Maipy He’ê – Polenta dulce

Pues aquí seguimos, el viaje se ha prolongado un mes, así que espero tener tiempo de hacer un par de recetas paraguayas más antes de volver a España.

En esta ocasión os enseñaré a hacer Maipy He’ê, que es polenta dulce en guaraní, un postre que saca partido de uno de los ingredientes más comunes por estos lares, la harina de maíz. Parece mentira la de cosas distintas que se pueden hacer con maíz.

Las veces que hemos ido a restaurantes no he visto en la carta de postres nada que se pudiese llamar paraguayo, quizá con la excepción de la mousse de mburucuyá. Tampoco es que la variedad sea mucha, suelen ofrecer dos o tres cosas, helado, ensalada de frutas, volcanes de chocolate, brownie o cheesecake. Por eso cuando me prestaron un libro de cocina paraguaya la sección de postres fue la primera que miré.

El libro, Tembi’u paraguai, se divide en dos partes, una de recetas paraguayas propiamente dichas y otra llamada Selección de recetas prácticas, que consiste en recetas internacionales adaptadas “a la paraguaya” y tan asimiladas que ya son de aquí. En la primera parte, de donde saqué esta polenta, predominan los dulces de frutas locales, de mandioca y de miel de caña, mientras que en la segunda parte, más amplia, encontramos mermeladas, bizcochos, cremas, helados…

Después de echarle un vistazo al libro, he llegado a la conclusión (no comprobada) de que si no hay postres paraguayos en las cartas de restaurantes debe ser porque son elaboraciones bastante simples y quizá no se consideran suficientemente sofisticados, aunque por lo que he podido comprobar, están muy buenos.

Polenta Dulce Compota Manzana (8)
Ingredientes (para 6 raciones):

  • 1/2 taza de harina de maíz
  • 3/4 taza de azúcar
  • 2 tazas de leche
  • 2 manzanas ácidas
  • opcional: canela en polvo

Polenta Dulce Compota Manzana (1)
Preparación:

Lavar, pelar y trocear las manzanas.

Polenta Dulce Compota Manzana (2)
Poner en una olla con dos o tres cucharadas de agua y cocer a fuego medio hasta que la manzana esté blanda y el agua se haya evaporado (a mí me gusta más que la manzana conserve la textura y tenga trocitos, pero si preferís una compota más fina sólo hay que dejar que se cocine hasta que se haga puré, añadiendo más agua si es necesario).

Repartir la compota en el fondo de cuencos individuales.

Polenta Dulce Compota Manzana (3)
Mezclar en otra olla la harina de maíz con el azúcar y la leche, removiendo bien con unas varillas hasta que se disuelva el azúcar.

Llevar a fuego medio sin parar de remover hasta que alcance el hervor, bajar el fuego y dejar que hierva al menos 5 minutos más removiendo con las varillas.

Polenta Dulce Compota Manzana (4)
Retirar del fuego y verter inmediatamente en los cuencos sobre la compota de manzana.

Polenta Dulce Compota Manzana (5)
Como toque final, espolvorear por encima con canela en polvo (se puede tamizar con un colador).

Polenta Dulce Compota Manzana (7)
Se puede comer caliente, a temperatura ambiente o fría (y no sabría deciros cuando está más buena porque está riquísima siempre).

Polenta Dulce Compota Manzana (9)
Notas:

Como la polenta es muy dulce creo que para la compota van mejor manzanas ácidas, como granny smith o tabardillas, aunque cualquier variedad que sea sabrosa valdrá. Creo que también se podrían usar otras frutas ácidas o dulces, si sois muy golosos (en el libro de donde la saqué sugieren compota de melocotón o ciruela).

La cantidad de azúcar se puede reducir, poniendo la misma proporción que de harina, o incluso un poco menos.

Es muy fácil medir los ingredientes de esta receta (por cada parte de harina de maíz, una o una y media de azúcar y cuatro de leche) y por eso es fácil de aumentar o reducir la cantidad que queremos hacer.

Al igual que el arroz con leche, es un postre bastante potente, así que mejor no pongáis raciones demasiado grandes (los míos, aunque parecen pequeñitos son de un cuarto de litro, jajaja), mejor quedarse con ganas de repetir. 😉

Si queréis darle un extra de presencia al postre, para una comida especial, os recomiendo usar cuencos de cristal, para que se vea el contraste de colores y texturas entre la polenta y la compota, sobre todo si usáis algo muy colorido como frutos rojos o melocotón.
Polenta Dulce Compota Manzana (6)

Si no tenéis cuencos, podéis utilizar una bandeja y que cada uno se sirva la cantidad que le apetezca comer, aunque en este caso, mejor poner la compota en un cuenco aparte.

Polenta Dulce Compota Manzana (10)
Fuente:

Saqué la receta del libro “Tembi’u Paraguai. Comida paraguaya” de Josefina Velilla de Aquino, indispensable para cualquiera que quiera aprender a hacer recetas paraguayas. Yo lo conocí cuando al llegar aquí empecé a investigar sobre cocina paraguaya, y flipé cuando J. lo trajo una noche diciendo que nos lo había prestado la casera.

Muffins de manzana y canela

Mucha gente afirma que la cocina puede ser terapéutica y creo que no les falta razón. Yo empecé a cocinar más en serio cuando el proyecto fin de carrera empezó a generarme más estrés del que era capaz de gestionar. Pasarme media hora, a veces algo más, concentrada en una tarea completamente distinta y que además venía con premio al finalizar, me ayudó a no volverme demasiado loca aquellos meses.

Con el tiempo he descubierto que también sirve para ayudar a otros, o al menos intentarlo. Estos muffins los hice para un par de amigos que están pasando una mala racha. Sé que unos bizcochitos no van a solucionar su problema como por arte de magia, pero hacer algo dulce para ellos me hace sentir un poco menos impotente.

Muffins de manzana y canela

Ingredientes: (para 10-12 muffins)

– 175 g de harina

– 1 cucharada de levadura en polvo (un sobre de Royal son 16 g, aprox. una cucharada)

– 1 cucharadita de canela molida

– 175 g de mantequilla sin sal ablandada

– 175 g de azúcar (en mi caso 100 g de azúcar blanco y 75 g de moreno)

– 3 huevos medianos (sacadlos un rato antes para que atemperen)

– 1 cucharadita de esencia de vainilla

– ralladura de medio limón

– 150 g de manzana rallada gruesa o picada (depende de la manzana, pero más o menos 3/4, aunque se puede poner toda)

Preparación:

Precalentar el horno a 200ºC.

Tamizar la harina con la levadura y la canela en un cuenco grande.

En un cuenco mediano cortar en dados la mantequilla y ablandarla si es necesario unos segundos en el microondas (unos 15 segundos, queremos una textura tipo pomada).

Añadir el azúcar y mezclar hasta conseguir una crema homogénea.

Batir ligeramente los huevos junto con la esencia de vainilla y agregar a la crema de azúcar y mantequilla poco a poco, integrando bien antes de añadir más.

Agregar al cuenco de la harina y mezclar con una espátula hasta obtener una pasta homogénea y sin grumos.

Incorporar la ralladura de naranja y la manzana.

Colocar cápsulas de papel en una bandeja para magdalenas (si no tenéis, se pueden poner 2 cápsulas para cada muffin en una bandeja de horno o utilizar cápsulas de silicona).

Repartir en las cápsulas la mezcla hasta más o menos 3/4 de su altura.

Hornear hasta que suban y se doren, unos 15-20 minutos (puede variar, se comprueba pinchando con un palillo, si sale limpio, están listas).

Sacar del horno la bandeja, dejar reposar las magdalenas en ella unos 5 minutos y ponerlas a enfriar sobre una rejilla metálica.

Curiosidades:

Los bizcochos y muffins con fruta además de conservarse mejor, también ganan sabor con el tiempo, probadlo si sois capaces de resistir la tentación.

Muffins de manzana y canela

Fuente:

La receta base la saqué de un libro que me regalaron hace un tiempo, “El arte de cocinar Magdalenas” de editorial Parragon, y que ya había usado previamente en una receta muy parecida.

He cambiado la elaboración porque no me convencía demasiado y algunos ingredientes para adaptarla a los gustos de las personas a las que se las he regalado.