Panna cotta de limón y hierbabuena (Juego de blogueros 2.0)

Se nos acaba julio y llega la receta de JdB2.0, con su ingrediente votado democráticamente entre la comunidad de cocinillas, ¡el limón!

No os voy a engañar, a mí lo que me pedía el cuerpo y la pereza era hacer limonada y santas pascuas, jajajaja. Entre que no he querido usar el horno y que tampoco me apetecía estar atada a la cocina con algo muy elaborado, llegó el último fin de semana antes de la fecha límite y yo seguía sin tener ni idea de qué hacer.

Panna Cotta Limon Hierbabuena (8)

Al final, en un arranque de decisión, me propuse echar un vistazo las ideas que tenía guardadas para ver si me ponía o tiraba la toalla definitivamente. Sorprendentemente, en el ultimísimo momento, una nueva incorporación ganó a la que tenía todas las papeletas de acabar siendo la receta elegida (que también he cocinado y está tan buena que seguramente caiga por aquí en breve). Fue inevitable, la combinación de limón y hierbabuena me recordó tanto a la soñada limonada, que tuve que decidirme por la receta que me ofrecía ese combo, panna cotta de limón y hierbabuena. Ñam, es que sólo escribirlo me hace salivar.

Sin más preámbulos (excepto comentaros que al final del post está la lista con el resto de participantes del mes), vamos a por la receta.

Ingredientes (para unos 8 moldes pequeños):

  • 500 ml de nata para montar (35% MG)
  • 200 ml de leche entera
  • 120 g de azúcar
  • 10 g de hojas de hierbabuena
  • 1 limón grande (ralladura y 60 ml de zumo)
  • 6 g de gelatina neutra (un sobre o 4 hojas)
  • aceite de girasol para engrasar los moldes

Panna Cotta Limon Hierbabuena (1)

Elaboración:

Lavar la hierbabuena y separar 10 g de hojas. Picar finitas y añadirlas al azúcar junto con la ralladura de limón.

Frotar el azúcar entre los dedos para ayudar a desmenuzar la hierbabuena. Así se ayuda a extraer los aceites esenciales de las hojas, que se impregnan en el azúcar, que se irá poniendo verdecito.

Panna Cotta Limon Hierbabuena (2)

Hidratar la gelatina en el zumo de limón. Reservar.

Mezclar la nata, la leche y el azúcar aromatizado en un cazo y ponerlo a calentar a fuego medio, removiendo de vez en cuando. Cuando hierva, apagar, apartar del fogón y dejar reposar un par de minutos.

Añadir la gelatina hidratada (si son láminas, agregar también el zumo de limón restante) a la mezcla caliente y remover para que se disuelva bien. Dejar entibiar.

Panna Cotta Limon Hierbabuena (3)

Si vamos a querer desmoldar la panna cotta, engrasar ligeramente los moldes con una servilleta untada con aceite de girasol.

Filtrar la crema con un colador fino y rellenar los moldes.

Panna Cotta Limon Hierbabuena (4)

Tapar cada molde con un film transparente que toque la superficie de la panna cotta (así evitaremos que se forme costra) y dejar cuajar en la nevera alrededor de 8 horas como mínimo.

Panna Cotta Limon Hierbabuena (5)

Para desmoldar, pasar un cuchillo de filo estrecho por el borde del molde (por eso es mejor que no tenga recovecos) para despegar y dejar que entre aire. Voltear sobre un platito y dejar que se suelte (puede hacer falta sacudir un poco).

¡Y a disfrutar de una deliciosa y refrescante panna cotta de limón y hierbabuena!

Panna Cotta Limon Hierbabuena (11)

Notas:

Hice la mitad de las cantidades porque tenía poca hierbabuena y, aunque creo que sólo de limón estará riquísima, no quise renunciar a probar con el combo. En la receta original indican 24 gramos de hierbabuena, así que en media receta deberían ir unos 12. Yo tenía sólo 5, pero como eran ya hojas limpias de tallos, me imagino que está más cerca de lo que debe quedar al final, por eso os indico 10 g de hojas en la lista de ingredientes. A mí me parece que está bien así, la hierbabuena se nota pero no avasalla con su sabor, pero podéis aumentar la cantidad y ver qué pasa.

Como en mi súper venden las hierbas en cantidades industriales (cuando las tienen) la hierbabuena que usé estaba congelada de otra ocasión. Esa es la razón de que en la foto de los ingredientes se vea un poco mustia. Supongo que también se puede usar menta, ya me contaréis si la usáis.

Ah, como soy un poco fanática del sabor y aroma del limón, puse la ralladura de uno entero en lugar de medio, aunque como era mediano, pues tampoco es tan grave la cosa.

Si queréis exprimir al máximo el jugo de la hierbabuena, también se puede triturar en lugar de picar. Yo tenía tan poca cantidad de hojas que me pareció contraproducente (y también está la cosa de la pereza de lavar cacharros).

En la cocción las cantidades se reducen y al final el volumen es inferior. Por ejemplo, yo tenía unos 380 ml de líquidos y al final había poco más de 300, así que imagino que con la receta entera saldrán unos 650 ml de panna cotta. Siempre intento apuntar estas cosas, para saber a qué atenerme en el futuro y no quedarme corta o larga.

La textura está muy bien, suave pero firme, y muy cremosa. A mí me ha gustado tal cual, pero, si os gusta la panna cotta muy blanda, creo que se podría añadir un poco más de cantidad de líquidos. En la receta original mencionan que lo óptimo es 1 hoja de gelatina (o sea, 1 g) por cada 200 ml de líquido y sumando las cantidades vemos que nos faltarían 50 para completar los 800 ml.

Os recomiendo no usar moldes con formas complejas, porque es más probable que se enganchen al desmoldar. Aunque también podéis usar el truco de sumergir el molde en agua caliente (sin que entre agua en el interior, obviamente) durante unos segundos para favorecer que la gelatina se ablande y se despegue del molde. Lo mismo os vale para moldes grandes. 😉

También podéis optar por cápsulas de silicona, yo las usé en la receta de panna cotta de café y da buen resultado también.

A mí me ha conquistado totalmente el combo limón-hierbabuena con la cremosidad de la panna cotta, es untuoso pero refrescante. En cuanto a variantes, supongo que la lima también puede quedar bien y, ya metiéndonos a innovar, ¿qué tal os suena naranja y albahaca?

Panna Cotta Limon Hierbabuena (9)

Fuente:

La receta es una propuesta de Biscayenne en el blog El Comidista. Como os decía arriba, reduje la cantidad de hierbabuena y también un pelín de azúcar.

Participantes:

Elvira: Tocinillo de limón
Carabiru: Panna cotta de limón y hierbabuena
Mónica: Scones de limón y arándanos
Eva: Brownie de limón con glaseado
Berta: Pie de limón
Cristina: Scones de limón
Ligia: Trifle de limón y cerezas
Laura: Espaguetis con sepia y salsa de limón
Noelia: Helados de limón (en su piel)
Eva: Gominolas caseras de limón
Natalia: Pollo al limón estilo chino
Maryjose: Panna cotta de limón con coulis de hierbabuena
Sara: Mousse de limón y limoncello
Silvia A.: Gelatina de limón aromatizada

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Anuncios

Helado de turrón blando

Hace unas semanas aparecieron un par de tabletas de turrón de Jijona que se habían quedado “traspapeladas” de las celebraciones navideñas y fue inevitable que acabasen convertidas en algo (más) rico (todavía). La idea inicial era hacer una elaboración distinta con cada tableta, pero tras preparar helado con la primera, tuve claro que quería esa receta en el blog… así que la segunda siguió el mismo camino. Puro afán divulgativo, para poder hacer las fotos, claro, no por gula ni nada de eso. Jajajaja.

Así que damos por inaugurada la temporada de helados 2018 en Birulicioso con este helado de turrón Jijona, el blando.
Helado turron Jijona (10)

Si no tenéis turrón en casa ahora, os recomiendo MUY FUERTE que os guardéis la receta y probéis este helado en cuanto vuelva a las estanterías del súper.

Ingredientes:

  • 250 ml de leche entera
  • 1 ramita de canela
  • la piel de 1 limón
  • 330 ml de nata
  • 2 yemas de huevos medianos
  • 75 g de azúcar
  • una pizca de sal (algo menos de media cucharadita)
  • 250 g de turrón Jijona

Helado turron Jijona (1)
Elaboración:

Lo primero es aromatizar la leche.

Poner una olla a fuego medio con la leche, hasta que casi alcance el punto de ebullición.

Mientras, lavar el limón y pelar fina la piel dejando lo mínimo posible de parte blanca (yo suelo usar un pelapatatas).

Cuando la leche esté a punto de hervir, retirar del fuego y agregar las peladuras de limón y la ramita de canela. Dejar infundir de 5 a 10 minutos.

Helado turron Jijona (2)

Filtrar, añadir la nata y calentar a fuego suave.

Mientras, separar las yemas de las claras.

Poner en un cuenco las yemas con el azúcar y batir con varillas hasta que blanqueen y se forme una crema.

Helado turron Jijona (3)

Separar media taza de la mezcla de leche y nata caliente y añadir poquito a poco al cuenco de la crema de yemas y azúcar. Se hará sin dejar de remover, para integrar y que se temple antes de agregrarlo a la olla.

Helado turron Jijona (4)

Trocear la tableta de turrón, reservar la mitad y añadir la otra mitad a la olla junto con la crema y un pellizco de sal fina.

Helado turron Jijona (5)

Remover concienzudamente hasta que el turrón se disuelva y la crema sea homogénea.

Cocer a fuego lento, sin que llegue a hervir en ningún momento (ya que podría cortarse) hasta que la crema espese. Es importante remover constantemente con una cuchara de madera  para evitar que se cuajen las yemas. La crema está lista cuando cubre o napa, el dorso de la cuchara de madera, y al pasar el dedo se queda marcado el rastro.

Helado turron Jijona (6)

Retirar del fuego hasta que se enfríe lo suficiente para meter la crema en la nevera (enfría más rápido si la cambiáis de recipiente).

Dejar en la nevera, cubierta con film transparente, al menos 12 horas.

Seguir las instrucciones de la heladera para mantecar la crema.

Cuando empiece a ponerse densa, añadir el resto del turrón troceado y seguir mantecando hasta que adquiera una textura cremosa y consistente. Suele tardar entre 15 y 20 minutos, dependiendo de la heladera.

Helado turron Jijona (7)

Traspasar el helado de turrón a un recipiente con tapa.

Helado turron Jijona (8)

Meter en el congelador durante al menos 3 o 4 horas más, para que adquiera la consistencia adecuada.

Y ya está listo para hacer bolas y relamerse de gusto.

Helado turron Jijona (11)

Notas:

Importante lo de separar un poco de la crema caliente para añadirla poco a poco a las yemas, así se va templando sin correr el peligro de que se cuajen.

Para saber qué es napar o hacer “à la nappe”, en Gastronomía y Cía lo explican muy bien.

Si tenéis prisa, se puede enfriar la crema como lo explico en la receta de helado mantecado de té.

Helado turron Jijona (12)

Si preferís un helado sin tropezones, añadid todo el turrón a la olla caliente para que se disuelva en la “natilla base”.

Cuando lleva mucho tiempo en el congelador puede hacer falta sacarlo de 10 a 15 minutos antes para que se ablande un poco y que sea más fácil hacer bolas. Como siempre, ayuda tener un vaso con agua caliente en el que sumergir la cuchara entre bola y bola.

Ah, también se pueden hacer dosis individuales rellenando tarrinas después de mantecar.

Y, por supuesto, se puede hacer a mano:

  • Opción tradicional (que confieso no haber probado nunca por pereza): Después de las doce horas en la nevera, se mete la “natilla” en un recipiente con tapa y se lleva al congelador durante media hora. Se saca y se remueve bien para romper los cristales. Se repite el proceso cada media hora hasta que el helado endurece y ya no se puede remover. Suele llevar unas 3 horas.
  • Opción rápida (que tampoco he probado) que podéis encontrar en este interesante post del blog La cucharina mágica.

Y si pasáis de todo, pero no os resignáis a vivir sin probar este helado… ¡rellenad poleras con la crema sin mantecar, y listo!

Fuente:

Seguí esta receta que tenía por ahí guardada, de Recetas de Rechupete. Cambié las cantidades porque ellos ponen una tableta de turrón de 300 g y las que yo tenía eran de 250 g.

Helado turron Jijona (9)

 

Financiers de grosellas

La receta de hoy es especial, no por el contenido en sí (que también), sino porque es la número 100 de este blog. ¡CIEN RECETAS YA!

¡Birulicioso! empezó sin muchas ambiciones, allá por mediados de octubre de 2011, en Tumblr como lugar donde tener accesibles las recetas que iba haciendo, un año después me mudé a este nuevo blog y aquí llevo 5 años ya. Sí, sé que muchos se hacen las 100 recetas en menos que canta un gallo, pero este blog nunca ha pretendido ser una obligación para mí, y publicar con demasiada frecuencia acabaría siéndolo. A mí me gusta tratar bien a las recetas que decido subir y divertirme en el proceso. Desde que empecé en wordpress me propuse darle importancia a las fotos bonitas y explicativas (cosa que da su trabajo lograr, aunque es muy satisfactorio), que el cuerpo de la receta resuelva las dudas que puedan ir surgiendo… e incluso contaros algunos fiascos que surgen por el camino. Espero seguir otras 100 más por aquí, y que vosotros me acompañéis. 😉

Al lío, la receta de celebración son unos financiers, unos pastelitos de almendra que probé a hacer el año pasado y que me gustaron tanto que acabé comprando un molde para hacerlos como debe ser… molde que he estrenado hace unos días en esta misma receta, todo sea dicho. Jajajaja.

Financiers Grosellas (9)

Por lo visto, el nombre original sería “visitandines” porque los hacían las monjitas de la Orden de la Visitación, con forma ovalada, pero los suizos acabarían por cambiar su forma para que parezcan lingotes y su nombre a “financiers“, puesto que según se cuenta, eran pastelitos para que los financieros no se ensuciasen las manos al comerlos. Eso dice wikipedia. Yo sólo sé que están buenísimos.

Son bizcochitos bastante jugosos y densos y el añadido de las grosellas aporta un contraste de sabor y textura fantástico, aunque podéis no ponérselas.

Ingredientes (para 12 financiers):

  • 85 g de almendra molida
  • 25 g de harina de trigo
  • 120 g de azúcar glas
  • 3 claras de huevo
  • piel rallada de un limón
  • 70 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 g de grosellas
  • un poco de harina y mantequilla extra para el molde

Financiers Grosellas (1)

Elaboración:

Ablandar la mantequilla dejándola a temperatura ambiente. Si no hace suficiente calor, o tenemos prisa, derretir ligeramente en el microondas, en tandas de 10-15 segundos a potencia media, removiendo para mezclarla hasta que esté con textura pomada. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 180 ºC.

Mezclar el azúcar glas con la harina de trigo y la almendra molida, deshaciendo los posibles grumos.

Financiers Grosellas (2)

Batir las claras de huevo hasta alcanzar el estado “puntas blandas”, sin llegar a tenerlas a punto de nieve (tienen que estar blanditas para poder mezclarlas).

Incorporar las claras a la mezcla de harina, azúcar y almendra, mezclando delicadamente con una espátula, realizando movimientos envolventes.

Financiers Grosellas (3)

Añadir la ralladura fina de limón y mezclar.

Agregar la mantequilla en pomada a la crema y mezclar hasta integrarla bien.

Por último, añadir las grosellas y remover con delicadeza para distribuirlas por la masa.

Financiers Grosellas (4)

Engrasar con mantequilla y enharinar los moldes a usar (si son de silicona, como el mío, no hace falta).

Distribuir la masa en los moldes (12 en mi caso, que son para financiers, aunque la primera vez que preparé esta receta, usé 4 de estos moldes de tartaletas de 10 cm de diámetro).

Financiers Grosellas (5)

Hornear a 180 ºC durante 12-15 minutos si son moldes para financiers, 15-20 si son tipo tartaleta. Estarán cuando se haya dorado la superficie.

Financiers Grosellas (6)

Dejar enfriar sobre una rejilla antes de desmoldarlos.

Opcional: Espolvorear azúcar glas por encima al servir.

Financiers Grosellas (10)

Notas:

En este post de Javi Recetas explican muy bien el tema de los estados de las claras al montarlas, y con fotos, lo que ayuda bastante.

Importante no volverse locos al remover la masa, para que no se baje todo el aire que hemos metido con las claras montadas. La delicadeza es indispensable.

Si no tenéis moldes de financiers o tartaletas, también se pueden usar moldes para magdalenas o cápsulas, eso sí, tened en cuenta los tiempos de horneado, que variarán según el tamaño.

Si no encontráis grosellas, pero queréis mantener la chispa que aportan a la receta, podéis usar arándanos, frambuesas… yo os recomiendo que sean cosas ácidas y de sabor “fresco”, para que hagan contraste con la masa, que es densa y dulce.

El sabor gana muchísimo con el reposo, cada día que pasaba estaban más buenos, aunque es verdad que no han durado mucho, jajajaja.

Para mantenerlos en perfecto estado, guardadlos en un recipiente hermético.

Financiers Grosellas (8)

Fuente:

Encontré la receta en este blog italiano, el año pasado mientras buscaba recetas en las que utilizar las grosellas sobrantes de hacer esta otra receta.

Sorbete de ciruelas

En mi empeño por sacarle partido al préstamo de la heladera, aquí viene otra receta que no habría sido posible sin ella ¡sorbete de ciruelas! De los helados lácteos, pasamos a uno sin grasa, aunque con más azúcar, que puede llegar a ser incluso vegano si eliminamos la clara de huevo. Los sorbetes se pueden hacer de frutas, zumos u otros líquidos como infusiones, vinos o cócteles (estoy MUY tentada de hacer uno de mojito, jujujuju).

Por cierto, ¿sabéis que el origen de la palabra sorbete viene desde el árabe clásico šarbah, que significa trago y pasó al turco como şerbet, y de ahí al italiano sorbetto. Vaya viajecito ¿verdad? Se dice que lo trajo a Europa Marco Polo, pero de ahí a que sea cierto…

Sorbete Ciruelas (7)

La primera vez que vi fotos de este sorbete me llamó la atención el color rosa tan intenso. Confieso que pensé que había truco detrás de un color tan fuerte y llamativo y que, aunque no lo decían en los ingredientes, había colorante de por medio. Pero no, para sorpresa mía, al cocer las ciruelas la piel empieza a soltar jugo y al batirlo pasa de morado a este rosa tan increíble.

Ingredientes:

  • 500 g de ciruelas negras
  • 500 ml de agua
  • 200 g de azúcar
  • 50 ml de zumo de limón
  • opcional: 1 clara de huevo y una pizca de sal fina

Sorbete Ciruelas (5)

Elaboración:

Lavar, deshuesar y cortar en trozos las ciruelas.

Poner el agua en un cazo a fuego medio, añadir el azúcar y remover hasta que se disuelva.

Agregar las ciruelas cortadas y cocer a fuego medio hasta que empiecen a soltarse las pieles, unos 10 – 15 minutos.

Apartar del fuego y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Una vez esté frío, triturar con la batidora de mano o de vaso hasta que se forme un puré fino.

Batir la clara de huevo con una pizca de sal hasta que empiece a espumar, queremos lo que se llama estado “puntas blandas”, no llegar a tenerlas a punto de nieve. Aquí en Javi Recetas lo explican muy bien y con fotos.

Mezclar la clara con el zumo de limón y añadir al puré de ciruelas, removiendo bien para que se integre del todo.

Sorbete Ciruelas (1)

Refrigerar la mezcla en un recipiente con tapa, o cubierto con film, durante al menos 2 horas.

Seguir las instrucciones de la heladera para hacer el sorbete. Hay que dejar funcionar la máquina hasta que adquiere una textura consistente. Generalmente se tarda entre 15 y 20 minutos.

Sorbete Ciruelas (2)

Pasar el sorbete a un recipiente con tapa y dejar que acabe de coger consistencia en el congelador unas 2 o 3 horas.

Sorbete Ciruelas (3)

Sacar el recipiente del congelador, y hacer bolas como si no hubiera un mañana. Si es necesario, mojar la cuchara en agua caliente entre una y otra.

Sorbete Ciruelas (6)

Notas:

Recién salido de la heladera, está perfecto para comer si os gustan los sorbetes más “blanditos”. Tras dos horas de congelador, para mí es el punto perfecto, se pueden hacer bolas y mantienen la forma pero el sorbete no está duro.

Sorbete Ciruelas (4)

(Fijaos qué cuenquito tan monérrimo, el esmalte me quedó fatal, pero la decoración ❤ )

Al contrario de otros helados que he probado a hacer, este sorbete no se ha puesto duro como una piedra tras más de 12 horas en el congelador. Con sacarlo un rato antes y dejar que se temple, se hacen bolas fácilmente y además la textura es perfecta. Creo que es por la clara, que es opcional pero bastante recomendable si queréis una textura esponjosa en sorbetes de frutas.

Y hablando de clara, es importante que quede en esa textura de “puntas blandas” porque si llegáis a montarla se hace bastante difícil mezclarlo todo bien.

Nos salió bastante cantidad, así que hicimos un experimento llenando moldes de polos y calipos con el puré del sorbete. Funciona muy bien, por si no tenéis heladera pero queréis disfrutar del increíble sabor del sorbete de ciruelas.

Sorbete Ciruelas (9)

Si alguien lo hace por el método tradicional de congelar media hora, batir y repetir hasta que está listo, que me cuente qué tal funciona.

Confesión: Nos pudo el ansia en varios momentos del proceso.

  • Primero añadimos al puré de ciruelas todavía tibio, en el mismo vaso de la batidora, el zumo de limón y la clara después de mezclarlos entre sí y lo batimos unos segundos. Resultado: funciona, yo a partir de ahora lo voy a mezclar siempre así.
  • Después, en vez de dejar la mezcla en la nevera o enfriarla bien, la volcamos en la heladera directamente. Resultado: la mezcla se enfrió pero el hielo de la cubeta no fue suficiente para también congelarla, así que tuvimos que meterla en un recipiente y dejarla en la nevera mientras congelábamos otra vez la cubeta. Lo sentimos, nos equivocamos y no volveremos a hacerlo. Sorprendentemente, al día siguiente la mezcla seguía perfectamente estable y el sorbete se hizo sin problemas. O sea, que mal pero bien, no hubo que lamentar pérdidas materiales.

Ojo a la cantidad de azúcar que lleva. Obviamente son más sanos que los industriales porque podemos controlar la cantidad y la calidad de la fruta que llevan, pero sin olvidar que también llevan una cantidad enorme de azúcar. Que un día es un día y todo eso, pero a mí me sirve para ser consciente de ello. La próxima vez creo que aún reduciré un poco más la cantidad.

Sorbete Ciruelas (8)

Fuente:

Mezcla “a sentimiento” inspirada en estas dos recetas, una de Jamie Oliver de la que no me gustó que filtre la ciruela tras cocerla para no usar las pieles (a mí me gusta que haya trocitos en el sorbete) y de esta otra, que lleva demasiado azúcar para mi gusto y no pone la clara. Eso sí, explica otras formas de hacer sorbetes de ciruela que os pueden interesar.

Ensalada birmana con aliño de té verde fermentado

En verano no apetece demasiado encender los fogones, por eso las ensaladas y otras preparaciones frías se hacen las reinas de los menús cotidianos. Hay gente que cree que las ensaladas son aburridas, pero eso es porque no se paran a pensar en la multitud de posibilidades que hay más allá de la típica ensalada de lechuga, tomate y cebolla.

La propuesta que os traigo para ampliar vuestro recetario es una ensalada de inspiración oriental, con toques crujientes y un exótico aliño a base de té verde que hay que dejar fermentar unos días en la nevera antes de usarlo. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (9)

(El cuenco tan rebonito lo hice yo misma, 🙂 🙂 🙂 )

En Birmania, en el sureste asiático, son muy habituales las ensaladas de hojas de té fermentadas acompañadas de una selección de cosas crujientes como semillas, cacahuetes y legumbres tostadas. Yo no he ido a Birmania y tampoco he comido en ningún restaurante birmano, así que no sé cuánto se parece esta receta que os traigo a las originales. Lo que sí os prometo es un sabor muy exótico y diferente al que se le va cogiendo el punto después de la sorpresa inicial. Eso sí, si no os gusta experimentar demasiado en la cocina y sois más de sabores conocidos, no sé si será para vosotros, no digáis que no os he avisado.

Ingredientes:

Aliño de hojas de té verde fermentado (para un bote de unos 300 ml):

  • 1/2 taza de té verde de hoja entera (sencha, bancha…)
  • 3 dientes de ajo
  • 2 chalotas o media cebolla mediana
  • 2 cucharadas de jengibre fresco rallado
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 o 2 cucharadas de salsa de pescado (nos gustó más con 1)
  • 1 cucharadita de sal

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (1)

Ensalada:

  • Lechuga (tipo francesa, iceberg, romana…)
  • Semillas de girasol, calabaza, sésamo…
  • Cacahuetes tostados, pistachos…
  • Dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Rodajas de limón
  • 1 o 2 cucharadas de aliño de té verde fermentado por ración

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (5)

Elaboración:

Aliño de té verde fermentado:

Poner las hojas de té verde en un cuenco mediano, verter agua hirviendo por encima y dejar reposar 10 minutos.

Filtrar y enjuagar las hojas de té con agua fría, descartando las que no se hayan abierto al infundir y las ramitas que pueda haber. Volver a colocar las hojas en el cuenco, añadir agua fría hasta cubrirlas y dejar reposar al menos una hora. Pasado el reposo, filtrar y escurrir eliminando toda el agua posible.

Rallar el jengibre y picar fino los ajos y las chalotas.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (2)

Colocar las hojas de té escurridas junto con el resto de ingredientes del aliño en el vaso de la batidora y triturar hasta obtener una pasta más o menos homogénea y similar al pesto.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (4)

Guardar en la nevera en un frasco de cristal esterilizado. Dejar reposar como mínimo un día, aunque los sabores se hacen más pronunciados si lo dejamos fermentar al menos tres días.

Ensalada:

Pelar y laminar uno o dos dientes de ajo por comensal y freír en un poco de aceite de oliva hasta que empiecen a dorarse (ojo, que si se queman sabrán a rayos). Retirar enseguida de la sartén con una espumadera y dejarlos escurrir sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (6)

Lavar y cortar la lechuga y ponerla como base, agregar semillas, ajo frito, cacahuetes y pistachos al gusto.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (8)

Por último, agregar el aliño de té verde fermentado al gusto (mejor empezar por poco e ir añadiendo según lo probamos).

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (10)

Exprimir por encima un poco de zumo de limón y remover para mezclar bien.

Servir acompañado de rodajas de limón para acabar de aliñarlo al gusto.

Ensalada Birmana Aliño Te Fermentado (12)

Notas:

He leído que hay buenos sustitutos veganos de la salsa de pescado para hacer esta receta vegana, sin renunciar al tipo de sabores que aporta. También se puede cambiar, por lo que he visto, por salsa de soja, aunque el sabor será distinto, contadme si lo probáis.

Como nos vamos a comer las hojas de té verde, es importante que sean de hoja entera, de la mejor calidad posible y, obviamente, sin aromatizar para que no se altere el sabor. Los de mejor sabor suelen ser los japoneses, bancha, sencha… son suaves y con menor contenido en teína, cosa a tener en cuenta.

Si os da pena no aprovechar el té resultante se puede hacer una primera infusión durante 2 minutos (o lo que indique el té que uséis), filtrar y volver a añadir agua hirviendo dejándola reposar unos 8 minutos. Esa primera infusión la podéis usar para beber o para preparar algún batido, como éste o este otro, u otra receta, por ejemplo una variante de este pilaf.

Es poca cantidad, sale más o menos un bote estándar de los de mermelada, así que podemos esterilizar el bote en microondas, como explican aquí o por el método tradicional.

Yo suelo comprar los frutos secos crudos y los tuesto o frío en el momento, el sabor no tiene nada que ver. En este caso doré los cacahuetes en la misma sartén donde freí los ajos. Los pistachos los añadí cuando los cacahuetes ya casi estaban para darles un calentón.

El mezclillo de semillas lo compré en Mercadona para ponerlo en ensaladas, lleva pipas de girasol y calabaza y semillas de sésamo, lino marrón y amapola. Normalmente las compro por separado (pipas de girasol y calabaza, más que nada) pero en este paquete llevan una buena proporción de cada, me encanta. 🙂

Para emplatar, se puede hacer en un cuenco grande o colocar los ingredientes por separado en cuenquitos y que cada uno se sirva al gusto.

Fuente:

Es una versión de esta receta que encontré… no me acuerdo qué buscaba cuando la encontré, pero me alegro. Jajajaja. La primera vez no nos acabó de convencer del todo, así que la segunda vez que preparé el aliño aumenté la cantidad de té verde y chalota y reduje la de salsa de pescado. Me encantaría encontrar esa legumbre que usan, toor dal, seguiré buscando.