Mantequilla con rooibos y naranja

Vamos a empezar la temporada 2019 con una receta sencillita y resultona, mantequilla aromatizada con rooibos y piel de naranja, para darle un toque de distinción a las tostadas del desayuno.

mantequilla aromatizada rooibos (7)

Llevaba años queriendo intentar alguna receta de “mantequilla con cosas” y al final ha salido tan bien que ya estoy pensando en qué otras combinaciones de ingredientes quiero probar.

Ingredientes:

  • 100 g de mantequilla sin sal (puede ser margarina)
  • 2 cucharaditas de miel de azahar
  • 1 cucharadita de rooibos molido
  • ralladura de la piel de media naranja

mantequilla aromatizada rooibos (1)

Elaboración:
Cortar la mantequilla en trozos y dejarla a temperatura ambiente en un cuenco para que se ablande (no tiene que derretirse, por eso mejor evitar el microondas).

Moler el rooibos con un molinillo de café o de especias y tamizarlo ligeramente descartando las fibras más duras (*).

mantequilla aromatizada rooibos (2)

Cuando la mantequilla se haya ablandado, añadir la miel y mezclar bien con un tenedor.

Rallar la piel de naranja sobre la mantequilla y remover para integrarla.

Por último, espolvorear el rooibos y seguir removiendo con el tenedor hasta repartirlo homogéneamente.

mantequilla aromatizada rooibos (3)

Y ya está lista, sólo nos queda el “envasado”, que se me ocurren varias propuestas:

La primera, y más fácil, es colocar la mantequilla en un recipiente con tapa. También se puede tapar con film transparente.

Otra opción es poner la mantequilla en film transparente y formar un cilindro tipo chorizo, como en esta otra receta. Una vez se haya enfriado en la nevera se pondrá dura y mantendrá la forma.

Yo me puse en plan esteta y coloqué la mantequilla en un molde de silicona, la dejé endurecer en la nevera unas horas y después la envolví en papel de hornear. Es un poco rollo pero queda bonito. Creo que con moldes metálicos forrados con el papel antes de poner la mantequilla habría sido más fácil y rápido.

mantequilla aromatizada rooibos (4)

mantequilla aromatizada rooibos (5)

Notas:

(*) Si no sois muy tiquismiquis, se puede usar rooibos sin moler, pero tened en cuenta que las fibritas seguirán estando ahí. Si no tenéis molinillo, se puede moler más cantidad de la necesaria usando la batidora. Lo que sobre lo podéis usar para infusión igual que el rooibos normal.

Como la ralladura de naranja puede acortar el tiempo de conservación de la mantequilla, es mejor hacer poca cantidad, 50 o 100 g, para poder consumirla en pocos días.

mantequilla aromatizada rooibos (6)

Después de probar esta versión “dulce”, se me ocurrieron otras combinaciones posibles siguiendo con tés: rooibos o té rojo con frutos secos troceados seguro que funciona de maravilla, también puede estar bueno té matcha con ralladura de limón, o té negro molido con especias (por ejemplo las del típico té chai, jengibre, canela, cardamomo, clavo y pimienta). A ver si me animo algún día.

También me apetece intentar aromatizar la mantequilla con hierbas frescas u otros ingredientes “salados” ¿habéis probado alguna vez? ¿tenéis recetas?

Nosotros nos la comimos principalmente untada en tostadas, pero la mantequilla aromatizada se puede usar casi de la misma forma que la mantequilla normal, por ejemplo en recetas de galletas, o como cobertura “buttercream” para estas tartas que se han puesto tan de moda (y que dicho sea de paso, a mí me empalagan, jajaja).

mantequilla aromatizada rooibos (8)

Fuente:

Es una versión de esta receta a la que añadí el toque cítrico, que de verdad le sienta bien al rooibos. 🙂

Anuncios

Barritas de remolacha, frutos secos y semillas (Juego de Blogueros 2.0)

Mi propuesta para el último reto de 2018 son unas barritas energéticas de remolacha, frutos secos y semillas variadas. Son unos bocaditos ideales para un tentempié de media mañana o una merienda junto con un té, un vaso de leche o un zumo.

Barritas Energeticas Remolacha (11)

Aunque hubo un empate entre endivias y remolachas, desde el primer momento tuve claro que quería utilizar las segundas. La elección fue motivada principalmente por su color, ya que cuando hice estos gofres de remolacha y naranja, aluciné bastante con el poder colorante de esta raíz. Me queda pendiente cocinar las hojas, porque esta vez se me pasaron y no las pude aprovechar, y probar remolachas de otros colores, porque de momento sólo he visto la roja/morada.

Tengo guardadas unas cuantas recetas con remolacha que quiero probar, pero en esta ocasión me decanté por las barritas energéticas ya que en el estudio donde trabaja J. estuvieron este mes con la entrega de un proyecto y quise regalarles un bocado diferente para reponer energías.

Si os gustan este tipo de tentempiés, tengo otra receta en el blog que ahora que me acuerdo, quiero volver a preparar, jajajajaja.

Como siempre, al final os dejo la lista de participantes del reto, que seguro que han preparado cosas deliciosas.

Ingredientes (para 16/18 barritas):

Para la base:

  • 1 remolacha grande
  • 3 plátanos maduros
  • 200 g de copos de avena
  • 3 cucharadas de sirope de arce (*)
  • 100 g de frutos secos (**)

Barritas Energeticas Remolacha (1)

Para la cobertura:

  • 80 g de arándanos
  • 45 g de copos de avena
  • 50 g de frutos secos (**)
  • 10 g de copos de coco (opcional)
  • 50 g de semillas (***)
  • 1 cucharada de sirope de arce (*)
  • 50 ml de bebida vegetal (en mi caso, leche de almendras)

Barritas Energeticas Remolacha (2)

Elaboración:

Empezamos por la base de las barritas.

Lavar bien, cocinar y pelar la remolacha. En mi caso la cocí al vapor, entera y con piel, para que no perdiese jugo, y la pelé una vez cocida. He leído que asándola en el horno, en papillote y también entera, se consigue potenciar los azúcares y el color, quiero probarlo para otras ocasiones.

Barritas Energeticas Remolacha (4)

Trocear la remolacha cocida y triturarla bien junto con los tres plátanos, hasta obtener un puré homogéneo.

Barritas Energeticas Remolacha (5)

Triturar los frutos secos y añadirlos al puré de remolacha y plátano junto con los copos de avena y el sirope. Para una textura un poco más fina, procesar durante unos segundos en la trituradora después de integrarlo todo.

Barritas Energeticas Remolacha (6)

Precalentar el horno a 180 ºC.

Forrar con papel de hornear un molde rectangular o cuadrado (el mío es de 22×28 cm pero la receta decía que de 20×20).

Repartir la masa homogéneamente en el fondo de la bandeja y hornear a 180 ºC durante unos 8 minutos.

Retirar del horno y dejar reposar mientras preparamos la cobertura.

Trocear ligeramente los frutos secos y los copos de coco.

Combinar en un cuenco todos los ingredientes de la cobertura.

Barritas Energeticas Remolacha (3)

Volcar la mezcla sobre la base prehorneada repartiéndola bien para que los arándanos no se queden apelotonados.

Barritas Energeticas Remolacha (7)

Hornear de 12 a 15 minutos más a la misma temperatura hasta que la cobertura se empiece a tostar.

Retirar del horno y dejar enfriar en la bandeja.

Barritas Energeticas Remolacha (8)

Una vez frío, trocear en porciones individuales, ya sean barritas o cuadrados.

Yo corté una parte en barras y otra en cuadrados y salen entre 14 y 18 porciones, aunque si hacéis bocaditos más pequeños salen unos pocos más.

Barritas Energeticas Remolacha (9)

¡Y a recuperar energía!

Notas:

Mejor si la avena, al menos la de la base, es de la variedad suave, es decir, ya desmenuzada, porque así nos podemos ahorrar el tener que triturarla.

(*) No tenía sirope, así que lo sustituí por miel de azahar.

(**) Usé una mezcla, a partes iguales, de almendras, avellanas, anacardos y pistachos, tanto en la base como en la cobertura. Quizá me vine muy arriba con la variedad, la próxima vez creo que pondré sólo almendras y avellanas, aunque el toque verdecito de los pistachos es un plus estético. Podéis poner nueces, pacanas, cacahuetes… y a ver qué sale. También se pueden usar unos en la base, y otros en la cobertura.

(***) Ya puestos a ir a lo loco con la variedad puse, a partes iguales, semillas de calabaza, de chía, de lino dorado y un mezclillo que tenía por ahí que además de pipas de calabaza, también lleva de girasol, semillas de amapola, de lino marrón y de sésamo.

En mi caso, para la base no trituré los frutos secos, los desmenucé ligeramente con el mortero y los mezclé junto con el puré y el resto de ingredientes directamente en un cuenco, de forma que quedaron trozos de distintos tamaños en la masa. A mí me gusta así, pero podéis procesarlo un poco más.

Los copos de coco fueron una improvisación de último momento, pero la verdad es que es un sabor que le queda bastante bien. Si no encontráis copos, se puede usar coco rallado, pero no será lo mismo. Eso sí, intentad que no lleven azúcar añadido.

La receta original llevaba grosellas negras en lugar de arándanos, pero no encontré. Creo que cualquier fruto con un puntillo se sabor ácido puede valer, ya sean frambuesas, arándanos, grosellas… o incluso moras.

Barritas Energeticas Remolacha (10)

Fuente:

Saqué la receta de un blog vegano que encontré a través de pinterest. Inevitablemente, como es marca de la casa, hice un par de cambios para adaptar la receta a lo que yo tenía en la despensa.

Barritas Energeticas Remolacha (12)

Participantes:

Elvira: Ensalada de endivias con queso, membrillo y nueces
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Mónica: Crumble de remolacha y mandarina
Inma: Lomo de cerdo a la naranja con endivias
Maryjose: Tartaletas de endivias al roquefort

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Pico de gallo con albaricoques (Juego de Blogueros 2.0)

Pues ya toca receta del JdB 2.0, porque vuelve a ser último día del mes. En mayo el ingrediente elegido fue el albaricoque (aunque como en algunos sitios son difíciles de encontrar tan temprano, hay participantes que usarán el segundo, espárragos blancos). Yo tuve suerte, en las fruterías que frecuento en Madrid los había desde que salieron elegidos en la votación. ¿Cuál fue mi problema en esta ocasión? Que me los comí todos las tres primeras veces que los compré. Por poco mi receta acaba siendo: “Lavas los albaricoques, los cortas por la mitad, les sacas el hueso… Y LOS DEVORAS”. Jajajaja.

Mi reto este mes era (al margen de no comerme los albaricoques del tirón) hacer una receta “salada”. Vamos, que no quería hacer un postre. Encontré unas cuantas opciones, pero casi todas requerían bastante elaboración y he tenido un mes bastante movidito y con muy poco tiempo para recrearme en la cocina, por eso esas recetas se han quedado en el cajón.

Al final me he decidido por un pico de gallo con albaricoques, una propuesta muy fácil, muy versátil y MUY DELICIOSA. En serio, quería llorar cuando se acabó el último bocado porque no podía seguir comiendo, jajajaja.

Pico de Gallo con Albaricoques (7)

Pico de gallo son unas ensaladas típicas mexicanas, de frutas y verduras frescas, que acompañan a un montón de elaboraciones. Se pueden comer tal cual, como ensalada, o ponerla en tacos, burritos, fajitas…

En cuanto vi la receta, no quise saber más, era la elegida sí o sí. Por los ingredientes, me imaginé que tendría un sabor próximo al ceviche, por la lima y el cilantro principalmente, y no me equivoqué. En casa nos ha encantado el sabor fresco, dulce, picante, chispeante… en serio, lo estoy escribiendo ahora y se me está haciendo la boca agua otra vez, jajaja.

Como siempre, la lista con el resto de participantes os la dejo al final del post. Echad un ojo, estoy segura de que vale la pena la visita. 😉

Sin más, allá vamos con la receta.

Ingredientes:

  • 8 – 10 albaricoques
  • 12 – 16 tomatitos cherry
  • 1 cebolla pequeña (o media más grande)
  • 2 – 3 jalapeños (en mi caso, 1/2 pimiento italiano)
  • el zumo de media lima
  • cilantro fresco picado (yo puse 4 cucharadas)
  • 1 cucharada de miel (o sirope de ágave, para opción vegana)
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 1/4 de cucharadita de cayena molida (yo puse un poquito menos)

Pico de Gallo con Albaricoques (1)

Para hacer fajitas:

  • 8 tortillas de trigo
  • lechuga (opcional)
  • relleno al gusto: pescado blanco, langostinos, pollo… (en mi caso, pollo cocido desmenuzado)

Elaboración:

Poner a hervir un par de vasos de agua en una olla mediana.

Lavar los albaricoques y hacerles una cruz con un cuchillo.

Pico de Gallo con Albaricoques (2)

Cuando el agua hierva, añadir los albaricoques y escaldarlos alrededor de un minuto, para que se suelte la piel (ojo, yo me pasé y se cocieron un poco, jajajaja).

Transferirlos con una espumadera a un cuenco con agua fría y hielo para que se enfríen durante uno o dos minutos.

Retirar la piel, con la ayuda de un cuchillo si es necesario, quitar el hueso y picar en trocitos.

Pico de Gallo con Albaricoques (3)

Lavar los tomatitos y picarlos en trozos del mismo tamaño que los albaricoques.

Picar fina la cebolla y los jalapeños (o el pimiento italiano).

Mezclar el zumo de lima con la sal, la cayena, la miel y el cilantro picado.

Colocar todos los ingredientes en un cuenco mediano y remover para que se reparta todo bien.

¡Y ya está lista la salsa!

Pico de Gallo con Albaricoques (6)

Para hacer fajitas:

Calentar las fajitas según las instrucciones del fabricante.

Colocar una cama del relleno sobre cada tortilla, añadir salsa pico de gallo al gusto, si tenéis, un poco de lechuga picada, plegar y ¡a disfrutar!

Pico de Gallo con Albaricoques (8)

Notas:

Yo usé exactamente los ingredientes que veis en la foto (excepto el pimiento, que sólo puse medio), 12 tomatitos cherry y 8 albaricoques tirando a grandecitos. Si preferís que el albaricoque tenga menos protagonismo, podéis poner menos y aumentar el número de tomatitos.

¿Preferís otro tipo de tomates? Pues se cambia y listo, pero que sean sabrosos, lo agradeceréis.

En teoría la salsa pico de gallo es menos líquida de lo que me salió a mí, pero es que los tomates tenían mucho juguito (y va en contra de mis creencias tirarlo) y los albaricoques estaban bastante maduros, así que soltaron bastante zumo. En realidad en casa no importó, aunque chorreó un poco, eso sí. En la segunda tanda de tortillas hicimos burritos en lugar de fajitas para contener la avalancha pero no funcionó demasiado, jajajajaja.

Pico de Gallo con Albaricoques (5)

Lo de escaldar los albaricoques es opcional, para que la piel no “moleste” en medio de la salsa, si estáis perezosos, podéis saltaros el paso.

A mí me gusta el puntillo picante, pero no que tape el resto de sabores y por eso no suelo cargar mucho con la cayena, pero ¡al gusto! Yo no uso, pero quizá podáis sustituirlo por salsa tabasco, ni idea de cantidad y resultado, tendréis que experimentar. 😉

Se puede usar limón, pero el sabor que aporta la lima no tiene nada que ver.

Para hacer fajitas yo usé pollo cocido desmenuzado, pero a esta salsa le va el pescado y el marisco, por ejemplo gambas o langostinos. Pueden ser a la plancha, cocidos, rebozados… hay variedad de opciones. En casa probamos con langostinos cocidos y combinan bastante bien.

Fuente:

Buscando recetas con albaricoque que no fueran postres llegué a ésta que me entró directa por los ojos. Qué queréis, soy fan del cilantro, la lima y todo lo que se parezca a un ceviche, jajajaja.

Participantes:

María José: Flognarde de albaricoques
Carlota: Tarta Sacher
Elvira: Semiesferas de chocolate y albaricoques
Carabiru: Pico de gallo con albaricoques
Fe: Albaricoques con crema de torta del casar, anchoa y crema de balsámico
Vanessa: Vieira en salsa de coco y menta con licuado de albaricoque
Mónica: No-ceviche de albaricoque con gambas picantes
Eva: Pollo con orejones de albaricoque y piñones
Inma: Jamoncitos de pollo en salsa de albaricoques
Silvia K.: Pollo al horno con albaricoques y hierbas
Ligia: Crema de lentejas rojas con albaricoques
Laura: Strudel de albaricoque y manzana
Eva: Pudin de espárragos blancos
Thais: Tarta tatín de albaricoques
Maryjose: Cheesecake con albaricoques y frambuesas
Silvia A.: Pizza sencilla de albaricoques

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Ensalada de quinoa y manzana (Juego de Blogueros 2.0)

Febrero se acaba un poquito antes, y por tanto, receta del juego también llega con antelación. Esto hace que a cierta bloguera,a la cual no quiero señalar, se le haya echado más el tiempo encima que de costumbre. Ejem.

El ingrediente elegido en esta ocasión ha sido la manzana, una de esas cosas que casi siempre podrás encontrar en mi nevera si la abres en cualquier momento del año. Como fruta de temporada yo la tengo asociada más al otoño, de hecho, un lugar destacado de mis recuerdos de niña de pueblo lo ocupan las compotas que mi madre hacía en las tardes de otoño, a fuego lento en la cocina de leña. Unas manzanas verdes, crujientes y con unas manchas translúcidas en el interior, como de aceite, síntoma inequívoco de que estaban en su punto. Como esos árboles crecían sin recibir ningún tipo de tratamiento había que limpiarlas, quitarles los trozos pochos y los gusanos que se ponían las botas. Compotas y manzanas asadas… Si cierro los ojos casi puedo oler aquella mezcla de madera de pino y eucalipto, el jugo de las manzanas en la olla, el aroma a caramelo de las que se asaban en el horno … Mmmmmmm

Bueno, después de este momento “remember” que me ha hecho la boca agua, volvamos a centrarnos. Como la manzana la uso mucho en postres (aunque en el blog aparentemente sólo tengo esta polenta dulce con compota y estos muffins de manzana y canela) esta vez quería publicar alguna receta “salada”. Me ha costado decidirme porque he encontrado algunos platos calientes que me han llamado mucho la atención, pero cuando encontré esta ensalada, abrí la despensa y ví que sólo me faltaba el cheddar y perejil y me dije ¡a por ello!

Ensalada de Quinoa Manzana Cheddar y Nueces (6)

Como siempre, al final del post os dejo la lista de participantes, seguro que está llena de propuestas deliciosas.

Cómo hacer ensalada de quinoa, manzana, queso cheddar y nueces

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 90 g de quinoa cruda (1/2 taza)
  • 50 g de nueces peladas (1/2 taza)
  • 60 g de queso cheddar en taquitos (1/2 taza)
  • 1/2 manzana grande
  • 1 cucharada generosa de perejil fresco picado
  • sal y pimienta (opcional)

Vinagreta:

  • 3 cucharadas de vinagre de sidra (45 ml)
  • 1 cucharada de miel (15 ml)
  • 1 cucharadita de mostaza antigua (5 ml)

Ensalada de Quinoa Manzana Cheddar y Nueces (1)

Elaboración:

Lavar bien la quinoa para eliminar la saponina y cocer según las instrucciones del paquete (ver notas).

Poner la quinoa cocida en un cuenco, tapar y dejar enfriar.

Preparar la vinagreta mezclando bien el vinagre con la miel y la mostaza en un cuenco pequeño. Reservar.

Cortar el queso cheddar en taquitos como de 1 cm.

Lavar la manzana y cortar en taquitos del mismo tamaño que el queso.

Trocear las nueces y picar finito el perejil.

Ensalada de Quinoa Manzana Cheddar y Nueces (2)

En un cuenco amplio, mezclar la quinoa con el queso, la manzana, las nueces y el perejil, remover para repartir bien todos los ingredientes y aliñar con la vinagreta.

Ensalada de Quinoa Manzana Cheddar y Nueces (3)

Si no se va a comer inmediatamente, tapar y dejar reposar en la nevera.

¡Y esto es todo!

Ensalada de Quinoa Manzana Cheddar y Nueces (4)

Notas:

Yo he usado quinoa tricolor, porque la vi en una tienda de productos a granel y me pareció tan bonita que tuve que comprarla. El paquetito llevaba ya unos meses esperando una receta interesante con la que aparecer por aquí. ¿Habéis probado la quinoa? Nosotros de vez en cuando la comemos con verduras o en ensalada.

Como la compré a granel, no tenía instrucciones de cocción, pero recordaba que era como el arroz, más o menos. Si sois novatos con la quinoa, os recomiendo este post de Javirecetas.

Básicamente, se pone al fuego un cazo con la quinoa y el doble de cantidad de agua (en mi caso, media taza de quina, una taza de agua) y se lleva a ebullición. Cuando rompe a hervir se tapa, se baja el fuego al mínimo y se cocina unos 15-20 minutos. Luego se retira del fuego y se deja reposar en la olla unos 5 minutos. Los tiempos dependen mucho del tipo de olla y la cocina que tengáis, lo suyo es que la quinoa quede al dente, ligeramente crujiente, y suelta, sin líquido sobrante.

La vinagreta que os propongo le queda muy bien a la ensalada, pero si lo preferís, podéis poner sólo vinagre de sidra o hacer otro aliño a vuestro gusto. Si tenéis alguno que os guste especialmente y queréis compartirlo conmigo, ya sabéis. 😉

La manzana que yo usé es Pink Lady, pero una ácida como la Granny Smith es una alternativa magnífica. Solemos ponerla sin pelar en las ensaladas, pero como siempre, al gusto.

Eliminando el queso y sustituyendo la miel por sirope de ágave, arroz o similar, tenéis una receta vegana muy rica. Aunque personalmente creo que habría que buscar algún ingrediente que aportase el toque agrio y potente del cheddar, ¿alguna sugerencia?

Las ensaladas de quinoa son una opción magnífica para tupper, y ésta no iba a ser menos. Si la hacéis por la noche, tenéis un plato delicioso para el almuerzo que aguanta en perfectas condiciones.

Ensalada de Quinoa Manzana Cheddar y Nueces (5)

Fuente:

Buceando por pinterest (puedo dejarlo cuando quiera, ¿eh?) a la caza y captura de algo que no fuesen bizcochos, tartas y muffins de manzana, me encontré esta propuesta que me llamó la atención de inmediato. Desde luego se va de cabeza a mis recetas de ensaladas de cabecera. 🙂

Participantes:

Carlota: https://articuina.wordpress.com/
María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com/
Mónica: http://dulcedelimon.com/
Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Eva: https://pekandoconeva13.com/
Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/
Arantxa: https://unabrujaenlacocinablog.wordpress.com/
Sara: https://unaitalianaenlacocina.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Panecillos tiernos

Al principio del verano, cuando publiqué la receta de hamburguesas con puerro y chutney de higos os prometí que la de los panecillos que usé no tardaría… bueno, ya sabéis que los tiempos, y más en vacaciones, son relativos. Pero más vale tarde que nunca, aquí tenéis las instrucciones para hacer unos panecillos tan tiernos que se os saltarán las lágrimas.

Panecillos Tiernos (6)

Son muy rápidos de hacer, lo único que hay que tener en cuenta es el tiempo de levado. A mí me gusta mucho pasarme los 5 minutos que tardan en hornearse mirando cómo se inflan. La primera vez, al ver cómo crecía la masa en el horno, pensé que se iban a quedar huecos, pero no, el interior es una miga muy esponjosa y blandita. En casa les llamamos “pan de nubes”, con eso os lo digo todo. 😉

Ingredientes (para 12 panecillos) :

  • 450 – 470 g de harina de fuerza
  • 30 g de aceite de oliva virgen extra
  • 20 g de levadura fresca de panadería
  • 40 g de miel o azúcar (para receta vegana)
  • 250 g de agua templada
  • sal al gusto (yo suelo poner unos 10 g)

Panecillos Tiernos (1)

Elaboración:

Separar la mitad del agua templada y añadir la levadura fresca desmenuzada y la miel o el azúcar, remover y dejar reposar unos minutos.

Sobre una superficie de trabajo (o en un cuenco amplio si no tenéis encimera donde amasar) formar un volcán con la harina y espolvorear la sal por encima.

Añadir el aceite y el agua, tanto la reservada como la mezclada con levadura y miel/azúcar.

Amasar hasta tener una bola que no se pegue a las manos. Es posible que haga falta un poco más de harina, pero es mejor no pasarse para que los bollos no queden secos.

Poner la bola de masa en un cuenco, tapar con un paño y dejar levar hasta que doble su volumen (depende de la temperatura, si no no es muy alta, suelen ser unos 45 minutos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dividir la masa en 12 bolas de tamaño similar (o 16 si queremos bollos más pequeños).

Estirar cada bola con un rodillo, o con la palma de la mano, hasta formar discos de alrededor de 1 cm de espesor y colocarlas sobre la bandeja del horno cubierta con una lámina de teflón, papel de hornear o ligeramente enharinada.

Precalentar el horno a 250 ºC.

Una vez esté el horno a la temperatura correcta, hornear los panecillos unos 5 minutos hasta que empiecen a dorarse (ojo que se hacen rapidísimo).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sacar del horno y envolver los panecillos en un paño de cocina limpio y ligeramente humedecido para que mantengan la frescura y esponjosidad.

Están buenísimos recién hechos, con relleno dulce o salado (sin nada también te los comes a bocados, jajaja).

Notas:

He probado esta receta con harina de fuerza y también con harina de espelta (que es la que usan en la receta original). Ambas están riquísimas. Tengo pendiente usar otras harinas, por ejemplo harina integral, habrá que adaptar la cantidad de agua para conseguir el mismo resultado, claro.

Siempre he usado miel al hacer la receta, me gusta mucho el aroma que aporta a la masa, pero en la original usan azúcar, eso hace que además sea una receta vegana.

Normalmente yo hago menos cantidad, dos tercios, que da para 8 bollos (300 g de harina, 20 de aceite, 14 de levadura, 26 de miel, 160 de agua y 7 de sal). Empecé a hacerlo así porque la primera vez sólo tenía 300 g de harina de espelta, pero luego vi que cabe más holgada en una sola hornada y además, como somos dos, 8 bollos vienen genial para una cena, un desayuno y quedan un par para la comida.

Esta última vez he probado a congelarlos y el resultado es buenísimo. Quizá a partir de ahora haga más veces la receta completa para congelar unos cuantos.

Panecillos Tiernos (7)

Fuente:

Tenía esta receta guardada por ahí desde que la publicaron en Pimienta Rosa hace más de cuatro años.

Guardar