Pico de gallo con albaricoques (Juego de Blogueros 2.0)

Pues ya toca receta del JdB 2.0, porque vuelve a ser último día del mes. En mayo el ingrediente elegido fue el albaricoque (aunque como en algunos sitios son difíciles de encontrar tan temprano, hay participantes que usarán el segundo, espárragos blancos). Yo tuve suerte, en las fruterías que frecuento en Madrid los había desde que salieron elegidos en la votación. ¿Cuál fue mi problema en esta ocasión? Que me los comí todos las tres primeras veces que los compré. Por poco mi receta acaba siendo: “Lavas los albaricoques, los cortas por la mitad, les sacas el hueso… Y LOS DEVORAS”. Jajajaja.

Mi reto este mes era (al margen de no comerme los albaricoques del tirón) hacer una receta “salada”. Vamos, que no quería hacer un postre. Encontré unas cuantas opciones, pero casi todas requerían bastante elaboración y he tenido un mes bastante movidito y con muy poco tiempo para recrearme en la cocina, por eso esas recetas se han quedado en el cajón.

Al final me he decidido por un pico de gallo con albaricoques, una propuesta muy fácil, muy versátil y MUY DELICIOSA. En serio, quería llorar cuando se acabó el último bocado porque no podía seguir comiendo, jajajaja.

Pico de Gallo con Albaricoques (7)

Pico de gallo son unas ensaladas típicas mexicanas, de frutas y verduras frescas, que acompañan a un montón de elaboraciones. Se pueden comer tal cual, como ensalada, o ponerla en tacos, burritos, fajitas…

En cuanto vi la receta, no quise saber más, era la elegida sí o sí. Por los ingredientes, me imaginé que tendría un sabor próximo al ceviche, por la lima y el cilantro principalmente, y no me equivoqué. En casa nos ha encantado el sabor fresco, dulce, picante, chispeante… en serio, lo estoy escribiendo ahora y se me está haciendo la boca agua otra vez, jajaja.

Como siempre, la lista con el resto de participantes os la dejo al final del post. Echad un ojo, estoy segura de que vale la pena la visita. 😉

Sin más, allá vamos con la receta.

Ingredientes:

  • 8 – 10 albaricoques
  • 12 – 16 tomatitos cherry
  • 1 cebolla pequeña (o media más grande)
  • 2 – 3 jalapeños (en mi caso, 1/2 pimiento italiano)
  • el zumo de media lima
  • cilantro fresco picado (yo puse 4 cucharadas)
  • 1 cucharada de miel (o sirope de ágave, para opción vegana)
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 1/4 de cucharadita de cayena molida (yo puse un poquito menos)

Pico de Gallo con Albaricoques (1)

Para hacer fajitas:

  • 8 tortillas de trigo
  • lechuga (opcional)
  • relleno al gusto: pescado blanco, langostinos, pollo… (en mi caso, pollo cocido desmenuzado)

Elaboración:

Poner a hervir un par de vasos de agua en una olla mediana.

Lavar los albaricoques y hacerles una cruz con un cuchillo.

Pico de Gallo con Albaricoques (2)

Cuando el agua hierva, añadir los albaricoques y escaldarlos alrededor de un minuto, para que se suelte la piel (ojo, yo me pasé y se cocieron un poco, jajajaja).

Transferirlos con una espumadera a un cuenco con agua fría y hielo para que se enfríen durante uno o dos minutos.

Retirar la piel, con la ayuda de un cuchillo si es necesario, quitar el hueso y picar en trocitos.

Pico de Gallo con Albaricoques (3)

Lavar los tomatitos y picarlos en trozos del mismo tamaño que los albaricoques.

Picar fina la cebolla y los jalapeños (o el pimiento italiano).

Mezclar el zumo de lima con la sal, la cayena, la miel y el cilantro picado.

Colocar todos los ingredientes en un cuenco mediano y remover para que se reparta todo bien.

¡Y ya está lista la salsa!

Pico de Gallo con Albaricoques (6)

Para hacer fajitas:

Calentar las fajitas según las instrucciones del fabricante.

Colocar una cama del relleno sobre cada tortilla, añadir salsa pico de gallo al gusto, si tenéis, un poco de lechuga picada, plegar y ¡a disfrutar!

Pico de Gallo con Albaricoques (8)

Notas:

Yo usé exactamente los ingredientes que veis en la foto (excepto el pimiento, que sólo puse medio), 12 tomatitos cherry y 8 albaricoques tirando a grandecitos. Si preferís que el albaricoque tenga menos protagonismo, podéis poner menos y aumentar el número de tomatitos.

¿Preferís otro tipo de tomates? Pues se cambia y listo, pero que sean sabrosos, lo agradeceréis.

En teoría la salsa pico de gallo es menos líquida de lo que me salió a mí, pero es que los tomates tenían mucho juguito (y va en contra de mis creencias tirarlo) y los albaricoques estaban bastante maduros, así que soltaron bastante zumo. En realidad en casa no importó, aunque chorreó un poco, eso sí. En la segunda tanda de tortillas hicimos burritos en lugar de fajitas para contener la avalancha pero no funcionó demasiado, jajajajaja.

Pico de Gallo con Albaricoques (5)

Lo de escaldar los albaricoques es opcional, para que la piel no “moleste” en medio de la salsa, si estáis perezosos, podéis saltaros el paso.

A mí me gusta el puntillo picante, pero no que tape el resto de sabores y por eso no suelo cargar mucho con la cayena, pero ¡al gusto! Yo no uso, pero quizá podáis sustituirlo por salsa tabasco, ni idea de cantidad y resultado, tendréis que experimentar. 😉

Se puede usar limón, pero el sabor que aporta la lima no tiene nada que ver.

Para hacer fajitas yo usé pollo cocido desmenuzado, pero a esta salsa le va el pescado y el marisco, por ejemplo gambas o langostinos. Pueden ser a la plancha, cocidos, rebozados… hay variedad de opciones. En casa probamos con langostinos cocidos y combinan bastante bien.

Fuente:

Buscando recetas con albaricoque que no fueran postres llegué a ésta que me entró directa por los ojos. Qué queréis, soy fan del cilantro, la lima y todo lo que se parezca a un ceviche, jajajaja.

Participantes:

María José: Flognarde de albaricoques
Carlota: Tarta Sacher
Elvira: Semiesferas de chocolate y albaricoques
Carabiru: Pico de gallo con albaricoques
Fe: Albaricoques con crema de torta del casar, anchoa y crema de balsámico
Vanessa: Vieira en salsa de coco y menta con licuado de albaricoque
Mónica: No-ceviche de albaricoque con gambas picantes
Eva: Pollo con orejones de albaricoque y piñones
Inma: Jamoncitos de pollo en salsa de albaricoques
Silvia K.: Pollo al horno con albaricoques y hierbas
Ligia: Crema de lentejas rojas con albaricoques
Laura: Strudel de albaricoque y manzana
Eva: Pudin de espárragos blancos
Thais: Tarta tatín de albaricoques
Maryjose: Cheesecake con albaricoques y frambuesas
Silvia A.: Pizza sencilla de albaricoques

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Anuncios

Hamburguesas con puerro y chutney de higos (Juego de blogueros 2.0)

Estamos de vuelta con el juego mensual y, como esta vez hubo empate entre higos y puerros a la hora de elegir ingredientes de temporada para las recetas, se podía utilizar cualquiera de los dos… o ambos. Para resarcirme por no haber participado el mes de mayo, decidí liarme la manta ¿o el mantel? a la cabeza y hacer un doblete combinando en la misma receta ambos ingredientes.

El puerro lo uso mucho a lo largo de todo el año, pero los higos están fuera de mi cesta de la compra estacional, la última vez que los cociné fue hace por lo menos 4 años. En aquella ocasión nos regalaron un montón que acabaron convertidos en botes y botes de mermelada de higos.

Al querer usar los puerros además de los higos en la receta, fue inevitable descartar las recetas de postres, aunque a lo mejor hay alguna sorpresa en las propuestas del resto. 😉

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (9)

Al final, después de estrujarme un montón la cabeza, conseguí meter los dos ingredientes por separado para combinarlos al final en una hamburguesa llena de sabores y matices. Eso sí, tengo que reconocer que el puerro ha sido el peor parado en el reparto de papeles en la función, ya que no es la estrella de su preparación, sino un actor secundario. Por suerte los higos brillan con luz propia en la suya.

Ingredientes:

Chutney de higos

  • 500 g de higos
  • 100 g de manzana (aprox. 1/2 de manzana)
  • 50 g de cebolla blanca
  • 50 g de uvas pasas
  • 125 g de azúcar moreno
  • 200 ml de vinagre de manzana
  • 1/2  cucharadita de mezcla de especias “pumpkin pie spice”
    • 1 cucharada de canela molida
    • 2 cucharaditas de jengibre en polvo
    • 1/2 cucharadita de clavo molido
    • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
    • 1/2 cucharadita de pimienta de Jamaica molida (yo no tenía, así que no lleva)
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita de sal
  • una pizca de cayena molida (opcional)

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (1)

Hamburguesas de ternera y puerro

  • 500 g de carne de ternera picada
  • 100 g de puerro
  • aceite de oliva virgen extra
  • 50 g de queso parmesano rallado
  • 1 yema de huevo
  • sal y pimienta negra al gusto

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (5)

Opcional: Panecillos para hamburguesa (la receta de los que usé yo, aquí)

Elaboración:

Chutney de higos

Lavar bien los higos, quitarles el rabito y cortarlos en octavos, o en más trozos si son grandes.

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (2)

Pelar y picar en trocitos la cebolla y la manzana.

Poner el vinagre y el azúcar moreno en una olla y calentar a fuego medio, removiendo para que se disuelva el azúcar.

Una vez disuelto, añadir el resto de ingredientes y remover para mezclarlos bien.

Subir el fuego hasta que hierva, entonces bajar a fuego suave y cocinar durante alrededor de una hora, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (3)

Pasado este tiempo, envasar en frascos de cristal esterilizados (aquí y aquí explican cómo hacerlo), cerrarlos y dejar enfriar boca abajo durante 24 horas para que se haga el vacío.

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (4)

Es conveniente no consumir antes de un mes, para que los sabores se intensifiquen (yo voy a dejar uno así, y el otro consumirlo ya, porque no me puedo aguantar, jajaja).

Hamburguesas de ternera y puerro

Limpiar y lavar el puerro para evitar que tenga arena. Eliminar las partes más duras, cortar un trozo de unos 100 g y picar finito.

Pochar el puerro en una sartén con una o dos cucharadas de aceite de oliva. Cocinar hasta que empiece a ablandar, sin dorarlo.

Colocar la carne en un cuenco amplio. Incorporar el queso, la yema de huevo batida y el puerro pochado. Salpimentar y mezclar todo bien.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tapar con film transparente y dejar reposar en la nevera al menos media hora.

Dividir la “masa” en 5 bolas y aplastarlas para formar las hamburguesas.

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (8)

Cocinar un par de minutos por cada cara, al gusto del comensal, ya sea en sartén, a la plancha o en una parrilla. Se pueden hacer sin más o pincelar cada cara con un hilillo de aceite de oliva.

Sugerencia de presentación

Abrir unos panecillos (la receta de los que veis en las fotos aparecerá próximamente en el blog la tenéis aquí, y no os imagináis lo riquísimos que están), poner un puñadito de rúcula y berros, colocar encima la hamburguesa y coronar con una cucharada generosa de chutney de higos. Cerrar, hincar el diente y disfrutar de la explosión de sabores.

Hamburguesa con Puerro y Chutney de Higo (11)

¡Espero que os guste!

Notas:

Como era la primera vez que hacía este tipo de preparación sólo hice la mitad de la receta de chutney, porque no estaba muy segura de si me iba a gustar. Después de zamparnos las hamburguesas, me arrepiento de no haber hecho más, jajajaja. Me encanta el sabor agridulce que tiene, y eso que el bote que hemos usado sólo llevaba 2 días preparado, estoy deseando abrir el otro pasado un mes. Creo que me quedé un poco corta en jengibre fresco y un pelín más de cayena le habría dado más chispa, pero es cuestión de gustos.

Como se ve en las fotos, al trocear el puerro elegí la parte tierna donde empieza a verdear para que destacase sobre la carne.

Por cierto, cuando limpio los puerros, después de descartar las dos hojas exteriores y las puntas más oscuras, siempre corto y guardo las partes un poco duras pero con buena pinta en el congelador, para tener a mano cuando hago sopas y caldos.

Viene muy bien usar recortes de papel de hornear como base al dar forma a las hamburguesas, además de ayudar a que no se peguen a la superficie de trabajo, también facilitan el momento de dejarlas en la sartén y de paso sirven como separadores a la hora de congelar.

Fuente:

La receta para el chutney la saqué de aquí y la de las hamburguesas me la inventé sobre la marcha.

Lista de participantes:

Laura y Samuel: https://aglutina2.wordpress.com/

María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/

Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/

Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/

Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com/

Fe: http://www.codigosecreto280.com/

Vanessa: http://www.divertidoydelicioso.es/

Mónica: http://dulcedelimon.com/

José Fernando: https://elemparrao.wordpress.com/

Mari Sol: http://elmenudemicocina.blogspot.com.es/

Inma: http://entre3fogones.com/

Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/

Sandra: https://justfoodlovers.com/

Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/

Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/

Jorge: https://mastercocinillas.com/

Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/

Antxon: http://musloypechuga.com/

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/

Maribel: https://picoteandoideas.com/

Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/

Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/

Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/

Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Pollo en salsa de café y mostaza

En la receta de pannacotta de café os comentaba que, como no lo tomo, no suelo cocinar con café. Me encanta su olor y, aunque al no consumirlo no me acostumbro a su sabor como bebida, hay que reconocer que tiene un regusto muy interesante.

Me quedó el gusanillo de sacarle más partido como ingrediente, así que seguí investigando. Aunque hay muchos postres en los que poder utilizarlo, esta vez me decanté por una receta salada porque, aunque es más conocido su uso en recetas dulces, también se puede usar para darle un toque sorprendente a platos de carne, por ejemplo.

La receta que os propongo es muy fácil de hacer, en el resultado final influye más la calidad de los ingredientes que vuestra pericia como cocineros. Intentad usar un buen café (yo usé un Brasil Sul Minas) y una mostaza decente, evitad la típica que se le suele poner a las hamburguesas porque el sabor no tiene nada que ver, y os garantizo que os chuparéis los dedos.

Pollo Salsa Cafe Mostaza 001

Ingredientes (para 2 personas):

– 300 g de pechuga de pollo

– 3 cucharadas de salsa de soja

– 3 cucharadas de mostaza de Dijon

– 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

– 200 ml de café fuerte

– 1 cucharada de azúcar

Guarnición: Patatas cocidas o en puré, arroz…

Pollo Salsa Cafe Mostaza 002

Preparación:

Limpiar y trocear en pedazos del tamaño de un bocado la pechuga de pollo.

Mezclar el aceite, la salsa de soja y la mostaza en un cuenco mediano.

Añadir el pollo troceado, remover para que se impregne bien con la marinada y dejar marinar tapado con film transparente al menos dos horas (cuanto más tiempo esté, más sabor tendrá, eso sí, guardadlo en la nevera para evitar riesgos).

Preparar el café (expreso o en puchero, en cafetera de goteo no coge todo el sabor que nos interesa para la receta).

Café en puchero:

Hervir 250 ml de agua en una olla pequeña. Apartar del fuego cuando alcance el punto de ebullición y añadir 3-4 cucharadas de café molido, remover para que se empape bien, dejar reposar unos 10 minutos y filtrar con un filtro de papel o un colador de tela (si tenéis una cafetera de émbolo, es una buena opción).

Escurrir el pollo y reservar la marinada.

Saltear el pollo en una sartén a fuego medio-fuerte hasta que esté bien cocinado (no hace falta poner aceite, el que lleva de la marinada es suficiente). Reservar.

Mezclar la marinada con el azúcar y 200 ml del café preparado. Cocinar en la misma sartén hasta que reduzca.

Añadir el pollo y remover 2 o 3 de minutos para que se impregne bien de la salsa.

Salpimentar si es necesario.

Servir caliente junto con arroz, patatas cocidas o en puré (en resumen, algo que coja bien la salsita).

Pollo Salsa Cafe Mostaza 003

¡Y a disfrutar de la explosión de sabores!

Ideas:

Mientras lo hacía por segunda vez, se me ocurrió que una buena variante sería sustituir el azúcar por la misma cantidad de miel, ya que su sabor combina muy bien tanto con la soja, como con la mostaza o el café. La próxima vez lo probaré.

Parece que no, pero tiene cafeína, y pega un buen subidón, así que si tenéis niños a la mesa, hacedlo sin café (que está muy rico también) o utilizad descafeinado.

 Fuente:

Haciendo una búsqueda de recetas saladas con café, llegué a ésta del blog Manzana y Canela, que acabé por usar cambiando el solomillo ibérico por unas humildes pechugas de pollo. Tengo pendiente prepararla tal como la hacen en ese blog, porque tiene muy buena pinta.