Gachas de avena

Después de la Semana Santa y sus torrijas, su leche frita, sus buñuelos, sus pestiños… os traigo una propuesta de desayuno sano y nutritivo, gachas de avena, lo que los anglosajones llaman porridge.

Gachas de avena (6)

Las gachas son muy versátiles y fáciles de preparar, ya sea con leche, bebida vegetal o incluso agua. El endulzado es opcional y también hay distintas variantes: azúcar, panela, compota de frutas, dátiles, miel o siropes.

En esta casa somos… bueno, especialmente yo… muy fans de los desayunos y nos encanta experimentar y probar cosas nuevas. No sé a vosotros, a mí me aburre desayunar siempre lo mismo, así que las recetas que me ofrecen multitud de opciones tienen toda mi aprobación.

Ingredientes (para 1 cuenco):

Gachas base:

  • 3/4 de taza de leche o bebida vegetal (unos 180-200 ml)
  • 1/4 de taza de copos de avena (30 g)
  • 1 cucharadita de sirope o miel (opcional)
  • 2 cucharaditas de hebras de té (opcional)

Gachas de avena (1)

Sugerencia para completar el cuenco:

  • 3 orejones de albaricoque
  • 1/2 plátano
  • 10 almendras enteras, o una cucharada de almendras picadas
  • 1 cucharada de granos de granada

Gachas de avena (2)

Elaboración:

Calentar la leche a fuego fuerte (*), cuando esté a punto de hervir, bajar a fuego medio y añadir los copos de avena. Remover bien para que se empapen, tapar el cazo y dejar cocer, sin llegar a hervir, hasta que la avena esté cocinada. Dependiendo del tipo de avena que uséis y, sobre todo, de la consistencia que os guste, serán entre 10 y 15 minutos.

Gachas de avena (4)

Mientras se cocinan podéis cortar el resto de ingredientes, en pedazos más o menos grandes, según preferencias (**).

Colocar las gachas de avena en un cuenco amplio y añadir la fruta y frutos secos al gusto. También se puede añadir un poquito de sirope o miel si os parece que le falta dulce. Yo suelo añadir el edulcorante al final porque a veces, entre el azúcar de la bebida vegetal y el dulzor de las frutas, no es necesario ni conveniente añadir más.

Gachas de avena (7)

¡A desayunar y tener un buen día!

Notas:

Aunque la preparación es extra-fácil y rápida, si sois de los que apura el tiempo en la cama por las mañanas, u os levantáis con pocas ganas de cocinar a esas horas, podéis dejar la avena hidratándose en la leche toda la noche en la nevera (lo que en inglés se llama “overnight oats”, o avena de la noche a la mañana, jajaja) y pegarle un calentón al fuego o en el microondas, y listo. Si os gustan frías, ni eso hace falta, sólo remover un poco y añadir los ingredientes extra.

Y si vais de cabeza y necesitáis optimizar el esfuerzo, haced para varios desayunos y guardadla en un recipiente hermético en la nevera. La base preparada de las gachas de avena se puede conservar dos o tres días.

(*) El día que me puse a documentar la receta me apetecía darle una vuelta de tuerca más, así que aromaticé la leche con té (ya sabéis que me encanta experimentar con tés e infusiones). Si os apetece probar, sólo hay que calentar la leche, añadir el té y dejar infundir el tiempo indicado en el paquete, filtrar y continuar con la receta. Otra opción es hacerlo en frío, dejando el té en la leche toda la noche en la nevera.

Gachas de avena (3)

(**) Los ingredientes para completar la base son al gusto y ahí hay todo un mundo. En la receta he puesto lo que tenía en casa en ese momento que combinaba bien, pero podéis (y debéis) experimentar. Los cuencos de gachas admiten frutos secos, fruta fresca, chocolate, semillas, especias, granola, compotas e incluso yogur o queso fresco batido.

Mi recomendación es ir tirando de frutas de temporada, así nunca os parecerá que estáis desayunando lo mismo. Además las frutas de temporada suelen estar más dulces y así podéis prescindir de edulcorantes extra.

Gachas de avena (5)

Fuente:

En casa preparamos gachas desde hace bastante tiempo y, aunque en general las hacemos a sentimiento, las proporciones suelen ser las que pongo en la receta y a las que llegué más o menos a ojo.

Anuncios

Barritas de remolacha, frutos secos y semillas (Juego de Blogueros 2.0)

Mi propuesta para el último reto de 2018 son unas barritas energéticas de remolacha, frutos secos y semillas variadas. Son unos bocaditos ideales para un tentempié de media mañana o una merienda junto con un té, un vaso de leche o un zumo.

Barritas Energeticas Remolacha (11)

Aunque hubo un empate entre endivias y remolachas, desde el primer momento tuve claro que quería utilizar las segundas. La elección fue motivada principalmente por su color, ya que cuando hice estos gofres de remolacha y naranja, aluciné bastante con el poder colorante de esta raíz. Me queda pendiente cocinar las hojas, porque esta vez se me pasaron y no las pude aprovechar, y probar remolachas de otros colores, porque de momento sólo he visto la roja/morada.

Tengo guardadas unas cuantas recetas con remolacha que quiero probar, pero en esta ocasión me decanté por las barritas energéticas ya que en el estudio donde trabaja J. estuvieron este mes con la entrega de un proyecto y quise regalarles un bocado diferente para reponer energías.

Si os gustan este tipo de tentempiés, tengo otra receta en el blog que ahora que me acuerdo, quiero volver a preparar, jajajajaja.

Como siempre, al final os dejo la lista de participantes del reto, que seguro que han preparado cosas deliciosas.

Ingredientes (para 16/18 barritas):

Para la base:

  • 1 remolacha grande
  • 3 plátanos maduros
  • 200 g de copos de avena
  • 3 cucharadas de sirope de arce (*)
  • 100 g de frutos secos (**)

Barritas Energeticas Remolacha (1)

Para la cobertura:

  • 80 g de arándanos
  • 45 g de copos de avena
  • 50 g de frutos secos (**)
  • 10 g de copos de coco (opcional)
  • 50 g de semillas (***)
  • 1 cucharada de sirope de arce (*)
  • 50 ml de bebida vegetal (en mi caso, leche de almendras)

Barritas Energeticas Remolacha (2)

Elaboración:

Empezamos por la base de las barritas.

Lavar bien, cocinar y pelar la remolacha. En mi caso la cocí al vapor, entera y con piel, para que no perdiese jugo, y la pelé una vez cocida. He leído que asándola en el horno, en papillote y también entera, se consigue potenciar los azúcares y el color, quiero probarlo para otras ocasiones.

Barritas Energeticas Remolacha (4)

Trocear la remolacha cocida y triturarla bien junto con los tres plátanos, hasta obtener un puré homogéneo.

Barritas Energeticas Remolacha (5)

Triturar los frutos secos y añadirlos al puré de remolacha y plátano junto con los copos de avena y el sirope. Para una textura un poco más fina, procesar durante unos segundos en la trituradora después de integrarlo todo.

Barritas Energeticas Remolacha (6)

Precalentar el horno a 180 ºC.

Forrar con papel de hornear un molde rectangular o cuadrado (el mío es de 22×28 cm pero la receta decía que de 20×20).

Repartir la masa homogéneamente en el fondo de la bandeja y hornear a 180 ºC durante unos 8 minutos.

Retirar del horno y dejar reposar mientras preparamos la cobertura.

Trocear ligeramente los frutos secos y los copos de coco.

Combinar en un cuenco todos los ingredientes de la cobertura.

Barritas Energeticas Remolacha (3)

Volcar la mezcla sobre la base prehorneada repartiéndola bien para que los arándanos no se queden apelotonados.

Barritas Energeticas Remolacha (7)

Hornear de 12 a 15 minutos más a la misma temperatura hasta que la cobertura se empiece a tostar.

Retirar del horno y dejar enfriar en la bandeja.

Barritas Energeticas Remolacha (8)

Una vez frío, trocear en porciones individuales, ya sean barritas o cuadrados.

Yo corté una parte en barras y otra en cuadrados y salen entre 14 y 18 porciones, aunque si hacéis bocaditos más pequeños salen unos pocos más.

Barritas Energeticas Remolacha (9)

¡Y a recuperar energía!

Notas:

Mejor si la avena, al menos la de la base, es de la variedad suave, es decir, ya desmenuzada, porque así nos podemos ahorrar el tener que triturarla.

(*) No tenía sirope, así que lo sustituí por miel de azahar.

(**) Usé una mezcla, a partes iguales, de almendras, avellanas, anacardos y pistachos, tanto en la base como en la cobertura. Quizá me vine muy arriba con la variedad, la próxima vez creo que pondré sólo almendras y avellanas, aunque el toque verdecito de los pistachos es un plus estético. Podéis poner nueces, pacanas, cacahuetes… y a ver qué sale. También se pueden usar unos en la base, y otros en la cobertura.

(***) Ya puestos a ir a lo loco con la variedad puse, a partes iguales, semillas de calabaza, de chía, de lino dorado y un mezclillo que tenía por ahí que además de pipas de calabaza, también lleva de girasol, semillas de amapola, de lino marrón y de sésamo.

En mi caso, para la base no trituré los frutos secos, los desmenucé ligeramente con el mortero y los mezclé junto con el puré y el resto de ingredientes directamente en un cuenco, de forma que quedaron trozos de distintos tamaños en la masa. A mí me gusta así, pero podéis procesarlo un poco más.

Los copos de coco fueron una improvisación de último momento, pero la verdad es que es un sabor que le queda bastante bien. Si no encontráis copos, se puede usar coco rallado, pero no será lo mismo. Eso sí, intentad que no lleven azúcar añadido.

La receta original llevaba grosellas negras en lugar de arándanos, pero no encontré. Creo que cualquier fruto con un puntillo se sabor ácido puede valer, ya sean frambuesas, arándanos, grosellas… o incluso moras.

Barritas Energeticas Remolacha (10)

Fuente:

Saqué la receta de un blog vegano que encontré a través de pinterest. Inevitablemente, como es marca de la casa, hice un par de cambios para adaptar la receta a lo que yo tenía en la despensa.

Barritas Energeticas Remolacha (12)

Participantes:

Elvira: Ensalada de endivias con queso, membrillo y nueces
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Mónica: Crumble de remolacha y mandarina
Inma: Lomo de cerdo a la naranja con endivias
Maryjose: Tartaletas de endivias al roquefort

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Chocolate con café y especias

No quiero que se termine el invierno sin publicar esta receta de chocolate caliente aromatizado con especias y un extra de cafeína. ¿Os suena apetecible? Creedme, lo es, y eso que yo no soy muy fan del café. Lo preparé para el desayuno del día de Navidad (acompañado de estos biscotti de avellana y cacao) y ahí estaba, en borradores esperando que me decidiese a terminar de editar las fotos.

Chocolate Cafe Especias (3)

Una de las mejores cosas de la vida es un buen chocolate caliente. No os digo más que cuando vivía en Pontevedra y me tenía que hacer un análisis de sangre, en lugar de ir al Hospital Provincial, que me quedaba al lado, iba al Ambulatorio porque había allí al lado una Chocolatería Valor en la que me reponía del disgusto (me aterrorizan las agujas) con un buen chocolate con churros. Para disgusto el que me llevé cuando la cerraron. Ains.

En general la tradición en España lo empareja con churros o porras, especialmente en el desayuno del día de Año Nuevo, pero se puede comer con roscón, bizcocho o incluso galletas. ¿Y que me decís de coronarlo con una buena bola de helado de vainilla? Basta, que se me hace la boca agua.

Vamos a por la receta, echadle un ojo a las notas si tenéis niños en casa, sois veganos o intolerantes a la lactosa. 😉

Ingredientes (para 4 raciones generosas):

  • 200 g de chocolate a la taza en tableta
  • 1 anís estrellado
  • 2 bolitas de pimienta de Jamaica
  • 2 vainas de cardamomo
  • 1 ramita de canela
  • 800 ml de leche, bebida vegetal o agua.
  • 200 ml de café

Chocolate Cafe Especias (1)

Preparación:

Preparar el café de la manera habitual (o un poco más cargado si queréis que se note más el sabor).

Calentar la leche o el agua en una olla.

Añadir la ramita de canela, el anís estrellado, la pimienta de Jamaica y el cardamomo y llevar a ebullición a fuego lento.

Dejar hervir 2 o 3 minutos, removiendo con una cuchara de madera para evitar que se forme nata.

Dejar reposar un par de minutos apartado del fuego y colar para retirar las especias.

Añadir el chocolate troceado, volver a poner la olla a fuego suave y remover con una cuchara de madera para ayudar a que se vaya derritiendo.

Cuando vuelva a hervir, cocer un par de minutos más sin parar de darle vueltas con la cuchara para que no se pegue al fondo de la olla.

Apartar del fuego, añadir el café caliente y remover con la cuchara de madera para mezclar homogéneamente.

Servir caliente y con algo rico para mojar.

Chocolate Cafe Especias (2)

Notas:

Cuando hago chocolate a la taza, suelo usar tabletas, generalmente de Valor o de Simón Coll, que ya lleva canela, así que si no queréis pasaros con ese sabor, es mejor quitar la ramita de la mezcla de especias.

Si queréis potenciar el aroma y sabor de las especias os recomiendo hacer el paso de infundir la leche previamente y dejarla enfriar unas horas sin retirar las especias. Yo lo suelo hacer por la noche y así la tengo lista para un chocolate matutino. 🙂

Como el café se añade al final del todo, si tenéis niños, podéis separar su parte del chocolate caliente y después cafeinizarlo para los adultos de la familia, jajaja. También podéis usar café descafeinado, si no queréis renunciar al sabor pero no podéis/queréis tomar cafeína por la causa que sea.

El chocolate a la taza se puede preparar con agua, así que si sois veganos o intolerantes a la lactosa, tenéis dos opciones (o quizá más) una, sustituir la leche por agua o dos, hacer esta receta con la leche vegetal de vuestra elección. El procedimiento será el mismo.

¡A disfrutar de un chocolate rico y energizante!

Fuente:

Improvisación sacando ideas de aquí y de allá, sin orden ni concierto, sin cantidades preestablecidas ni ingredientes obligatorios. Es más, os animo a que probéis vuestras propias mezclas de especias y que me las contéis en comentarios. 😉

Polos de leche de almendras, té negro y mango

No todo van a ser helados con máquina este verano, hoy os traigo una receta de polos de té con fruta fresca. Al usar bebida vegetal de almendras como base salen unos polos más cremosos que los habituales con agua o zumo, sin dejar por ello de ser una receta vegana y apta para intolerantes a la lactosa. Si los van a tomar niños, podéis prescindir del té, saldrán muy ricos también.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (6)

Ya sabéis que me pirran los tés aromatizados, generalmente por los sabores añadidos… pero no voy a negar que también es una cuestión estética, creo que lo he dicho alguna vez ya, cuando las cosas de comer son bonitas, me parece que saben mejor, jajajaja. En el caso del té que usé para esta receta, uno negro de mango, me chifla ver el amarillo de los pétalos de girasol que lleva. Así soy, jajaja.

Ingredientes (para 4 polos de 90 ml aprox.):

  • 250 ml de leche de almendras
  • 1 cucharada y media de hebras de té negro
  • 1/2 mango maduro
  • 2 cucharadas de azúcar invertido (o 3 de azúcar normal)

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (2)

Elaboración:

Calentar en un cazo pequeño la leche de almendras. Justo antes de que rompa a hervir, apartar del fuego, añadir las hebras de té negro, remover bien y dejar reposar 4 minutos. Filtrar y dejar enfriar.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (1)

Pelar y picar en trozos pequeños medio mango.

Mezclar en un cuenco  el mango con la leche infundida y el azúcar.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (3)

Rellenar los moldes de polos procurando que los pedacitos de mango se repartan más o menos homogéneamente.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (4)

Meter en el congelador hasta que se hayan endurecido por completo, un mínimo de 4 horas, aunque el tiempo necesario puede variar.

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (5)

Mojar el exterior de los moldes bajo un chorro de del tiempo o tibia para que se desmolden más fácilmente (en mis moldes si vas con prisas se rompe la punta, o eso me han contado, no es que a mí me haya pasado, ¡qué va!…)

¡Y a rechupetear!

Polos Leche Almendras Te Negro Mango (7)

Notas:

Para aquellos que prefieran no encontrarse trocitos de fruta en los polos, se puede batir la mezcla antes de rellenar los moldes, estoy segura de que también estarán buenísimos.

Si no tenéis moldes, podéis usar vasitos de plástico y palitos de madera, el truco para que queden bien rectos es cubrir los vasitos con film transparente o papel de aluminio y clavar los palitos en el centro.

Aunque yo la utilicé de almendras, supongo que el resultado será parecido con otras bebidas vegetales. En casa las que más compramos son la de avena y la de almendra, aunque de vez en cuando cae alguna de arroz.

En lugar de té negro puro yo usé un aromatizado con mango. Esta receta se presta a hacer variantes con otros tés aromatizados y frutas que combinen bien con su sabor. Pueden ser frutas de textura similar al mango como el melocotón u otras completamente diferentes, por ejemplo frutos rojos (recordad la importancia del aliciente estético, jajajaja). Aprovechando que al final del verano hay muchas moras, yo haría la prueba. ¡Contadme si experimentáis!

Fuente:

Improvisación sobre la marcha con cosas que tenía en la nevera y la despensa.

 

Pudin de chía, fresas y chocolate (Juego de blogueros 2.0)

A puntito de dar la bienvenida a marzo, toca publicar la receta de este mes del juego de blogueros. Esta es mi cuarta participación y de momento han salido 4 frutas… ¿cruzamos los dedos para ver si marzo nos trae una hortaliza? Jajajajaja.

Al ver que estaban las fresas en la lista de opciones, supe que iban a ganar.  Yo no las voté porque a pesar de que la temporada de fresas empiece ahora para los agricultores onubenses gracias a los invernaderos, para mí es una fruta de plena primavera y nunca la compro antes de finales de abril. Pero la mayoría manda y he tenido que romper mis normas para participar en el juego este mes.

La verdad es que me apetecía hacer algo salado, pero no se me ocurrió nada que me apeteciese probar, y como el precio de las fresas en estas fechas no está como para ponerse a hacer experimentos, al final opté por una receta para desayuno que también vale para postre. Al final del post os dejo la lista de blogs participantes para que veáis qué se les ha ocurrido a ellos.

pudin-chia-fresas-chocolate-5

Creo que ya lo he dicho en más de una ocasión, pero soy una fan total del desayuno y me gusta mucho probar cosas nuevas que lo hagan menos repetitivo. Como por la semana es difícil tener tiempo para hacer cosas muy elaboradas, los pudins de chía (como este otro que publiqué hace un tiempo) son muy socorridos. Los dejas preparados por la noche y por la mañana están listos para tomar, un éxito.

Ingredientes (para 2 raciones de desayuno o 4 de postre):

Capa de pudin de chía y chocolate

  • 50 g de chocolate para postres
  • 250 ml de bebida de almendras
  • 3 cucharadas de chía

Capa de pudin de chía y fresas

  • 4 o 5 fresas maduras
  • 200 ml de bebida de almendras
  • 3 cucharadas de chía

Decoración

  • fresas
  • chocolate negro

pudin-chia-fresas-chocolate-1

Preparación:

– Capa de pudin de chía y chocolate

Poner la bebida de almendras a calentar en una olla pequeña a fuego suave.

Cuando esté templada, añadir el chocolate troceado y remover con una cuchara de madera hasta que se disuelva. No hay que dejar que se caliente demasiado.

Pasar a un cuenco, tapar y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Agregar la chía, mezclando bien con unas varillas para que no queden grumos. Dejar reposar 10-15 minutos y volver a remover (así no aseguramos de deshacer los grumos que puedan quedar).

Tapar el cuenco con film transparente y dejar en la nevera toda la noche.

– Capa de pudin de chía y fresas

Mientras enfría la bebida chocolateada, lavar y picar las fresas, ponerlas con la bebida de almendras en el vaso de la batidora y procesar hasta que no queden trocitos. La mezcla tiene que estar uniforme y espumosa (siempre me alucina el color rosa tan intenso que adquieren estas preparaciones con fresas).

Pasar a un cuenco, añadir la chía y mezclar bien con las varillas. Dejar reposar y volver a remover pasados 10-15 minutos (a por los grumitos rebeldes).

Tapar el cuenco con film transparente y dejar en la nevera toda la noche.

– Montaje de los vasitos

Por la mañana, remover con una cuchara el contenido de cada cuenco y repartir primero el pudin de chocolate y después el de fresa en 2 cuencos (si son de cristal, mejor, que por los ojos también se come, jajajaja) o 4 vasitos, si preferimos raciones más pequeñas.

pudin-chia-fresas-chocolate-2

Rallar un poco de chocolate negro sobre cada cuenco o vasito.

Lavar y filetear una o dos fresas por ración y rematar con ellas la presentación (en las fotos sólo lleva media fresa porque son vasitos pequeños y las fresas eran tirando a grandes).

pudin-chia-fresas-chocolate-3

Coger una cuchara y… (bueno, creo que a partir de aquí ya no hace falta explicaros el procedimiento, jajajajaja).

Notas:

La bebida de almendras se puede sustituir por cualquier otra bebida vegetal que os guste.

Se pueden cambiar las fresas por otras frutas de temporada, para ir variando de sabores a lo largo del año. Por el bien de la bonitez mejor si tienen colores intensos como los arándanos, las frambuesas, las moras… Seguramente con melocotón también esté bueno. Tomo nota para el verano.

Escribiendo el post se ha ocurrido que en vez de filetear la fresa y ponerla por encima, se podría picar en trocitos y mezclarla con la capa de pudin de fresa antes de ponerla en el vasito para que tenga tropezones.

Si os da pereza lo de tener que derretir el chocolate, puede funcionar utilizar cacao puro, simplemente habría que encontrar la cantidad idónea. Quizá con 2 cucharadas sea suficiente.

Si utilizáis un chocolate con menos azúcar y queréis subir un poco el dulzor, basta con añadir miel o algún sirope a la bebida vegetal antes de mezclarla con el resto de ingredientes.

Después de comprobar la cantidad de azúcar presente tanto en la bebida de almendras (3 g por cada 100 ml) y en el chocolate (46,7 por cada 100 g, definitivamente tengo que buscar un chocolate para postres con menos azúcar) decidí no añadir más azúcar. Sólo con estos dos ingredientes cada ración grande lleva unos 30 g de azúcar sin contar el presente de forma natural en las fresas, 30 g de los 50 que recomienda la OMS como máximo en adultos. No temáis, no voy a volverme una radical antiazúcar, es un ejercicio que recomiendo para ser más consciente de las cantidades que lleva lo que comemos habitualmente y tratar de reducir su consumo.

pudin-chia-fresas-chocolate-4

Fuente:

Este pudin de fresa y chocolate es una variante que hice a partir de este otro de frambuesa y chocolate que encontré buscando ideas para la receta de este mes.

Participantes del juego:
logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px
Laura y Samuel: https://aglutina2.wordpress.com/
María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Carlota: https://articuina.wordpress.com
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/
Carabiru:https://birulicioso.wordpress.com/
Fe: https://codigosecreto280.com/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Sandra: https://justfoodlovers.com/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Carolina: https://lasrecetasdecarol.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Jorge: https://mastercocinillas.com/
María: http://minscocina.blogspot.com.es/
Antxon: http://musloypechuga.com
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
Pamela: http://recetaseconomicasycreativas.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Kemberlyn: http://www.sonrisavegana.com
Melissa: https://soyrepostera.com/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/