Hummus de lentejas a la naranja

Os traigo un hummus de lentejas a la naranja que os vais a chupar los dedos de lo rico que está. Parece mentira, pero la última crema de picoteo que publiqué en el blog fue hace más de dos años. Esa última era de alubias y se sumaba a las recetas de hummus, muhammara, baba ganoush y byessar, que ya estaban en la colección. Ya veremos cuál es la siguiente. 😉

Hummus de lentejas y naranja 02

En casa nos encantan las cremas de picoteo, ya sea para cenar o para llevar a fiestas, picnics… Se hacen fácil y rápido, se transportan bien y ¡siempre triunfan!

La verdad es que, aunque vamos probando recetas nuevas de vez en cuando, casi siempre caen los clásicos (nuestros favoritos son el hummus y la muhammara), así que fue una feliz sorpresa encontrar una que tenía ricochura suficiente para ascender al “top 3”.

Y sin más… ¡os recomiendo mucho esta receta!

Ingredientes:

  • 400 g de lentejas cocidas
  • 1 o 2 cucharadas de tahini
  • 4 cucharadas de zumo de naranja (60 ml)
  • ralladura de piel de naranja (opcional)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen (45 ml)
  • 1 cucharadita colmada de comino molido
  • 1 diente de ajo
  • sal y pimienta
  • opcional: sésamo tostado y aceite de oliva virgen para decorar

Hummus de lentejas y naranja 01

Elaboración:

Escurrir bien las lentejas en un colador y lavarlas con agua fría para eliminar el líquido (hace poco descubrí que se llama líquido de gobierno y me flipa).

Pelar y picar el ajo, mejor finito.

Poner en el vaso de la batidora las lentejas con el tahini, el aceite, el comino el ajo, el zumo y la ralladura de naranja. Batir hasta obtener una pasta homogénea.

Salpimentar al gusto y batir un par de minutos más para homogeneizar.

Dejar reposar el hummus unas horas en el frigorífico tapado con film.

Servir en un plato o cuenco, espolvoreando media cucharada de sésamo tostado y un chorrito de aceite de oliva virgen.

Acompañar de regañás y bastoncitos de verdura cruda, pan de pita, colines o pan tostado.

Hummus de lentejas y naranja 05

¡Y a comer hasta que en el cuenco no quede ni la muestra!

Notas:

Por comodidad uso lentejas de bote, pero se pueden cocer específicamente para la receta. Como nunca lo he hecho, no puedo daros consejos, al margen de lo típico de ponerlas unas horas en remojo para que se cuezan antes, o hacerlo en olla a presión.

Si os va la textura rústica, se puede hacer machacando a mano en un mortero. Os recomiendo triturar primero el ajo con un poco de aceite, para aseguraros de que no quedan trozos grandes.

La segunda vez que hice este hummus me vine arriba y rallé la piel de media naranja y la agregé al vaso de la batidora. En casa nos encantó ese extra de “naranjitud”, pero supongo que es para gustos. Contadme si lo probáis y si os gusta.

Por cierto, sí, en pleno agosto no es temporada de naranjas… pero no he podido resistirme, todos somos humanos.

Hummus de lentejas y naranja 03

Ajo y comino, al gusto. Por ejemplo, a mí me gusta que sepa a comino, así que suelo ser generosa con la cantidad.

Se puede comer inmediatamente después de hacerlo, pero el reposo hace que los sabores se intensifiquen, así que os recomiendo al menos un par de horas de frigorífico.

Yo prefiero comprar sésamo crudo y tostarlo en el momento en una sartén, me parece que sabe mejor y así controlo el grado de tostado que quiero en cada elaboración.

Hummus de lentejas y naranja 04

Fuente:

Buscando recetas con lentejas, llegué a ésta que me llamó la atención por lo de la naranja.

Anuncios

Gofres de remolacha y naranja

Me habréis visto decirlo muchas veces, la comida sabe mucho mejor si es bonita, y estos gofres están deliciosos, jajajaja.

Gofres Remolacha Naranja (7)

Lo confieso, miro con suspicacia toda receta cuyo resultado tiene un color intenso y muy vivo si en los ingredientes no incluye un colorante alimentario. La mayor parte de las veces es imposible conseguir esa potencia de color sin ayuda (un ejemplo muy claro son las elaboraciones con té matcha, en las que el verde se suele matizar mucho si se hornea) y me fastidia mucho que te lleves el chasco porque no lo indican (que pasaría de ponérselo porque no me gusta tirar de colorantes artificiales, pero bueno). A lo que iba, cuando empecé a cocinar estos gofres, tenía las antorchas preparadas por si no salían del correspondiente rosa chillón. Tuve que devolverlas al almacén porque, al abrir la gofrera por primera vez, allí estaba un perfecto gofre con un color rosa rabioso. Si hubiera un sello “Barbie approved” estos gofres lo tendrían.

La remolacha cocida no es santo de mi devoción, pero la verdad es que en estos gofres y cruda en batidos me está gustando. A ver si pruebo asada y traigo alguna receta más.

Ingredientes (para 6 gofres):

  • 200 g de harina de trigo
  • 60 g de mantequilla (sirve margarina)
  • 40 g de azúcar
  • 2 huevos medianos
  • 1/2 cucharada de levadura química (8 gramos)
  • 1 remolacha mediana
  • zumo de naranja
  • ralladura de piel de naranja

Gofres Remolacha Naranja (1)

Elaboración:

Lavar bien la remolacha, pelarla y cortarla en trozos (ojo, que las posibilidades de que vuestra cocina acabe como un escenario de Dexter son bastante altas).

Gofres Remolacha Naranja (2)

Exprimir dos naranjas. Añadir el zumo a la remolacha troceada, ponerlo en el vaso de la picadora y batir. Habrá que ir bajando de paredes del vaso con una espátula hasta que veamos que no quedan trozos de remolacha.

Gofres Remolacha Naranja (3)

Si el puré conseguido no alcanza los 300 ml, completar con más zumo de naranja.

Derretir la mantequilla al baño maría, o en tandas de 10 segundos a media potencia en el microondas.

Batir ligeramente los huevos.

Tamizar la harina con la levadura química, agregar el azúcar y remover un poco para que se mezcle todo bien.

Añadir los huevos, el puré de remolacha y naranja, la ralladura, la mantequilla derretida, y remover con unas varillas o un tenedor hasta tener una masa fina y homogénea.

Gofres Remolacha Naranja (4)

Opcional (pero muy recomendable): Para que los gofres sean más esponjosos, tapar el cuenco y dejar reposar durante una media hora.

Precalentar la gofrera y seguir las instrucciones del fabricante para hacer los gofres (ver notas).

Gofres Remolacha Naranja (5)

Dejar enfriar sobre una rejilla mientras hacemos los siguientes, especialmente si no se van a comer inmediatamente. Así no se humedecen y mantienen la corteza crujiente.

¡Buen provecho!

Notas:

Si sobra puré de remolacha y naranja, con un poco más de zumo tenéis un batido la mar de bueno (eso sí, recordad los efectos de la remolacha a la hora de ir al aseo, os ahorraréis un susto… jajajaja).

Gofres Remolacha Naranja (6)

Mi gofrera (una Tristar wf-2118 que me regalaron dos amigos moloncísimos) tiene 5 velocidades y yo normalmente la uso en la 4. A mí me gustan más crujientes que blanditos, por eso en las fotos se ven doraditos.

La cantidad de masa por tanda va según el modelo, en la mía coloco 2 cucharadas colmadas de masa en el centro (un poquito hacia atrás) y bajo la tapa apretando para que se reparta por todo, al cocerse la propia masa levanta la tapa.Con práctica se acaba sabiendo cuánta masa es la más adecuada y cuánto tarda en hacerse. 😉

Depende del modelo de gofrera pero, con los ingredientes de la lista, en mi aparato salen 6 gofres grandecitos. A mí me gusta que se haga el dibujo completo, pero también se puede poner menos masa y hacer gofres más pequeños.

Como otros gofres, se pueden comer solos, con nata, sirope de chocolate, helado… un poco de miel… vamos, con lo que os pida el cuerpo.

Si sobran se pueden en la nevera envueltos en film transparente. Otra opción es congelarlos para otro día, en ese caso, una vez descongelados, recomiendo darles un calentón en una sartén o plancha (comprobado que funciona bien).

Gofres Remolacha Naranja (8)

(Una manada de unicornios apareció y se comió todos los gofres… ¿cuela?)

Fuente:

Saqué la receta de aquí. Como yo tenía remolachas y no zumo, probé el método que explico en la receta y salió muy bien. Tengo la sensación de que con zumo la masa sería demasiado líquida para mi gusto. Por el color y textura de los gofres de las fotos, ella los “tuesta” un poco menos que yo, que los prefiero más crujientes.

Extracto de naranja (Juego de Blogueros 2.0)

Marzo toca a su fin y llega la receta del Juego de Blogueros para darle la despedida. Este mes el ingrediente elegido por votación popular fueron las naranjas, que están justo terminando la temporada. A lo largo del mes investigué un poco para hacer algo diferente e incluso probamos alguna receta nueva que cumplió expectativas, pero, a la hora de la verdad, me pudo la vagancia y por eso traigo una receta sencillita. Mi propuesta es algo que no me había planteado hacer pero que surgió casi por casualidad al ver los ingredientes de otras recetas, extracto de naranja.

Extracto Naranja 08

Hay todo un mundo en los ingredientes para aromatizar preparaciones, y los extractos son uno de los recursos. En mi despensa hay de vainilla y de azahar, ambos comerciales. Como leo mucho por ahí que ni punto de comparación, quiero probar a hacer extracto de vainilla casero, pero no me hago al ánimo nunca, a ver si le pongo remedio. En el mundo de los aceites aromatizados sí he hecho un par de pinitos, concretamente de limón (buenísimo en ensaladas y bizcocho) y de albahaca (genial para darle un punto a la pasta).

Que me enrollo. Para el extracto de naranja se utiliza el alcohol como base porque los aceites esenciales de su piel no son solubles en agua pero sí en alcohol. Se suele usar un alcohol de sabor neutro como el vodka, pero lo que yo tenía a mano era aguardiente blanca casera, a la que no estábamos dando salida, así que eso he usado. Cuando en una semana lo pruebe, editaré para contar qué tal el experimento. EDITO: Como era de esperar, sabe un montón a aguardiente, pero a aguardiente de naranja, muchísimo. Por tanto, aunque creo que sí hay que hacerlo con vodka, por sabor, color y aroma, el resultado es aceptable, tengo pendiente hacer algún bizcocho y añadir extracto a ver qué tal. 🙂

Como siempre, el resto de participantes del reto los encontraréis al final de la receta. Si os gustan las preparaciones con naranja, os animo a daros un paseo, seguro que vale la pena.

¿Cómo se hace extracto de naranja casero?

Ingredientes:

  • 150 ml de vodka (aguardiente blanca en mi caso)
  • 75 ml de agua
  • la piel de dos naranjas

Extracto Naranja 01

Elaboración:

Esterilizar un frasco de cristal con tapa hermética y dejarlo secar.

Lavar bien y secar las naranjas.

Pelar las naranjas con un pelador o un cuchillo afilado, intentando que quede la mejor cantidad de parte blanca posible para que el extracto no amargue.

Extracto Naranja 02

Picar en trozos las peladuras y colocarlas en el frasco esterilizado.

Añadir 1 parte de agua por cada 2 partes de vodka/aguardiente hasta rellenar el frasco.

Extracto Naranja 03

Cerrar el frasco, agitar bien y dejar que macere en un lugar oscuro y fresco durante una semana. Lo ideal es sacudir el bote un par de veces a lo largo de los primeros días para que todo el alcohol vaya aromatizándose.

Extracto Naranja 04

Pasada una semana, abrir y probar (solo una pizca, ¿eh? jajajaja) para ver si el sabor se ha transmitido. En caso afirmativo,retirar las peladuras, filtrar y guardar el extracto en un frasco esterilizado de cierre hermético para que no se evapore.

Extracto Naranja 06

¡Listo! Ya se puede usar en bizcochos, panes, galletas… 🙂

Notas:

Métodos para esterilizar recipientes de cristal aquí y aquí.

El mismo método sirve para hacer extractos de otros cítricos y aprovechar sus pieles. Yo tengo ganas de probar de limón también. Qué rico.

Por cierto, como mi pelador sacaba una capa tan fina de la piel, al cortarla en trocitos con el cuchillo se desperdiciaba un montón de juguito, así que opté por hacer peladuras más pequeñas y ponerlas enteras.

Las proporciones agua/alcohol se pueden variar, cuanto más alcohol, más fuerte será el extracto porque más cantidad de disolvente para los aceites esenciales habrá. Yo he usado esta vez 1/2, pero quizá en próximos experimentos reduzca la cantidad de agua.

Es recomendable etiquetar los botes con los ingredientes y la fecha de elaboración.

Al llevar tanta cantidad de alcohol, no hay excesivo problema de conservación, así que se puede guardar a temperatura ambiente durante bastante tiempo.

Extracto Naranja 07

Fuente:

A caballo entre este post y este otro, donde además hay recetas para otros extractos.

Participantes:

María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Carlota: https://articuina.wordpress.com
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Vanessa: http://www.divertidoydelicioso.es/
Mónica: http://dulcedelimon.com
José Fernando: https://elemparrao.wordpress.com/
Elvira: https://plus.google.com/+ElviraPorcel
Inma: http://entre3fogones.com/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Eva: https://pekandoconeva13.com/
Thais: http://www.recetariosano.com/es/recetas
Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Galletas de azúcar con naranja y arándanos

En el blog tengo bastantes recetas de galletas, pero últimamente sólo estaba preparando galletas de tipo “shortbread”, como éstas con manzanilla o estas otras con té rojo. Para que no os aburráis y probéis cosas nuevas (os pongo como excusa pero hablo de mí, jajajaja) esta vez he experimentado con unas “galletas de azúcar”.

Galletas Azucar y Arandanos (8)

Estas galletas son muy fáciles de hacer y como os digo en las “notas”, admiten variantes. A mí me ha gustado mucho el sabor que les dan los arándanos y la naranja pero quiero probar con otros ingredientes. Eso sí, son bastante dulces, puede que no os entusiasmen si sois de poco azúcar.

Ingredientes (para 18-20 galletas):

  • 25 g de mantequilla o margarina
  • 1 clara de huevo
  • 70 g de azúcar
  • 1 cucharada colmada de arándanos secos
  • 1 cucharada de zumo de naranja
  • piel rallada de media naranja
  • 120 g de harina de trigo
  • 1 cucharada de maicena
  • 3/4 cucharadita de levadura química
  • un par de cucharadas de azúcar extra

Galletas Azucar y Arandanos (1)

Elaboración:

Trocear la mantequilla o margarina y dejarla reposar a temperatura ambiente una media hora (se puede ablandar en el microondas hasta que tenga textura de pomada, para eso se calienta a media potencia en tandas de unos 15 segundos hasta que veamos que tiene el punto adecuado).

Picar los arándanos secos ligeramente, para que haya trozos en cada galleta (en mi caso he utilizado una mezcla para infusión que además de arándanos y manzana seca lleva especias y hierbas, como muérdago y pétalos de cártamo).

Precalentar el horno a 175 ºC.

Batir la mantequilla con la clara de huevo, los arándanos picados, el zumo y la ralladura de naranja.

Agregar el azúcar y batir con las varillas un par de minutos más.

Galletas Azucar y Arandanos (2)

Mezclar la harina, la maicena y la levadura química en un cuenco mediano y agregar al cuenco de los húmedos, removiendo con una espátula hasta tener una masa pegajosa y homogénea.

Galletas Azucar y Arandanos (3)

Cubrir la bandeja del horno con una hoja de papel de hornear o lámina de teflón.

Formar bolitas con la masa (en la receta original hacían menos galletas y más grandes, pero con tanto azúcar, yo preferí hacer 20 más pequeñas). Para evitar que la masa se pegue a las manos un truco que funciona es untarlas con aceite de girasol antes de empezar.

Rebozar las bolas de una en una en azúcar (yo lo hice en un cuenco medidor, pero podéis hacerlo en un plato).

Galletas Azucar y Arandanos (4)

Colocar las bolitas ordenadas sobre la bandeja y apretar con una espátula (o con los dedos como hice yo, para que quedaran con esas dos crestas) hasta que tengan unos 5 milímetros de espesor.

Galletas Azucar y Arandanos (5)

Galletas Azucar y Arandanos (6)

Apenas crecen, así que no es necesario dejar mucho espacio entre ellas.

Hornear a 175 ºC y a media altura durante unos 10 minutos. Son galletas que si se pasan de horneado se ponen duras, así que es preferible que no se doren y se mantengan un poco blanditas.

Dejar enfriar las galletas al sacarlas del horno sobre la misma bandeja unos 10 minutos antes de despegarlas con una espátula y dejarlas enfriar completamente sobre una rejilla.

Galletas Azucar y Arandanos (7)

Están muy buenas con leche, ahí os dejo la sugerencia. 😉

Notas:

Como os dije, yo utilicé una mezcla de frutas, hierbas y especias para hacer las galletas, no saben exactamente igual que si sólo llevasen arándanos, pero a mí me encantan así. De hecho, podéis variar las frutas secas y usar la receta como base para lanzaros a experimentar con distintos sabores.

A la hora de rebozar, yo usé poco azúcar en parte porque me da un poco de dentera morderlo y en parte porque no me gustan las galletas demasiado azucaradas. Si sois más golosos, rebozadlas a conciencia.

Es una masa que no se mueve mucho al hornear, así que si tenéis algún sello para galletas, podéis usarlo con éstas, se quedará marcado. 🙂

Si las preferís más tiernas, bastará con aplastarlas menos y dejarlas más gorditas.

En un recipiente hermético, aguantan bien unos cuantos días.

Galletas Azucar y Arandanos (9)

Fuente:

La receta es una variante de esta otra que encontré en Pinterest (me encanta bucear en esa red social, lo reconozco, jajaja). Como veis, las galletas originales son de limón, a ver si me animo a probarlas así algún día. También tiene sugerencias para hacerlas veganas, por si os interesa. 🙂

Batido verde, muy verde

Hoy os traigo una receta sana y repleta de vitaminas para empezar el día con un extra de energía, un batido verde, de esos que se han puesto tan de moda. En casa no somos muy de seguir modas, pero en Paraguay nos aficionamos muchísimo a los batidos de frutas y al volver nos compramos una batidora de vaso para seguir con la nueva tradición. Uno de nuestras rutinas más habituales de desayuno es que mientras uno se ducha, el otro prepara un batido con las frutas y verduras que hay. Si el batido está más bueno de lo habitual, lo apuntamos. No solemos seguir recetas, pero a mí me gusta investigar las que hay para coger ideas de combinaciones posibles.

batido-verde-2

Los batidos verdes se hacen con alguna verdura de hoja, ya sean espinacas, lechuga, coles como la famosa kale, apio, perejil… que se mezcla con frutas y algún líquido, generalmente agua o bebida vegetal, pero también té o alguna otra infusión. A partir de aquí, lo que hace falta es imaginación y ganas de experimentar.

En esta receta yo he usado té bancha, que tiene un sabor suave y sutil. Se podría pensar que un sabor tan delicado pasaría desapercibido entre las espinacas y la fruta, pero lo cierto es que se va haciendo notar en cada sorbo de una forma muy agradable.

Ingredientes (2 vasos grandes):

  • 250 ml de té verde
  • 1 naranja
  • zumo de medio limón
  • 2 puñados de espinacas
  • 1 plátano grande

batido-verde-1

Elaboración:

Preparar el té la noche anterior, mejor si es de buena calidad (puede parecer que no, pero aporta mucho sabor y agradeceréis que sea bueno), y reservar para usar frío por la mañana. Una bolsita es suficiente, si es a granel, 2 o 3 cucharaditas.

Pelar y trocear el plátano y la naranja (si usáis batidora de mano, que los trozos sean tirando a pequeños).

Lavar y escurrir las espinacas.

Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora o licuadora (la mía es una batidora de vaso enorme llamada cariñosamente Felipa, jajajaja) y batir hasta que no queden grumos y se ponga espumoso (ya veréis qué color taaaaan rebonito, ains).

Servir en dos vasos grandes (dependiendo del tamaño de las frutas sale entre 600 y 700 ml) y beber disfrutando de cada trago. 😉

Notas:

Las naranjas mejor que sean bien sabrosas, eso es más fácil cuando están en temporada.

También se puede hacer con mandarinas o clementinas, 2 o 3 dependiendo del tamaño. O directamente cambiar de fruta y ver qué sale.

Ojo con los tiempos de infusión del té verde, se hace en 2 o 3 minutos, mucho más rápido que otras variedades y después amarga.

El plátano aporta suficiente dulzor, pero siempre podéis añadir un poco de miel o sirope.

También se puede usar fruta congelada para hacerlo más cremoso y refrescante.

Fuente:

La combinación de los 3 ingredientes principales, plátano, naranja y espinacas, me la encontré procrastinando en Pinterest. Después resultó que era de un batido proteínico, así que me quedé con la base y probé mi propia variación.