Polos cremosos de lima limón al jengibre

¡Marchando una de helados para sobrellevar los calores veraniegos!

Polos Cremosos Lima Limón (4)

Hace unas semanas me regalaron un dinerito por mi cumpleaños que gasté en algo frívolo pero absolutamente necesario, UNOS MOLDES PARA POLOS. En concreto, estos de Lekué:

Polos Cremosos Lima Limón (6)

Los regalos en metálico hay que gastárselos en cosas que te hubieran gustado como regalo, esto es así (Podéis apuntar eso para mi epitafio).

Y como podréis deducir, llevamos inmersos en una investigación heladística muy sesuda desde entonces, iréis viendo los resultados del estudio por aquí.

Los primeros que han pasado las pruebas (y con impresionantes notas, por cierto) son estos polos cremosos de lima-limón al jengibre. Pero basta de palabras, vamos al lío.

Ingredientes (para 4 polos):

  • 200 ml de leche
  • 150 ml de leche condensada (media lata de las de 370 g)
  • una lima
  • un limón
  • jengibre fresco (opcional pero MUY aconsejable)

Polos Cremosos Lima Limón (1)

Preparación:

(Atentos, que esto va a ser tan rápido y fácil que antes de acabar de leer ya estaréis pensando si tenéis los ingredientes necesarios)

Mezclar en un cuenco grande la leche con la leche condensada batiendo bien.

Pelar y rallar un trozo de más o menos 1 cm de jengibre fresco (la cantidad dependerá de lo fuertecitos que os gusten los polos, seguro que están buenos sin él pero yo creo que les da bastante chispa).

Lavar y rallar la piel del limón y la lima (más o menos entera la lima y un poco más de medio limón, pero según gustos).

Exprimir medio limón y media lima hasta tener unos 50 ml de zumo en total.

Polos Cremosos Lima Limón (2)

Añadir el zumo junto con las ralladuras de jengibre y cítricos a las leches y batir para repartirlo todo bien en la mezcla (al añadir el zumo la crema se espesa).

Polos Cremosos Lima Limón (3)

Rellenar los moldes de polos con la crema dejando un poquito por arriba sin llenar.

Congelar hasta que se hayan endurecido por completo (el tiempo varía según los moldes empleados, pero suele ser un mínimo de 6 horas).

Desmoldar mojando el exterior del molde con un poco de agua tibia, o incluso del tiempo.

¡Y a chupetear! Ya me diréis si no son unos de los helados más ricos que habéis probado.

Polos Cremosos Lima Limón (5)

Notas:

Lo importante en esta receta es el cítrico que “corta” la leche, creo que cualquier variante con naranja, mandarina o pomelo estarán riquísimos también  (como los vasitos de vitamina C que ya tengo publicados).

Os daréis cuenta de que las cantidades suman unos 400 ml, yo hago esa cantidad por comodidad aunque mis moldes son de 90 ml. Eso quiere decir que me sobra un poco de crema, pero no pasa nada, la congelo en un molde de silicona de los de hacer magdalenas. Tenedlo en cuenta para adaptar las cantidades a la capacidad de vuestros moldes. 🙂

Si no tenéis moldes para polos, podéis utilizar vasitos de plástico a los que ponerle palitos de madera. Para mantenerlos rectos basta con tapar el vasito con papel film o de aluminio y clavar el palito a través.

Bonus track: deberíais haberme visto emulando a Arquímedes para descubrir la capacidad en ml de una lata de leche condensada de 370 g cerrada, jajajajaja. BTW, La Lechera, creo que no os costaba nada añadirlo como dato, ¿eh? Luego con el bote vacío confirmé mi cálculo inicial (aprox. 300 ml). JÁ.

Fuente:

La idea inicial y las proporciones las saqué de esta receta, aunque haciendo mis inevitables modificaciones sobre la marcha, ya me conocéis.

Crema de alubias pintas para picoteo

Hoy os traigo una nueva crema de picoteo para añadir a la pequeña familia formada por el hummus, la muhammara, el baba ganoush y el byessar. Aunque he probado unas cuantas recetas más que me han gustado, no he podido fotografiarlas para el blog, pero tranquilos, irán cayendo.

Crema de alubias pintas para picoteo (1)

A mí, por los ingredientes, me recuerda a platos de la cocina mexicana o ecuatoriana más que al hummus y demás cremas de tradición mediterránea.

Creo que lo ideal sería hacer esta receta con alubias negras, pero no las había cocidas, así que usé rojas, que le han dado un color bastante pintoresco, jejejeje.

Ingredientes (4 personas):

  • 1/2 cebolla morada pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 400 g de alubias pintas/rojas cocidas (también valen negras)
  • 1 y 1/2 cucharadas de vinagre balsámico
  • 2 cucharadas de zumo de lima
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 2 cucharadas de cilantro fresco
  • 1 o 2 cucharadas de agua (opcional)
  • sal y pimienta
  • Decoración opcional: un par de cucharadas de cebolla morada picada, cilantro fresco picado, un chorro de aceite de oliva virgen extra…

Preparación:

Escurrir bien las habas en un colador y lavarlas con agua fría para eliminar el líquido que llevan.

(Por comodidad las suelo usar de bote, pero se pueden usar las que hayan sobrado de otra receta o cocerlas específicamente)

Pelar y picar el ajo y la cebolla.

Poner en el vaso de la batidora todos los ingredientes y batir hasta obtener una pasta homogénea.

Salpimentar al gusto y batir para homogenizar.

Dejar reposar unas horas en el frigorífico tapada con film (no es imprescindible, pero gana en sabor).

Servir en un plato o cuenco y acompañar de nachos y bastoncitos de verdura cruda, pan de pita, colines, regañás o pan tostado (lo que os apetezca, vamos, aunque con nachos está especialmente buena).

¡Y a mojar hasta dejar el plato limpio!

Crema de alubias pintas para picoteo (2)

Ideas:

Se podría machacar todo junto en un mortero. Este proceso, aunque es un poco más laborioso, le deja una textura más rústica y con trocitos de cebolla que a mí me gusta mucho.

Si os queda demasiado densa, se puede aligerar con un poco de agua, en mi caso, con una cucharada y media fue suficiente. Recomiendo añadir poco a poco el agua, batiendo entre medias, para poder controlar mejor la cantidad hasta tener la densidad que más os guste.

La cantidad de ajo y comino, como siempre, es orientativa y podéis modificarla a vuestro gusto.

Fuente:

La descubrí, a través de Pinterest, en este blog.

Pudin de pan aromatizado con té negro, lima y pimienta rosa

Hoy os traigo una versión especial de pudin de pan engalanada para lo ocasión con té, pimienta rosa y lima.

Seguro que después de los festines navideños os ha sobrado un montón de comida. Alguna la habréis congelado y otra la estaréis comiendo reciclada, pero hay cosas como el pan que se acaban quedando relegadas y al final corren el peligro de acabar en la basura. Para solucionar eso están las recetas de aprovechamiento como el pudin de pan.

Cuando se me ocurrió darle una vuelta a la receta añadiendo té, en la despensa tenía un té negro aromatizado con aceite de lima, pimienta rosa y pétalos de cártamo y caléndula, pero también podéis usar un té negro normal y mantener el resto de la receta o cambiar la pimienta rosa y la lima por otros ingredientes que os gusten más, como limón, naranja, canela… Es cuestión de experimentar.

Pudin Pan Aromatizado (9)

Ingredientes:

  • 400 ml de leche
  • 4 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 160 g de pan seco
  • 2 o 3 cucharadas de hebras de té negro
  • 1 lima
  • 8-10 granos de pimienta rosa
  • caramelo líquido

Pudin Pan Aromatizado (1)
Pudin Pan Aromatizado (2)

Preparación:

Hervir la mitad de la leche e infusionar durante 4 minutos el té, filtrar, completar hasta los 400 ml con leche fría.

Pudin Pan Aromatizado (3)

Trocear el pan seco en un cuenco grande y regar con la leche infusionada removiendo para que se empapen bien (cuanto más pequeños los trozos, antes se empaparán con la leche).

Pudin Pan Aromatizado (4)

Mientras el pan se ablanda, machacar en un mortero los granos de pimienta rosa lo más fino posible, batir ligeramente los huevos, rallar la piel de la lima y exprimir su zumo.

Precalentar el horno a 180 ºC.

Agregar al cuenco del pan el azúcar, los huevos, la pimienta rosa y la ralladura y zumo de la lima.

Pudin Pan Aromatizado (6)

Triturar la mezcla con una batidora hasta obtener un puré fino (queda bastante líquido, tranquilos, no os habéis pasado).

Pudin Pan Aromatizado (7)

Caramelizar un molde alargado para bizcochos y llenar con la mezcla de pudin (yo por pura pereza suelo hacerlo con caramelo líquido).

Hornear a 180 ºC, con calor arriba y abajo, sin aire y a media altura, durante 45-50 minutos (como siempre, dependerá del tamaño del molde, del horno…).

Si veis que se empieza a dorar demasiado, a partir de los 30 minutos de horneado podéis taparlo con papel de aluminio y seguir hasta los 45 minutos. Para un acabado más fino, se puede tapar desde el principio y así la corteza no se tostará y quedará más jugosa y blanquita.

Cuando haya enfriado, desmoldar con la ayuda de una espátula de silicona y volcar en una bandeja o plato alargado, de forma que el caramelo se derrame por el pudin (es por eso que viene bien ser generoso al caramelizar el molde, jajajaja).

Pudin Pan Aromatizado (8)

Se puede comer a temperatura ambiente aunque yo lo prefiero frío porque el sabor de la lima y el té es más pronunciado.

Ideas:

Es perfecto para desayunar o merendar, a mí me gusta con leche fría aunque con té calentito también está bueno.

Pudin Pan Aromatizado (10)

Se puede hacer sin batidora, desmenuzando el pan con las manos bien limpias, la textura es un poco más rústica ya que quedan algunos trozos de pan sin acabar de deshacerse por en medio, pero está igual de bueno.

La proporción de ingredientes es de 100 ml de leche, 25 g de azúcar y 40 g de pan por cada huevo, pero podéis aumentar la cantidad de pan por cada huevo a 50 g, aunque quedará más denso.

Como os comentaba al principio, haciendo cambios en los aromatizantes según vuestros gustos os saldrá cada vez un pudin diferente.

Fuente:

La receta base es la que usé para el pudin de pan tradicional que publiqué hace unos meses.

Vasitos de vitamina C

Este es un postre para vencer la astenia primaveral. Para pegarle una paliza y dejarla pensando en que mejor habría sido no cruzarse en vuestro camino. Y para ello solamente necesitáis leche condensada y cítricos, los que más os gusten, mejor si al menos la mitad son ácidos o amargos, para contrarrestar el dulzor de la leche condensada.

Como he usado naranjas sanguinas, mis vasitos salieron rosas, y a primera vista puede parecer que son de fresa. Según mi experiencia el color, y también el sabor, varía mucho según los cítricos que uséis, así que a experimentar hasta que encontréis la mezcla que más os guste.

Vasitos de vitamina C

Ingredientes: (aprox. para 6 vasitos)

– 1 lata de 370 g de leche condensada

– 4 naranjas sanguinas

– 1 naranja de mesa

– 1 limón

– 1 lima

Preparación:

Vaciar la leche condensada en un cuenco. Exprimir las frutas, y utilizar la lata como medida para añadir a la leche condensada dos medidas de zumo. Con unas varillas, o una cuchara, mezclar hasta que esté todo integrado.

Rellenar vasitos de cristal (como veis yo reutilizo los de los yogures) o cuencos pequeños con la mezcla.

Llevar a la nevera un par de horas para que cuaje un poco.

¡Y a comer!

Vasitos de vitamina C

Curiosidades:

Se pueden usar todo tipo de cítricos: pomelos, limones, mandarinas, naranjas… mejor cuanto más ácidos para que el resultado no sea demasiado empalagoso.

La cantidad de fruta necesaria depende de lo grandes que sean las piezas, de la cantidad de zumo que tengan y, por supuesto, de si sólo utilizáis el zumo o si añadís también la pulpa o parte de ella, esto dependerá de si os gustan los grumitos en los yogures. A mí me gusta encontrarme con trocitos y por eso le pongo al menos una parte.

Es una receta perfecta para aprovechar la leche condensada que sobre de otros postres, ya que sólo con medir la cantidad no tendremos más que añadir el doble de zumo.

Es un postre facilísimo de hacer, y si exceptuamos el momento de cortar la fruta, es ideal para hacerla con niños; mi hermano y yo la hemos hecho infinidad de veces con mi madre aprovechando que teníamos naranjo, limonero y mandarino en la huerta.

Si no lo vais a consumir inmediatamente es buena idea tapar los vasitos con un cuadrado de papel de aluminio para que no coja sabores extraños.

Aguanta tres o cuatro días en la nevera, más o menos como la leche una vez abierta, y notaréis que cada día el sabor a cítricos es más intenso.

Fuente:

Me la enseñó a hacer mi madre, y siempre que la hago me recuerda a mi infancia, 🙂