Muffins de cacao y té pakistaní

Estos muffins son producto de estar leyendo una receta y, al ver que añadían agua, pensar ¿y por qué no sustituirla por té negro? En ese momento tenía un par de variedades aromatizadas de té negro y una de té rojo (la que usé para el arroz con leche). Descarté el rojo, porque no me convencía la idea de mezclarlo con cacao, y opté por utilizar té pakistaní, ya que la mezcla de especias (cardamomo, canela, clavo, vainilla y naranja) es muy habitual en repostería.

No les hice mucho caso mientras estaban en el horno, pero sé que pasaron por una fase en la que estaban perfectamente redonditos e inflados, sin embargo después se empezaron a rajar, y quedaron tan bonitos como los veis en las fotos (a mí es que me gustan más así, menos perfectos). Hasta me dio un poco de rabia que quedasen tan bien porque, como sólo estaba probando, no tenía pensado subir aún la receta, no tenía tiempo para hacer las fotos y estaba segura de que la siguiente no iban a quedar tan bonitos.

Al final logré reservar los 5 que veis en las fotos un par de días hasta tener tiempo de fotografiarlos. Lo bueno es que cuando los volví a hacer, para tener imágenes de los ingredientes y el proceso, volvieron a quedar igual de bien.

Muffins Cacao Té Pakistaní 001

Ingredientes (8-9 muffins medianos):

– 220 ml de agua

– 4 cucharaditas de té pakistaní

– 85 g de mantequilla o margarina

– 85 g de azúcar blanco

– 1 cucharada de sirope de arroz o miel

– 1 cucharadita de esencia de vainilla

– 1 cucharadita de bicarbonato sódico

– 3 cucharadas de leche o bebida vegetal

– 220 g de harina

– 2 cucharadas de cacao en polvo

Muffins Cacao Té Pakistaní Ingredientes

Preparación:

Preparar el té. Llevar a ebullición 120 ml de agua, infusionar el té durante 4 minutos, filtrar y reservar (tened cuidado con respetar los tiempos de infusión, porque puede amargar).

En un cazo, calentar a fuego lento, y sin dejar de remover, los 100 ml restantes del agua con el azúcar, la mantequilla ablandada y el sirope. Una vez se haya disuelto el azúcar, subir el fuego y llevar a ebullición.

Cuando empiece a hervir, bajar el fuego y seguir cocinando a fuego lento 5 minutos más. Retirar del fuego, añadir 100 ml del té que preparamos previamente y dejar enfriar.

Tamizar la harina y el cacao en un cuenco grande.

Una vez esté fría la crema ligera de mantequilla, disolver el bicarbonato en un cuenco pequeño con la leche y la esencia de vainilla, y añadir la mezcla al cazo.

Incorporar la mezcla húmeda al cuenco de los ingredientes secos y remover con unas varillas o una espátula de silicona hasta obtener una pasta uniforme sin grumos (sin batir).

Muffins Cacao Té Pakistaní 03

Precalentar el horno a 190-200 ºC y preparar las cápsulas de papel (cápsulas dobles si no tenemos molde metálico para magdalenas, aunque saldrán más abiertos y chatos) para hornear los muffins mientras la masa reposa.

Repartir la masa rellenando las cápsulas hasta 3/4 partes de su capacidad y hornear unos 15-20 minutos a media altura a 190-200 ºC (hasta que suban, si no estáis seguros, están listos si al pincharlos con un palillo, sale limpio) .

Sacarlos del horno y dejarlos enfriar sobre una rejilla metálica.

Muffins Cacao Té Pakistaní 004

Consejos:

El sabor que aportan el té y las especias se intensifica con el paso del tiempo, reservadlas al menos un día y ya me contaréis qué tal.

Se conservan bien unos cuantos días en un recipiente hermético, incluso podéis meterlo en la nevera.

Ideas:

Si no tenéis té pakistaní, podéis utilizar té negro y añadir 2 o 3 vainas de cardamomo, un par de clavos de olor, unas astillas de canela y piel de naranja a la hora de hacer la infusión.

También podría funcionar añadir 1/2 cucharadita de canela en polvo, otra 1/2 de cardamomo molido y 1/4 de cucharadita de clavo molido a los ingredientes secos y ralladura de naranja a los húmedos.

También podéis usar cualquier otro té negro aromatizado que os guste y que pueda combinar bien con el cacao, y si no os gusta el té, basta con cambiarlo por agua.

Mi amiga Etringita de Fotomerienda cuando los hizo sustituyó la leche por la misma cantidad de zumo (no recuerdo si de piña o naranja) y funcionó bien, ya que ambos son elementos ácidos que activan el bicarbonato.

Fuente:

Variante de una receta del libro “El arte de cocinar Magdalenas” de editorial Parragon, que ya había usado previamente en ésta y esta otra recetas.

Muffins de calabacín y jamón

Llevo haciendo estos muffins más de dos años y la única explicación que tengo para no haberlas publicado aún es que nunca duraban lo suficiente para hacer fotos con las que ilustrar la receta. Son facilísimos de hacer y los he preparado en multitud de ocasiones, pero están demasiado buenos como para dejar una muestra que fotografiar, por eso esta vez tuve que aplicar una férrea disciplina para no comérmelos y evitar que mi pinche lo hiciera.

Muffins Calabacín y Jamón

Ingredientes: (para 9-10 muffins medianos)

– 200 g de harina

– 1/2 cucharada de levadura química

– 150 g de calabacín

– 40 g de taquitos de jamón (o 4-5 lonchas)

– 50 g de cebolla o cebolleta fresca

– 2 huevos medianos

– 50 ml de aceite de oliva

– 50 ml de leche

– 150 g de queso crema

– sal fina, pimienta negra molida y orégano

Preparación:

En un bol, mezclar la harina con la levadura, la pimienta, la sal y el orégano (un poco al gusto, yo de orégano le pongo 2 cucharaditas, de pimienta un par de giros del molinillo y de sal 1/4 de cucharadita).

Lavar el calabacín y picarlo en cubitos (si la piel es tierna no hará falta pelarlo), picar finamente la cebolla y, si es necesario, también el jamón. Añadir estos ingredientes a la harina y remover bien.

Batir los huevos con el aceite, la leche y el queso crema en un cuenco grande hasta integrar todo en una crema homogénea.

Incorporar la mezcla de harina y verduras al cuenco de la crema y mezclar con una paleta hasta humedecer los ingredientes secos (no importa que queden grumos).

Dejar reposar la masa al menos media hora (esto es opcional, pero agradeceréis la esponjosidad de los muffins si lo hacéis) y mientras, precalentar el horno a 180-190 ºC.

En caso de usar bandeja para muffins/magdalenas: engrasar los huecos con aceite de oliva y enharinar para evitar que la masa se pegue.
En caso de usar moldes de silicona: como son antiadherentes no es necesario hacer nada.
(No recomiendo usar cápsulas de papel)

Rellenar los moldes hasta el borde y hornear a la misma temperatura del precalentado durante 30 minutos aproximadamente, hasta que los muffins estén dorados (no dejéis que se tuesten demasiado, podrían perder jugosidad y sería una pena).

Sacar del horno y dejar enfriar en una rejilla metálica (aunque pueden comerse calientes ¡yuju!).

Ideas:

El jamón se puede sustituir tranquilamente (comprobado) por bacon, jamón cocido, pavo…

Están ricos para desayunar, comer, merendar, cenar e incluso picotear entre horas. A veces en casa los abrimos como si fueran bollitos y los untamos con queso crema… somos así de golosos.

Muffins Calabacín y Jamón

Fuente:

La receta, así como todos los consejos para que salgan unos muffins perfectos, es de mi amiga Etringita, autora del blog Fotomerienda. Ella los publicó originalmente con pavo, pero posteriormente hizo otras combinaciones que podéis encontrar al final de la receta.

Muffins de manzana y canela

Mucha gente afirma que la cocina puede ser terapéutica y creo que no les falta razón. Yo empecé a cocinar más en serio cuando el proyecto fin de carrera empezó a generarme más estrés del que era capaz de gestionar. Pasarme media hora, a veces algo más, concentrada en una tarea completamente distinta y que además venía con premio al finalizar, me ayudó a no volverme demasiado loca aquellos meses.

Con el tiempo he descubierto que también sirve para ayudar a otros, o al menos intentarlo. Estos muffins los hice para un par de amigos que están pasando una mala racha. Sé que unos bizcochitos no van a solucionar su problema como por arte de magia, pero hacer algo dulce para ellos me hace sentir un poco menos impotente.

Muffins de manzana y canela

Ingredientes: (para 10-12 muffins)

– 175 g de harina

– 1 cucharada de levadura en polvo (un sobre de Royal son 16 g, aprox. una cucharada)

– 1 cucharadita de canela molida

– 175 g de mantequilla sin sal ablandada

– 175 g de azúcar (en mi caso 100 g de azúcar blanco y 75 g de moreno)

– 3 huevos medianos (sacadlos un rato antes para que atemperen)

– 1 cucharadita de esencia de vainilla

– ralladura de medio limón

– 150 g de manzana rallada gruesa o picada (depende de la manzana, pero más o menos 3/4, aunque se puede poner toda)

Preparación:

Precalentar el horno a 200ºC.

Tamizar la harina con la levadura y la canela en un cuenco grande.

En un cuenco mediano cortar en dados la mantequilla y ablandarla si es necesario unos segundos en el microondas (unos 15 segundos, queremos una textura tipo pomada).

Añadir el azúcar y mezclar hasta conseguir una crema homogénea.

Batir ligeramente los huevos junto con la esencia de vainilla y agregar a la crema de azúcar y mantequilla poco a poco, integrando bien antes de añadir más.

Agregar al cuenco de la harina y mezclar con una espátula hasta obtener una pasta homogénea y sin grumos.

Incorporar la ralladura de naranja y la manzana.

Colocar cápsulas de papel en una bandeja para magdalenas (si no tenéis, se pueden poner 2 cápsulas para cada muffin en una bandeja de horno o utilizar cápsulas de silicona).

Repartir en las cápsulas la mezcla hasta más o menos 3/4 de su altura.

Hornear hasta que suban y se doren, unos 15-20 minutos (puede variar, se comprueba pinchando con un palillo, si sale limpio, están listas).

Sacar del horno la bandeja, dejar reposar las magdalenas en ella unos 5 minutos y ponerlas a enfriar sobre una rejilla metálica.

Curiosidades:

Los bizcochos y muffins con fruta además de conservarse mejor, también ganan sabor con el tiempo, probadlo si sois capaces de resistir la tentación.

Muffins de manzana y canela

Fuente:

La receta base la saqué de un libro que me regalaron hace un tiempo, “El arte de cocinar Magdalenas” de editorial Parragon, y que ya había usado previamente en una receta muy parecida.

He cambiado la elaboración porque no me convencía demasiado y algunos ingredientes para adaptarla a los gustos de las personas a las que se las he regalado.

Muffins de jengibre

Creo que voy a tener que dejar de dar excusas para mis ausencias por aquí, simplemente haremos como que no he tenido esto desatendido mucho tiempo, y fin de la historia, ¿os parece?

He dado a elegir en la página de FB entre unas magdalenas y unas galletas y han ganado magdalenas, pero como tengo las fotos hechas, en próximas entregas tendréis las galletas prometidas.

Para empezar, ¿en qué quedamos, son muffins o magdalenas? Pues bien, el libro de recetas dice magdalenas, pero mientras las estaba haciendo me pareció que tanto ingredientes como elaboración no eran los tradicionales, así que pregunté a mi repostera de cabecera, Etringita (cuyo blog Fotomerienda estáis tardando en seguir), y llegamos a la conclusión de que más bien eran muffins.

MJ01

Ingredientes: (para 12 muffins)

– 175 g de harina

– 1 cucharada de levadura en polvo (un sobre de Royal son 16 g, aprox. una cucharada)

– 2 cucharaditas de jengibre molido

– 1 cucharadita de canela molida

– 175 g de mantequilla sin sal

– 175 g de azúcar moreno (la receta dice mascabado, pero no es muy fácil de encontrar)

– 3 huevos medianos

– 1 cucharadita de esencia de vainilla

MJ05

Preparación:

Precalentar el horno a 200ºC.

Tamizar la harina con la levadura, el jengibre y la canela en un cuenco.

En otro cuenco cortar en dados la mantequilla y ablandarla unos segundos en el microondas (unos 15 segundos, que no se derrita).

Batir ligeramente los huevos junto con la esencia de vainilla y agregar junto con la mantequilla y el azúcar al cuenco de harina.

Mezclar con una espátula hasta obtener una pasta homogénea y sin grumos.

Colocar cápsulas de papel en una bandeja para magdalenas (si no tenéis, se pueden poner 2 cápsulas para cada muffin en una bandeja de horno).

Repartir en las cápsulas la mezcla hasta más o menos 3/4 de su altura (la pasta es densa, pero al calentarse se homogenizará la superficie).

Hornear hasta que suban y se doren, unos 20-25 minutos (puede variar, se comprueba pinchando con un palillo, si sale limpio, están listas).

Sacar del horno la bandeja, dejar reposar las magdalenas en ella unos 5 minutos y ponerlas a enfriar sobre una rejilla metálica.

Ideas:

Si os gustan los muffins de especias, creo que usando esta receta se podría experimentar, cambiando el jengibre por alguna mezcla de especias para postres, por ejemplo.

Curiosidades:

En estas masas que llevan especias el sabor se acentúa con el paso del tiempo.

En formato minimagdalena tienen que ser un bocado ideal para acompañar un té.

Las cápsulas son bonitas, ¿verdad? fueron un regalo de cumpleaños junto con los émbolos de la receta anterior.

MJ04

Fuente:

La saqué de un libro que me regaló mi hermano y su novia hace un par de años, “El arte de cocinar Magdalenas” de editorial Parragon. No lo había usado hasta ahora porque no tenía balanza, y algunas cantidades serían difíciles de calcular, pero tiene muchas recetas interesantes, y procuraré irlas probando.

Muffins de calabaza

En la receta original los llaman “Brown butter pumpkin muffins”, pero eso de “mantequilla marrón” no suena nada bien al traducirlo, así que investigando parece que el nombre correcto a falta de una expresión en español adecuada es Beurre noisette (¡Viva la wikipedia!).

Estos muffins saben y huelen de una forma que no os podéis imaginar, yo nunca había probado nada igual.

Muffins de calabaza 1 Muffins de calabaza 2

Llené demasiado las cápsulas y hubo un problema de desmoronamiento en el Streusel que espero corregir en las siguientes, pero por lo demás, perfectas, crujientes por arriba, jugosas por abajo. Una delicia.

Ingredientes:

Streusel

– 1/2 taza de almendras crudas sin sal (la original lleva anacardos crudos, pero no encontré)
– 1/2 taza de harina
– 3/4 taza de azúcar moreno
– 1/4 taza de avena (yo no tenía, y como no equilibré el resto de ingredientes, creo que por eso se desmoronaron)
– 70 g de mantequilla sin sal derretida

Muffins

– 75 g de mantequilla sin sal
– 1 + 1/4 tazas de azúcar (el 1/4 yo lo puse de azúcar moreno)
– 1 + 1/4 cucharadita de extracto de vainilla (en la receta usaban vainilla pura)
– 425 g de puré de calabaza
– 2 huevos
– 1 + 1/2 tazas de harina
– 1 cucharadita de levadura Royal
– 1/2 cucharadita de bicarbonato
– 1 cucharadita de jengibre en polvo (yo no tenía, así que no pude ponerle)
– 1 + 1/2 cucharadita de canela en polvo
– 1/2 cucharadita de sal
– nuez moscada fresca

Preparación:

Streusel:

Poner en la picadora las almendras, la harina, el azúcar y la avena, y mezclar hasta que se combinen. Agregar la mantequilla y mezclar hasta obtener una masa de textura migosa. Reservar en el frigorífico.

(Aquí posiblemente también metí la pata porque como compré almendras picadas mezclé los ingredientes a mano en lugar de en la picadora)

Muffins:

Hay que tener ya hecho y frío el puré de calabaza (yo lo hago hirviendo la calabaza pelada y troceada con un dedo de agua y 3 clavos unos 10 minutos, luego escurro el agua bien, retiro los clavos y trituro la calabaza. En esta entrada de Directo al Paladar podéis ver cómo hacerlo usando el horno).

Poner la mantequilla en una cacerola pequeña a fuego medio y calentar hasta que se derrita y empiece a crepitar. Se irá poniendo dorada mientras los sólidos lácteos se separan y se van al fondo, tostados. Unos 5-7 minutos. Retirar del fuego a una superficie fría antes de que se queme (esto es el Beurre Noisette que os decía antes, huele que alimenta y tiene este aspecto).

En un cuenco batir el azúcar, la vainilla, el puré y los huevos hasta obtener una crema suave. Agregar la mantequilla tibia evitando los posos oscuros (o se filtra o se va echando cuidadosamente), e integrar bien.

En otro cuenco tamizar la harina con la levadura, el bicarbonato y las especias. Agregar poco a poco en el otro cuenco. Mezclar con una cuchara de madera realizando movimientos envolventes hasta que no queden grumos, sin remover demasiado.

Precalentar el horno a 180 ºC.

Preparar las cápsulas, o engrasar bien los moldes de la bandeja metálica si no se usan cápsulas de papel (yo todavía no lo he usado directamente, tengo que probarlo).

Rellenar 3/4 de las cápsulas con la masa de muffins, y repartir en cada una 2 o 3 cucharadas del streusel, apretando un poco si es necesario, y por último rallar nuez moscada fresca encima de cada uno.

Hornear 25-30 minutos.

Sacar del horno, y tras unos 5 minutos retirar los muffins de la bandeja y dejar enfriar en una rejilla.

Curiosidades:

Creo que las bandejas de muffins americanas tienen los moldes un poco más grandes que la mía, porque con esas cantidades me salieron 15 muffins, y eso habiéndome pasado un poco con la cantidad en cada uno.

O puede que simplemente la “taza” que uso como medida sea un poco más del estándar, aunque los bizcochos que hago con ella siempre salen bien. En cuanto tenga una balanza de cocina lo compruebo.

En cualquier caso, si tenéis balanza, es útil una tabla conversora como esta.

Fuente:

La receta la encontré en The Duo Dishes gracias al recopilatorio pre-Halloween que me enviarion de Gojee, una página de recetas con fotos a toda pantalla, donde puedes filtrar las recetas de su base de datos en base a ingredientes que tienes, eliminando lo que no te gusta… Lo único malo que tiene es que está en inglés, pero para eso tenemos la ayuda inestimable de los traductores online.