña por comensal
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta

Salteado Achicoria Cebolleta (3)

Elaboración:

Seleccionar hojas de achicoria mezclando brotes más tiernos con hojas más oscuras (saben distinto y le da un punto interesante al plato).

Lavar bien la achicoria y retirar, si fuera el caso, los trozos secos o estropeados.

Cortar en trozos como de 12 cm de largo.

Cocinar al vapor unos minutos hasta que las hojas empiecen a cambiar de color. Reservar.

Pelar y cortar la cebolleta en aros finos (también vale en pluma).

Poner una sartén al fuego con un chorreón de aceite de oliva virgen, cuando esté caliente, saltear los aros de cebolla a fuego medio-alto hasta que se pongan transparentes y empiecen a dorarse.

Añadir entonces la achicoria y saltear a fuego fuerte un par de minutos mientras removemos con una espátula de madera para que se mezcle con la cebolleta.

Salpimentar al gusto y servir caliente acompañado de unos huevos a la plancha, por ejemplo.

Salteado Achicoria Cebolleta (1)

¡Y a disfrutar de un placer sencillo!

Notas:

No tengo ni idea de la cantidad de achicoria necesaria, puse en el cestillo la cantidad que me pareció suficiente por persona, teniendo en cuenta que reduce un poco su volumen al cocerse.

Se puede sustituir la cebolleta por cebolla o chalotas.

Lo de cortar las hojas de achicoria es para que sean más manejables en el plato, pero podéis cocerla entera.

Para cocer al vapor, yo uso un cestillo metálico metido en una olla con un dedo de agua. También se puede escaldar la verdura directamente en agua hirviendo, pero a mí me gusta más el resultado al vapor. Para los más intrépidos, se puede saltear la verdura cruda directamente, cuando son espinacas, yo lo hago así, pero con la achicoria me dio un poco de miedo que se quedase cruda.

¿Os va el picante? Se puede añadir unas rodajitas de guindilla al salteado.

Fuente:

Después de hacer el pedido, guardé un par de recetas en pinterest, entre ellas una de Martha Stewart cuyo título,”Sauteed Escarole with Fried Shallots”, me pareció prometedor. La verdad es que no llegué a leerla, y a la hora de ponerme a cocinar, tenía demasiada hambre como para buscarla e improvisé locamente. Salió bien, jajajaja.

Polos de sandía, fresa y lima

Antes de que se acabe la temporada de sandía y con ella el verano, no puedo dejar de publicar esta receta hipermegafacilísima de polos de sandía, fresa y lima.

Polos Sandia Fresa Lima (6)

Tengo una confesión que hacer, ésta receta era la que iba a publicar en el reto del JdB2.0 si el encurtido que publiqué finalmente resultaba un fiasco (cosa que afortunadamente no pasó). Así que, en contra de lo que sería de esperar, ésta es la verdadera receta de aprovechamiento, porque la sandía la compré con la intención de usar la cáscara, jajajaja.

Este verano entre unas cosas y otras no he parado, así que, he hecho muchos menos polos y helados que en años anteriores (aunque los que he hecho han sido canela fina, jajajaja).

A veces, entre tantas recetas complicadas, nos olvidamos de lo sencillo que es hacer unos simples (y no por ello menos deliciosos) polos con las estupendas frutas de temporada que nos regala el verano. Y tanto es así, que ésta es la primera receta de estas características que publico, a pesar de tener una buena colección de polos y helados en el blog. La sandía es una fruta perfecta para este tipo de helados, porque tiene un contenido altísimo de agua, que sirve para diluir otras frutas más carnosas, y al batirla queda una textura que a mí me recuerda un poco al granizado.

¡Vamos a por la receta! Voy a tardar más en escribirla de lo que se tarda en hacerla, jajajaja.

Ingredientes (para 8 polos):

  • 2 tazas de sandía cortada en cubos
  • 1 taza de fresas troceadas
  • 1 lima (ralladura y zumo)

Polos Sandia Fresa Lima (1)

Elaboración:

Pelar y trocear la sandía, retirando las semillas que pudiera tener.

Lavar las fresas, retirar los pedúnculos y trocear.

Rallar la piel de la lima por encima de la fruta.

Exprimir el zumo.

Polos Sandia Fresa Lima (2)

Poner la fruta y el zumo en el vaso de la batidora y triturar hasta que no queden trozos.

Rellenar los moldes y meter en el congelador hasta que se hayan endurecido por completo, al menos 4 horas.

Polos Sandia Fresa Lima (3)

Para desmoldar, dejar bajo un chorro de del tiempo o tibia.

¡Y a disfrutar de un polo sanísimo y deliciosérrimo!

Polos Sandia Fresa Lima (7)

Notas:

Las cantidades son orientativas, podéis variarlas al gusto.

La lima se puede sustituir por limón, aunque el sabor será distinto.

Si no queréis que queden semillitas de fresas o incluso alguna de sandía, se puede colar el puré después de batirlo.

Si las frutas están bien maduras y en su punto, no hace falta añadir ni pizca de azúcar.

Como yo sólo tengo 4 moldes de polos y la cantidad que hice fue mucho mayor, rellené una bandeja para cubitos de hielo. Los cubitos se pueden tomar como tentempié helado o usarlos para enfriar y dar sabor a limonada, agua con gas… O incluso añadirlos a batidos. Es más, os recomiendo simplemente hacer un batido con estos ingredientes, ya veréis qué rico.

Polos Sandia Fresa Lima (5)

Se pueden usar vasitos de plástico y palitos de madera como molde. Para que los palitos queden rectos hay que cubrir los vasitos con film transparente o papel de aluminio y clavar los palitos en el centro.

Fuente:

Vi unos polos en pinterest que llevaban estos tres ingredientes, pero ni siquiera vi la receta, la hice a sentimiento.

Encurtido de cáscara de sandía (Juego de Blogueros 2.0)

¿En curtido de qué ? os preguntaréis… pues sí, encurtido de cáscara de sandía ¿cómo se os queda el cuerpo con mi propuesta para el Juego de Blogueros 2.0? ¿Torcido? Jajajajaja.

Este agosto hubo otra vez empate de ingredientes, quedaron en lo alto de la votación tanto la sandía como las acelgas. Yo con las acelgas tengo una relación… podemos decir que de amor-odio, me encantan las pencas rebozadas, pero no puedo con las hojas. Quizá debería darles una oportunidad y encontrar una preparación donde se puedan lucir, pero no será esta ocasión.

Encurtido Cascara Sandia (12)

En la exploración previa en busca de inspiración, me di de bruces con una receta (que por lo visto es tradicional en los estados sureños de EEUU) llamada “Pickled Watermelon Rind”… un momento… rind es cáscara ¿no? ¿En serio? ¿Un encurtido de cáscara de sandía? ¡Eso tengo que probarlo! En casa somos MUY FANS de los encurtidos (de hecho, siempre bromeamos con la posiblidad de que en el Ortiz del barrio nos hagan cuenta cliente VIP-Premium) pero hasta el momento nunca habíamos dado el salto a prepararlos en casa (visto el resultado, estamos pensando en montar un imperio, os lo digo desde ya).

Los desperdicios de comida siempre me han causado un poco de desazón, supongo que como me crié en el campo y allí todos los restos acababan reciclados de una u otra manera, lo de que vayan a un estercolero me chirría un poco. Las cáscaras de sandía son esas cosas que al tirarlas siempre pensaba.. ¿no se podrá hacer nada con esto?… ¡y resulta que se puede! y es algo riquísimo, por cierto.

Dejo de darle al palique y vamos con la receta, aunque primero os recuerdo que al final de la entrada está la lista del resto de participantes, ¿os pica la curiosidad?

Ingredientes (para 2 botes de 325 ml):

  • 500 g de piel de sandía
  • 3 cucharadas rasas de sal marina (60 g) + 1 cucharadita (6 g)
  • 5 tazas de agua (1250 ml) + 1 taza (250 ml)
  • 1 + 1/2 tazas de vinagre de manzana (375 ml)
  • 1 + 1/2 tazas de azúcar (300 g)
  • Especias para encurtidos
    • 1 cucharada de semillas de mostaza
    • 1 cucharadita de semillas de cilantro
    • 1/2 cucharadita de cayena molida
    • 1 palito de jengibre confitado (o 1/2 cucharadita de molido)
    • 10 bolitas de pimienta de Jamaica
    • 6 clavos
    • 1 palito de canela
    • 1 hoja de laurel

Encurtido Cascara Sandia (2)

Encurtido Cascara Sandia (1)

(Yo hice la mitad de la receta, y ahora me arrepiento bastante fuerte)

Elaboración:

Retirar, con un cuchillo de pelar o un pelapatatas, la parte verde de la cáscara.

Encurtido Cascara Sandia (3)

Cortar la cáscara en tiras más o menos homogéneas y no muy gruesas (yo lo corté más o menos de 10×30 mm, pero sin comerme la cabeza).

Encurtido Cascara Sandia (4)

Poner 5 vasos de agua con 3 cucharadas de sal en una cacerola baja (una sartén en mi caso) y llevar a ebullición.

Cuando hierva, añadir la corteza troceada y, después de que vuelva a borbotear, cocer a fuego medio-alto durante unos 5 o 6 minutos, hasta que empiecen a transparentar (si son trozos grandes pueden hacer falta un par de minutos más). Escurrir y reservar.

Encurtido Cascara Sandia (5)

En la misma cacerola, mezclar el vinagre con el azúcar, el palito de canela troceado, el resto de especias, una cucharadita de sal y 1 taza de agua. Llevar a ebullición removiendo para que se disuelva bien el azúcar y la sal.

Dejar que hierva 1 o 2 minutos y añadir poco a poco la cáscara de sandía. Llevar a ebullición nuevamente y mantener el hervor durante 2 o 3 minutos.

Encurtido Cascara Sandia (7)

Retirar del fuego y dejar reposar 30 minutos.

Envasar en un recipiente con cierre hermético, añadiendo todo el líquido de encurtido posible, y dejar a temperatura ambiente otra hora.

Encurtido Cascara Sandia (9)

Pasado ese tiempo, meter en la nevera y dejar reposar durante al menos 2 horas, aunque es recomendable que sea de un día para otro. Como todo lo que lleva especias, el sabor se va intensificando con el tiempo.

Consumir en un mes como máximo, y conservar siempre en el frigorífico.

Encurtido Cascara Sandia (11)

 

Notas:

Al quitar la piel a las rodajas de sandía, dejar un poquito de carne roja, unos 4 o 5 mm (no pasa nada si no es homogéneo).

Por cierto, dejé una parte sin pelarle la capa exterior, porque en alguna receta decían que sabía muy bien también. Para mi gusto, quedó demasiado dura, quizá con una variedad de sandía de piel más tierna sea buena idea.

Hay varias formas de cortar la cáscara, he visto recetas que hacen cuadrados como de 2×2 cm, otros que hacían tiras largas y finas… Lo único que hay que tener en cuenta es que sean lo más homogéneos posibles para que se cocinen a la vez. Eso sí, el grosor de los pedazos influye en los tiempos de cocción, así que habrá que ajustarlos. Lo suyo es que queden crujientes y a mí me quedaron un pelín blandos, la siguiente vez tengo que controlar más los tiempos (en la receta los he corregido un poco).

Por lo que he leído, la sal no puede ser yodada, porque oscurece la piel (ni idea de si es verdad, o es pura superstición).

Hay recetas donde en lugar de precocer la cáscara, la dejan de un día para otro sumergida en agua con sal, para eliminar el amargor. Supongo que luego hay que cocerla en la vinagreta durante más tiempo.

Las especias van un poco al gusto, en algunas recetas especifican qué añadir exactamente y otras sólo indican las cucharadas de “especias de encurtido”. Algunas recetas usan jengibre en polvo, en otras ponen rodajas de jengibre fresco, pero como vi una que usaba palitos confitados y yo tenía en la despensa, pues eso puse. El anís estrellado no lo ponen en todas, pero me pareció que le iría bien. Ah, si sois de picante, podéis ponerle un poco más de cayena. En Estados Unidos se venden botes de la mezcla, pero como veis, no es muy difícil hacerse uno mismo la cantidad necesaria.

Como otros encurtidos, está muy bueno solo, va genial para acompañar hamburguesas, queso e incluso como ingrediente en ensaladas. En casa lo hemos probado en ensalada de cuscús y tomate y queda muy bien. Y, como veis en las fotos, también con tostas de queso de untar y de rulo de cabra, os recomiendo mucho probarlo si os animáis.

Encurtido Cascara Sandia (10)

 

Este encurtido no se puede conservar largo tiempo (tengo que investigar por qué exactamente), pero de todas formas yo esterilicé el frasco para evitar contaminaciones.

Fuente:

Una mezcla de esta receta de Martha Stewart, esta otra, y detalles que recordaba de haber leído otras 5 más. Las cantidades de la mezcla de especias las saqué de aquí.

Participantes:

Elvira: https://www.asisecomeengranada.com/
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Mónica: http://dulcedelimon.com
Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/
Mari Sol: http://elmenudemicocina.blogspot.com.es/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Sara: https://unaitalianaenlacocina.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px