Pan de espinacas y semillas de calabaza (Juego de Blogueros 2.0)

Después de unos meses sin lograr participar, vuelvo al Juego de Blogueros con esta receta de pan de espinacas y semillas de calabaza con harina integral de trigo y centeno.

Este mes hubo empate entre las espinacas y la calabaza como ingrediente estrella para las propuestas del reto. Soy bastante fan de ambos ingredientes y tengo recetas publicadas tanto con espinacas como con calabaza (aunque veo que últimamente anda un poco ausente del blog, hay que ponerle remedio a eso).

Me planteé hacer un combo, pero al final me pilló el día 28 y yo casi sin tiempo, sin los dos ingredientes principales y, sobre todo, sin idea de qué hacer, así que cuando la receta de un pan VERDE apareció ante mis ojos… decidí añadirle pipas de calabaza y, en un giro inesperado e incluso un poco fraudulento, hacer un combo. Jajajajaja.

Después de esta parrafada, sólo deciros que el pan es verde como se ve en las fotos, es muy jugoso y estáis tardando en probarlo.

Al final del post os dejo la lista de participantes de este mes, para que veáis el mucho juego que se puede sacar a un mismo ingrediente. En este caso, a un par de ingredientes. 😉

Ingredientes:

  • 300 g de espinacas frescas
  • 200 ml de leche entera tibia
  • 25 g de levadura fresca de panadería
  • 100 – 150 gramos de harina de fuerza
  • 400 g de harina integral (en mi caso, trigo y centeno)
  • 3 – 5 g de sal fina
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 100 g de semillas de calabaza
  • opcional: 15 g de semillas variadas y un poco de leche

Elaboración:

Separar un par de cucharadas de leche tibia y disolver en ella la levadura fresca de panadería.

Mientras la levadura va activándose, triturar las espinacas con la leche restante hasta obtener un puré fino.

Mezclar 100 g de harina de fuerza con la harina integral y la sal y formar un volcán dentro de un cuenco amplio.

Volcar en el hueco el puré de espinacas, el aceite y la levadura disuelta.

Mezclar bien para integrar todos los ingredientes.

Añadir las semillas de calabaza y seguir removiendo unos 5-7 minutos. La masa irá pasando de pastosa a elástica. Lo ideal es hacer esto con las varillas de amasado de la batidora, pero la nuestra es heredada y en algún momento se extraviaron, así que yo lo hago con un tenedor y un poco de brazo. 😉

Espolvorear harina de fuerza en una superficie de trabajo y volcar la masa.

Amasar durante otros 5-7 minutos, añadiendo más harina de fuerza si es necesario, hasta obtener una bola de masa suave y elástica (yo añadí unos 30 g de harina más en este proceso).

Colocar la bola de masa en un cuenco amplio, tapar con un paño limpio y dejar levar hasta que doble su volumen, unos 45-60 minutos.

Pasado este tiempo, untar con un poco de aceite de oliva el interior de un molde rectangular.

Desgasificar ligeramente la masa, formar un tubo de la longitud del molde, meterlo dentro y dejar levar por segunda vez, tapado con un paño limpio, durante unos 15-20 minutos.

Precalentar el horno a 250 ºC.

Untar la superficie con un poco de leche, espolvorear la mezcla de semillas y practicar un corte a lo largo de más o menos 1 cm de profundidad (yo me olvidé de este último detalle, jajajja).

Bajar la temperatura del horno a 200 ºC, calor arriba y abajo.

Introducir el molde en la altura más baja que permita el horno y pulverizar un poco de agua en la base y las paredes para crear vapor.

Hornear 25 minutos a esa temperatura, abrir, pulverizar un poco de agua más y continuar otros 10-15 minutos de horneado.

El pan está listo cuando la corteza está dorada y al golpear la superficie con los nudillos suena a hueco.

Retirar del horno, esperar 10 minutos y desmoldar, dejando enfriar el pan sobre una rejilla.

Una vez frío, ya se puede cortar sin problemas.

¡Espero que os animéis a hacer pan verde!

Notas:

En lugar de semillas de calabaza, se pueden usar nueces, semillas de girasol o alguna mezcla que os guste.

Para hacer pan vegano, simplemente hay que sustituir la leche por bebida vegetal o incluso agua.

Los 400 g de harina integral se pueden usar íntegros de la misma harina, o experimentar con distintas proporciones de varias. En mi caso usé 200 g de harina de trigo integral molida a la piedra y otros 200 g de harina de centeno integral.

Yo suelo mezclar los ingredientes en un cuenco antes de amasar por comodidad, así la masa se pega menos a la tabla y es más controlable, pero se puede hacer directamente en la superficie de trabajo. En este caso, las varillas de amasado no sirven a no ser que queráis montar la fiesta de la masa verde que invade vuestras cocinas.

Si tenéis panificadora, en la sección “fuente” tenéis la receta que usé como base y que explica todo el proceso para hacerlo con esa máquina celestial que necesito en mi vida. Creo que también se puede hacer pan en thermomix, pero ni idea de cómo.

Me imagino que en lugar de hacerlo tipo “pan de molde”, se podría cocer en forma de hogaza o barra, sería cuestión de probar y manejar los tiempos.

En lugar de pulverizar agua, en algunos otros panes he probado a poner un recipiente con agua apoyado en la base del horno o si cabe, en la misma rejilla. Que sea apto para horno, eso sí. 😉

Está buenísimo solo, con aceite de oliva, con mantequilla, con queso brie y confitura de pimientos asados, con salchichón ibérico… Riquísimo siempre.

Si queréis, se puede congelar. En ese caso, os recomiendo cortarlo en rebanadas, así podéis descongelarlo más rápido, por ejemplo, directamente en la tostadora. Tostado está delicioso también.

Fuente:

Cuando encontré esta receta, no me pude resistir a probarla a pesar de no tener panificadora (echadle un vistazo si tenéis ese aparato maravilloso). Dispuesta a todo, en un arranque de arrojo y valentía, improvisé una elaboración manual a partir de lo que recordaba de las instrucciones de un paquete de harina para pan que compré hace poco en Lidl, tomando prestados detalles del horneado de esta otra receta. El resultado, MAGNÍFICO.

Participantes:

Elvira: Calabaza con cebolla
Carabiru: Pan de espinacas y semillas de calabaza
Fe: Crema de calabaza y leche de coco
Mónica: Tosta de pesto de calabaza con espinacas
Maribel: Crepes de espinacas, setas y ricota
Natalia: Msemen de espinacas, hojas de col y parmesano
Maryjose: Creps de espinacas y langostinos
Sara: Bizcocho esponjoso de calabaza y almendras

Anuncios

Galletas saladas de espinacas y sésamo

Como os prometía en la publicación anterior, os traigo la receta para hacer unas galletas saladas de espinacas y sésamo. Son galletitas crujientes, lo que en inglés llaman “crackers”, muy sabrosas y con un color espectacular.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (9)

Siempre los he preparado para comer con hummus y similares, aunque también funcionan como aperitivo por sí solos. Por cierto, si os gustan este tipo de galletas saladas, tengo otras de cacahuetes y cerveza de chuparse los dedos.

Ingredientes:

  • 200 g de harina de trigo
  • 1 cucharadita y media de impulsor químico (7 g)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra (15 ml)
  • 4 cucharadas de agua (60 ml)
  • 75 g de espinacas frescas

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (1)

Elaboración:

Lavar y escurrir las espinacas. Batirlas junto con el agua hasta obtener un puré suave.

Mezclar en un cuenco la harina con el impulsor químico, la sal y las semillas de sésamo.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (2)

Añadir el puré de espinacas y el aceite, mezclar con una espátula y amasar ligeramente con la mano. Si la masa está demasiado pegajosa, añadir más harina poquito a poco hasta que deje de pegarse (*).

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (3)

Precalentar el horno a 200 ºC.

Estirar la masa con un rodillo sobre una hoja de papel de hornear o una lámina  antiadherente reutilizable (**). Cuanto más fina dejemos la masa, mejor.

Cortar la masa en porciones con un cuchillo afilado o un cortapizzas, y transferir la lámina con la masa a una bandeja de horno.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (4)

Hornear a 200 ºC durante unos 15 – 20 minutos (***), hasta que se empiecen a dorar y estén crujientes.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (5)

Dejar enfriar sobre una rejilla.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (6)

¡A comer! De verdad, son adictivas, yo no puedo parar cuando las hago.

Notas:

(*) Lo ideal es que la masa sea “jugosa” y húmeda pero no pegajosa. Yo tuve que añadir 20 g más de harina para conseguirlo y lo hice de cucharadita en cucharadita.

(**) Para evitar que la masa se pegue al papel al estirar con el rodillo se puede espolvorear con harina, tanto la lámina como el rodillo.

(***) El tiempo de horneado dependerá del grosor de la masa, cuanto más fina, más rápido estará lista, pero también del horno. Lo ideal es que se queden crujientes, y si la masa es gorda, se queda un poco como el pan. Echadles un ojo la primera vez para haceros una idea del tiempo necesario.

Además de con sésamo he probado a hacer estas galletas con pipas de girasol. Creo que una mezcla de semillas también puede funcionar bien, tengo que probar la próxima vez.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (7)

Guardadas en un recipiente hermético, estas galletas deberían durar un tiempo, aunque no tengo ni idea porque en casa siempre vuelan, jajaja.

Fuente:

Encontré la receta aquí. La verdad es que mis galletas quedaron con un color mucho más intenso que los suyas.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (8)

Sopa de habas, espinacas y huevo (Juego de Blogueros 2.0)

Una vez más estamos a último día del mes y toca… ¡la receta del juego de blogueros! Este mes, de las propuestas de productos de temporada que nos presentó Mónica, salieron vencedoras (sí, en plural) las habas y las espinacas. Fue inevitable, cuando me tocó votar, casi al límite del plazo, las espinacas estaban a un punto de las habas… y no hay cosa que más me guste que los combos, hacen los retos más interesantes ¿no os parece?

El caso es que nunca había comido habas con espinacas, pero intuía que iban a hacer buena pareja, y vaya si la hicieron. Es verdad que me costó encontrar las habas, se ve que a la hora que suelo ir a la frutería la gente ya ha arramblado con ellas y hasta hace poco más de una semana no logré encontrarlas. Total, que compré las habas, espinacas y una cebolla, que es como un pantalón negro, un fondo de armario básico. Ya en casa y con el tiempo apremiando, hice una búsqueda rápida y me decidí por una receta en la que los dos ingredientes del mes eran prácticamente todo lo necesario.

Como no sería yo si no hiciese modificaciones en las recetas desde antes de empezar a hacerlas, añadí a la ecuación la cebolla (os dije que era un fondo de armario estupendo) y el medio pimiento italiano que quedaba en la nevera. Me puse a cocinar, bastante escéptica con el resultado, todo sea dicho, y… ¡qué sorpresa la sopa tan rica que salió! Desde la primera cucharada tuve claro que ya tenía mi propuesta para el reto.

Sopa Habas Espinacas Huevo (4)

O sea, que mi propuesta de este mes es una sopa calentita y sanota, que hay que cuidarse, jajajaja. Estoy deseando ver qué han hecho el resto de participantes, es lo mejor de este juego. Os dejo la lista de sus blogs al final por si a vosotros también os pica la curiosidad.

¡Ah! Y si os encantan las espinacas, tengo un par de recetas aquí, y una crema de picoteo de habas, byessar, estupenda (aunque el día que hice las fotos la crema era de alubias, jajaja).

Cómo preparar una sopa con habas, espinacas y huevo

Ingredientes (2-4 raciones):

  • 50 g de cebolla
  • 50 g de pimiento italiano
  • aceite de oliva
  • 1 litro de caldo de pollo o verduras (o 1 pastilla + 1 litro de agua)
  • 150 g de habas frescas peladas (650 con vaina, más o menos).
  • 100 g de espinacas
  • 2 huevos
  • sal y pimienta al gusto
  • opcional: cebollino fresco picado

Sopa Habas Espinacas Huevo (2)

Elaboración:

Desgranar las habas, lavarlas un poco y reservar.

Picar la cebolla y el pimiento (siempre que voy a poner esto, busco cómo se llama el corte, y nunca lo tengo claro, ¿macedonia? ¿mirepoix?).

Sopa Habas Espinacas Huevo (3)

En una olla, poner un par de cucharadas de aceite de oliva y poner al fuego. Pochar la verdura picada hasta que la cebolla se ponga transparente.

Añadir el caldo de pollo (o la pastilla de concentrado y el agua, como ha sido mi caso) y llevar a ebullición.

Cuando hierva, añadir las habas y dejar cocer unos 5 minutos.

Mientras, lavar las espinacas. Se pueden usar las hojas enteras o cortarlas en trozos, al gusto (yo las puse enteras).

Pasados 5 minutos, añadir las espinacas a la sopa y seguir cociendo hasta que estén tiernas (en mi caso las dejé 10 minutos).

Batir ligeramente los huevos. Remover la sopa y agregar los huevos lentamente mientras seguimos dando vueltas con la cuchara, de forma que el huevo se cocine en el propio calor del caldo y se formen una especie de “madejas”.

Salpimentar y servir caliente.

Sopa Habas Espinacas Huevo (5)

Salpicar un poco de cebollino fresco picado por encima para un extra de sabor. 😉

Notas:

Como veis en los ingredientes, digo que salen de 2 a 4 raciones, todo depende de si es un plato único, un primero normal, o una sopa de entrante.

Siempre que compramos habas, me da una pena enorme la cantidad de vainas que se desperdician. Por curiosidad el otro día busqué, y hay recetas para aprovecharlas cuando no son pequeñas (para muestra un botón, o varios, jajaja). Todavía no he probado, pero la tempura me llama mucho.

Si queremos aprovechar las vainas, o facilitar su pelado, es útil usar un pelaverduras para retirar los laterales, donde están las hebras más duras.

Sopa Habas Espinacas Huevo (1)

El objetivo de este reto es usar productos de temporada, pero si no tenéis habas frescas, podéis usar congeladas, y las espinacas igual, aunque las hay frescas todo el año.

Para hacer de esta sopa una receta vegana, basta con usar caldo de verduras y no añadir el huevo.

El cebollino que tenía se me acabó en la primera prueba de esta sopa, y en las fotos no sale, pero os recomiendo mucho añadirlo, le da un sabor muy bueno. ¿Y por qué no compré más? Pues en parte por pereza, en mi supermercado habitual lo venden en unos manojos descomunales que tienes que picar y congelar para que no se acabe estropeando y como no tenía mucho tiempo para ponerme con eso después de hacer las fotos, decidí no comprarlo esta vez.

Sopa Habas Espinacas Huevo (6)

Buscando el origen de la receta, me parece que esta es una versión de una receta oriental ¿china? que lleva edamame en lugar de habas, salsa de soja y una pizca de aceite de sésamo. Tengo que probar.

Fuente:

En mi intento por usar los dos ingredientes del mes, acabé buceando en pinterest y encontrando un pin/receta que no enlaza a ninguna fuente. Como me da mucha rabia que la gente no acredite bien las imágenes/contenidos que usa, no voy a poner enlace. Eso sí, creo que es posible que esté sacada de este libro, que citan en esta receta que se parece bastante.  En cualquier caso, tampoco seguí la receta del pin al pie de la letra, añadiendo, ya de primeras, el sofrito de cebolla y pimiento a la ecuación. 😉

Participantes:

María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Vanessa: http://www.divertidoydelicioso.es/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Berta: https://dulceperonotanto.wordpress.com/
Mari Sol: http://elmenudemicocina.blogspot.com.es/
Elvira: https://plus.google.com/+ElviraPorcel
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Jorge: https://mastercocinillas.com/
Eva: https://pekandoconeva13.com/
Maribel: https://picoteandoideas.com/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Susanna: http://trumpi.blogspot.com.es/
Arantxa: https://unabrujaenlacocinablog.wordpress.com/
Sara: https://unaitalianaenlacocina.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Batido verde, muy verde

Hoy os traigo una receta sana y repleta de vitaminas para empezar el día con un extra de energía, un batido verde, de esos que se han puesto tan de moda. En casa no somos muy de seguir modas, pero en Paraguay nos aficionamos muchísimo a los batidos de frutas y al volver nos compramos una batidora de vaso para seguir con la nueva tradición. Uno de nuestras rutinas más habituales de desayuno es que mientras uno se ducha, el otro prepara un batido con las frutas y verduras que hay. Si el batido está más bueno de lo habitual, lo apuntamos. No solemos seguir recetas, pero a mí me gusta investigar las que hay para coger ideas de combinaciones posibles.

batido-verde-2

Los batidos verdes se hacen con alguna verdura de hoja, ya sean espinacas, lechuga, coles como la famosa kale, apio, perejil… que se mezcla con frutas y algún líquido, generalmente agua o bebida vegetal, pero también té o alguna otra infusión. A partir de aquí, lo que hace falta es imaginación y ganas de experimentar.

En esta receta yo he usado té bancha, que tiene un sabor suave y sutil. Se podría pensar que un sabor tan delicado pasaría desapercibido entre las espinacas y la fruta, pero lo cierto es que se va haciendo notar en cada sorbo de una forma muy agradable.

Ingredientes (2 vasos grandes):

  • 250 ml de té verde
  • 1 naranja
  • zumo de medio limón
  • 2 puñados de espinacas
  • 1 plátano grande

batido-verde-1

Elaboración:

Preparar el té la noche anterior, mejor si es de buena calidad (puede parecer que no, pero aporta mucho sabor y agradeceréis que sea bueno), y reservar para usar frío por la mañana. Una bolsita es suficiente, si es a granel, 2 o 3 cucharaditas.

Pelar y trocear el plátano y la naranja (si usáis batidora de mano, que los trozos sean tirando a pequeños).

Lavar y escurrir las espinacas.

Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora o licuadora (la mía es una batidora de vaso enorme llamada cariñosamente Felipa, jajajaja) y batir hasta que no queden grumos y se ponga espumoso (ya veréis qué color taaaaan rebonito, ains).

Servir en dos vasos grandes (dependiendo del tamaño de las frutas sale entre 600 y 700 ml) y beber disfrutando de cada trago. 😉

Notas:

Las naranjas mejor que sean bien sabrosas, eso es más fácil cuando están en temporada.

También se puede hacer con mandarinas o clementinas, 2 o 3 dependiendo del tamaño. O directamente cambiar de fruta y ver qué sale.

Ojo con los tiempos de infusión del té verde, se hace en 2 o 3 minutos, mucho más rápido que otras variedades y después amarga.

El plátano aporta suficiente dulzor, pero siempre podéis añadir un poco de miel o sirope.

También se puede usar fruta congelada para hacerlo más cremoso y refrescante.

Fuente:

La combinación de los 3 ingredientes principales, plátano, naranja y espinacas, me la encontré procrastinando en Pinterest. Después resultó que era de un batido proteínico, así que me quedé con la base y probé mi propia variación.

Sobres de aguacate, rulo de cabra y espinacas (Juego de blogueros 2.0)

Ya ha pasado un mes y aquí estoy con mi segunda participación en el Juego de Blogueros 2.0. Esta es la primera vez que he podido votar entre los ingredientes propuestos y uno de mis candidatos ha sido el elegido al final, el aguacate. Confieso que es una fruta que me encanta, soy una forofa total del guacamole, pero es que incluso la forma más simple de comer aguacate, untado en pan con un poco de sal, me parece un manjar.

El reto de encontrar una receta interesante tuvo una complicación extra, en marzo de 2015 salió el aguacate como ingrediente estrella, y por lo tanto me propuse descartar las recetas utilizadas en esa ocasión. Este inconveniente fue a la vez una ventaja, ya que me permitió investigar en las posibilidades y probar un par de cosas muy interesantes. Aunque la tentación del dulce fue fuerte (¡¡brownie de aguacate!!) conseguí mantenerme firme y probar sólo recetas saladas.

aguacate-rulo-cabra-espinacas-5

Después de un par de experimentos, se me ocurrió hacer empanadillas de masa filo. Como no lograba decidirme con el relleno, acabé haciendo unas cuantas variantes que llevé a las jornadas gastroseriéfilas semanales que tenemos con unos amigos. Se tomaron tan en serio su labor que incluso me hicieron sugerencias de mejora para alguno de los rellenos (con jurados así da gusto). Aunque hubo un serio competidor, al final la decisión fue unánime. Las mejores eran las de aguacate, queso de cabra y espinacas. De todas formas, creo que la variante mejorada que propusieron verá la luz en el futuro.

Al final del post podéis ver la lista de participantes por si os interesa ver de qué manera han cocinado ellos el aguacate.

Ingredientes (12 empanadillas):

  • 8 hojas de masa filo
  • 100 g de rulo de cabra
  • 1 aguacate
  • 60 g de espinacas baby
  • 6 chalotas o 1 cebolla mediana
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta negra

aguacate-rulo-cabra-espinacas-1

Elaboración:

Cortar en juliana las chalotas y rehogarlas en una sartén a fuego suave con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra (la idea es que se caramelicen un poco, sin quemarse). Reservar.

Separar dos láminas de filo y dejar el resto en el envoltorio bien cerrado. También se pueden tapar con un paño de cocina ligeramente humedecido (al aire la masa filo se reseca bastante rápido y se vuelve quebradiza, por eso hay que protegerla).

Extender una lámina en la superficie de trabajo, pincelar ligeramente con aceite de oliva, tapar con la otra lámina de filo y pincelar la superficie.

Cortar las hojas en 3 tiras por la parte más larga del rectángulo que forman.

Colocar una capa de espinacas baby dejando un margen de unos tres dedos en el extremo y más o menos dos en los bordes largos.

Cortar en rodajas un cuarto del queso y repartirlo sobre las espinacas de las tres tiras.

Filetear más bien grueso un cuarto del aguacate y colocarlo sobre los trozos de queso.

Rematar con un poco de chalota rehogada.

Doblar el extremo de la masa filo sobre el relleno y plegar los laterales por encima, ligeramente en diagonal. Enrollar el paquete formado y volver a plegar los laterales. Repetir hasta tener el paquete hecho con una forma similar a un sobre (es difícil de explicar con palabras, pero he intentado hacer la foto de forma que se vea el proceso que hay que seguir). Para ayudar a pegar las plegaduras, se pueden pincelar con un poco de aceite.

aguacate-rulo-cabra-espinacas-2

Repetir con toda la masa filo y el relleno.

Precalentar el horno a 190 ºC.

Colocar una hoja de papel de hornear en la bandeja del horno y distribuir los sobres sobre ella con el extremo final de la masa hacia abajo, para que no se abran. Pincelar con aceite de oliva.

aguacate-rulo-cabra-espinacas-3

Hornear a media altura a 190 ºC hasta que los sobrecitos estén dorados (unos 15-20 minutos, en mi horno a los 15 ya estaban). Dejar enfriar un poco en una rejilla hasta que estén templados (tened en cuenta que dentro estarán más calientes, ojo con las quemaduras).

aguacate-rulo-cabra-espinacas-4

Notas:

Yo la masa filo la compro en el supermercado de El Corte Inglés, normalmente la tienen siempre. En algunos sitios la tienen congelada pero mi experiencia con ella ha sido pésima y no la recomiendo.

En las fotos veis 3 chalotas en vez de las 6 que indico en los ingredientes. El caso es que la primera vez que las hice utilicé cebolla, pero cuando fui a repetirlas para fotografiar la receta, me había olvidado de comprar cebollas, así que, como las chalotas que había no llegaban para las 12 piezas, hice 6 con chalota y otras 6 con puerro rehogado. El veredicto, las tres versiones están buenas, cada una de ellas con su sabor particular, podéis usar el ingrediente que más os guste.

Si esta forma de hacer los paquetitos os parece complicada, en la receta de spanakopitas que publiqué hace un par de años tengo otra explicada ¡hasta con un dibujito! Jajajajaja. La verdad es que en los experimentos previos probé varios “empaquetados” distintos y para las fotos acabé eligiendo el que me pareció más bonito y cómodo para la cantidad de relleno que llevaba cada pieza.

Aunque lo ideal es comerlos recién hechos, si sobran están buenos fríos también, aunque pierden un poco de ese toque crujiente.

aguacate-rulo-cabra-espinacas-6

Fuente:

Me inspiré a medias en la receta de Spanakopita que os decía antes y a medias en una foto de un sandwich que vi en Pinterest, aunque reconozco que ni siquiera llegué a abrir la receta, simplemente vi que llevaba queso de cabra, espinacas y aguacate y me dije… ¡voy a probar esa combinación! Hum… ahora me entra curiosidad por saber qué más cosas llevaba ese sandwich, jajajaja.

Participantes del juego:

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/

Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com

Fran: https://cocinaryacomer.wordpress.com/

Fe: http://www.codigosecreto280.com/

Mónica: http://dulcedelimon.com

Inma: http://entre3fogones.com/

Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/

Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/

Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es

Antxon: http://musloypechuga.com

Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/

Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/

Taty: https://planetaty.wordpress.com/

Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/

Kemberlyn: http://www.sonrisavegana.com

Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/

Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/