Chocolate con café y especias

No quiero que se termine el invierno sin publicar esta receta de chocolate caliente aromatizado con especias y un extra de cafeína. ¿Os suena apetecible? Creedme, lo es, y eso que yo no soy muy fan del café. Lo preparé para el desayuno del día de Navidad (acompañado de estos biscotti de avellana y cacao) y ahí estaba, en borradores esperando que me decidiese a terminar de editar las fotos.

Chocolate Cafe Especias (3)

Una de las mejores cosas de la vida es un buen chocolate caliente. No os digo más que cuando vivía en Pontevedra y me tenía que hacer un análisis de sangre, en lugar de ir al Hospital Provincial, que me quedaba al lado, iba al Ambulatorio porque había allí al lado una Chocolatería Valor en la que me reponía del disgusto (me aterrorizan las agujas) con un buen chocolate con churros. Para disgusto el que me llevé cuando la cerraron. Ains.

En general la tradición en España lo empareja con churros o porras, especialmente en el desayuno del día de Año Nuevo, pero se puede comer con roscón, bizcocho o incluso galletas. ¿Y que me decís de coronarlo con una buena bola de helado de vainilla? Basta, que se me hace la boca agua.

Vamos a por la receta, echadle un ojo a las notas si tenéis niños en casa, sois veganos o intolerantes a la lactosa. 😉

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 200 g de chocolate a la taza en tableta
  • 1 anís estrellado
  • 2 bolitas de pimienta de Jamaica
  • 2 vainas de cardamomo
  • 1 ramita de canela
  • 800 ml de leche, bebida vegetal o agua.
  • 200 ml de café

Chocolate Cafe Especias (1)

Preparación:

Preparar el café de la manera habitual (o un poco más cargado si queréis que se note más el sabor).

Calentar la leche o el agua en una olla.

Añadir la ramita de canela, el anís estrellado, la pimienta de Jamaica y el cardamomo y llevar a ebullición a fuego lento.

Dejar hervir 2 o 3 minutos, removiendo con una cuchara de madera para evitar que se forme nata.

Dejar reposar un par de minutos apartado del fuego y colar para retirar las especias.

Añadir el chocolate troceado, volver a poner la olla a fuego suave y remover con una cuchara de madera para ayudar a que se vaya derritiendo.

Cuando vuelva a hervir, cocer un par de minutos más sin parar de darle vueltas con la cuchara para que no se pegue al fondo de la olla.

Apartar del fuego, añadir el café caliente y remover con la cuchara de madera para mezclar homogéneamente.

Servir caliente y con algo rico para mojar.

Chocolate Cafe Especias (2)

Notas:

Cuando hago chocolate a la taza, suelo usar tabletas, generalmente de Valor o de Simón Coll, que ya lleva canela, así que si no queréis pasaros con ese sabor, es mejor quitar la ramita de la mezcla de especias.

Si queréis potenciar el aroma y sabor de las especias os recomiendo hacer el paso de infundir la leche previamente y dejarla enfriar unas horas sin retirar las especias. Yo lo suelo hacer por la noche y así la tengo lista para un chocolate matutino. 🙂

Como el café se añade al final del todo, si tenéis niños, podéis separar su parte del chocolate caliente y después cafeinizarlo para los adultos de la familia, jajaja. También podéis usar café descafeinado, si no queréis renunciar al sabor pero no podéis/queréis tomar cafeína por la causa que sea.

El chocolate a la taza se puede preparar con agua, así que si sois veganos o intolerantes a la lactosa, tenéis dos opciones (o quizá más) una, sustituir la leche por agua o dos, hacer esta receta con la leche vegetal de vuestra elección. El procedimiento será el mismo.

¡A disfrutar de un chocolate rico y energizante!

Fuente:

Improvisación sacando ideas de aquí y de allá, sin orden ni concierto, sin cantidades preestablecidas ni ingredientes obligatorios. Es más, os animo a que probéis vuestras propias mezclas de especias y que me las contéis en comentarios. 😉

Anuncios

Pudin de pan y chocolate sin lactosa

En el blog tengo ya un par de recetas de pudin de pan, el normal y uno aromatizado con té, es una forma de aprovechar pan seco a la que recurro mucho. Como hasta de lo que está rico y funciona de maravilla se aburre una, buscando cómo actualizar el clásico, llegué a esta otra variante que me ha encantado. Además de ser más vistosa y rústica, es mucho más sencilla de hacer y se manchan menos cacharros.

pudin-de-pan-y-chocolate-sin-lactosa-6

Lo preparé como postre para unas jornadas “gastroseriéfilas” que hacemos con unos amigos para ver series en comandita, una de las participantes es intolerante a la lactosa, así que me animé a probar con leche de avena en esta ocasión.

Los trocitos de chocolate (el que usé tampoco lleva lácteos) le dan el toque definitivo de ricochez a la receta, en serio, probadlo. El coñac o licor es opcional, pero muy muy muy recomendable por el aroma que aporta.

Ingredientes (molde de 20x30x5):

  • 220 g de pan seco
  • 100 g de chocolate para repostería
  • 600 ml de leche de avena
  • 2 cucharadas de coñac o ron (yo he usado caña paraguaya, jujuju)
  • 3 huevos medianos
  • 40 g de azúcar moreno
  • opcional (pero muy recomendable): 1 cucharada colmada de azúcar moreno para espolvorear
  • un poco de aceite de girasol para engrasar el molde

pudin-de-pan-y-chocolate-sin-lactosa-1

Preparación:

Cortar el pan seco en dados más bien pequeños, como de 2 o 3 cm.

Engrasar con aceite de girasol una bandeja o molde hondo de horno (el mío mide 20x30x5 cm, las cantidades están para este molde).

Trocear pequeñito el chocolate y repartir más o menos uniformemente sobre el pan (se puede usar chocolate en pepitas o gotas, pero a mí me gusta más picarlo, así hay trozos de distintos tamaños).

pudin-de-pan-y-chocolate-sin-lactosa-2

Batir los huevos, con la leche de avena y el azúcar moreno hasta que éste se disuelva y la mezcla sea homogénea. Verter sobre el pan procurando mojar todos los trocitos. Remover un poco si es necesario.

Cubrir la bandeja o molde con film transparente y dejar reposar en la nevera durante una hora por lo menos. Otra opción es que repose de un día para otro.

Sacar de la nevera, dejar que se atempere durante unos 10-15 minutos y destapar.

Precalentar el horno a 170 ºC.

Espolvorear por encima una cucharada de azúcar moreno (o incluso un poquito más si sois muy golosos) justo antes de meter el molde en el horno (no lo hagáis antes ya que se disuelve y no se forma la costra crujiente que buscamos sobre el pudin).

pudin-de-pan-y-chocolate-sin-lactosa-3

Hornear sin aire y a media altura, con calor arriba y abajo, a 170 ºC  durante 40-45 minutos. El tipo de molde y la altura que tenga el pudin influye en el tiempo de horneado (por ejemplo, si es bajito se hará antes y si es más alto tardará un poco más).

A partir de los 30 minutos se puede tapar con papel de aluminio si se empieza a tostar. Este pudin está más bueno si queda jugoso, así que es preferible no pasarse de horneado. Para comprobar el punto, al pincharlo con un palillo tiene que salir húmedo, pero no manchado.

pudin-de-pan-y-chocolate-sin-lactosa-4

Retirar del horno y dejar templar sobre una rejilla antes de servir. Se puede comer templado o frío.

¡Ya me contaréis qué os parece!

Notas:

Se puede hacer una variante deliciosa aromatizando la leche con té negro, sólo hay que hervir la mitad de la leche infundir en ella el té durante 4 minutos y filtrar. El resto del proceso es igual. En este caso podéis quitar el licor, aunque la verdad es que se complementan bien.

Por supuesto, la receta se puede hacer tal cual utilizando leche de vaca.

pudin-de-pan-y-chocolate-sin-lactosa-5

Fuente:

La idea la tomé del blog Horno y Adorno, aunque haciendo los cambios que os he comentado para eliminar la lactosa.

Guardar