Carpaccio de zanahoria y pepino

No he podido evitar la tentación de ponerle un nombre rimbombante a esta sencilla ensalada de pepino y zanahoria, jajajaja.

Pongamos que si emplatas la ensalada en una capa de rodajas muy finas, dispuestas decorativamente, le puedes llamar carpaccio. Así que esto de abajo, es un carpaccio:

Ensalada de rodajas de zanahoria y pepino

(Puse el plato torcido y ahora no puedo ver otra cosa, jajajaja)

Y si no tienes el día artístico, y lo mezclas todo en un cuenco, es una ensalada, como la de aquí abajo:

Al margen de debates lingüísticos, le llaméis carpaccio o ensalada, está buenísima y tenéis que probarla.

Pocos ingredientes, nada de calor en la elaboración y deliciosidad máxima, todo ello con 2 ingredientes más el aliño, que puede ser un simple chorrito de limón y sal, que es como yo la aliñé la primera vez que la hice, o añadir también un poco de aceite de oliva virgen extra y un poco de pimienta negra recién molida.

Ingredientes:

  • zanahorias
  • pepino
  • limón
  • opcional: sal, pimienta negra, aceite de oliva, hierbas al gusto…

Elaboración:

Lavar y pelar las zanahorias y el pepino.

Cortar en rodajas finas con una mandolina. Si no tenéis, como yo, sirve un pelapatatas o incluso un cuchillo bien afilado.

Aliñar con zumo de limón recién exprimido.

Salpimentar al gusto y añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Dejar reposar 5 minutos para que el limón impregne las rodajas.

¡Y chimpún! Lista para comer.

Notas:

Las cantidades son al gusto. En la ensalada de la foto de abajo, hay el pepino entero y sólo una zanahoria. ¿Sois más fans de las zanahorias? Pues poned más que pepino. ¿Al revés? Pues ya sabéis.

Cuenco de ensalada de zanahoria y pepino

Se puede usar vinagre de vino blanco, pero la verdad es que a mí me gusta más con limón, el sabor es más chispeante.

Fuente:

¿Qué hierbas le quedan bien? Pues yo creo que eneldo, sin duda. Es posible que perejil también, será cuestión de probar. Si son hierbas secas, lo mejor es mezclarlas con el zumo de limón antes de cortar las hortalizas, así van soltando sabor y aroma.

Estoy segura de que habrá recetas de esto mismo por ahí, pero lo cierto es que un día de verano (¿el pasado o el anterior? no recuerdo) abrí la nevera y sólo había pepinos y zanahorias, un par de limones y alguna otra fruta, seguramente. Hacía calor y no me apeteció nada salir a comprar, así que, para darle un aspecto más elegante a la ensalada de emergencia, corté rodajas con el pelapatatas. No hay que subestimar ni a la pereza (tengo el súper a dos portales del mío) ni a la creatividad, jajajaja.

Pan de espinacas y semillas de calabaza (Juego de Blogueros 2.0)

Después de unos meses sin lograr participar, vuelvo al Juego de Blogueros con esta receta de pan de espinacas y semillas de calabaza con harina integral de trigo y centeno.

Este mes hubo empate entre las espinacas y la calabaza como ingrediente estrella para las propuestas del reto. Soy bastante fan de ambos ingredientes y tengo recetas publicadas tanto con espinacas como con calabaza (aunque veo que últimamente anda un poco ausente del blog, hay que ponerle remedio a eso).

Me planteé hacer un combo, pero al final me pilló el día 28 y yo casi sin tiempo, sin los dos ingredientes principales y, sobre todo, sin idea de qué hacer, así que cuando la receta de un pan VERDE apareció ante mis ojos… decidí añadirle pipas de calabaza y, en un giro inesperado e incluso un poco fraudulento, hacer un combo. Jajajajaja.

Después de esta parrafada, sólo deciros que el pan es verde como se ve en las fotos, es muy jugoso y estáis tardando en probarlo.

Al final del post os dejo la lista de participantes de este mes, para que veáis el mucho juego que se puede sacar a un mismo ingrediente. En este caso, a un par de ingredientes. 😉

Ingredientes:

  • 300 g de espinacas frescas
  • 200 ml de leche entera tibia
  • 25 g de levadura fresca de panadería
  • 100 – 150 gramos de harina de fuerza
  • 400 g de harina integral (en mi caso, trigo y centeno)
  • 3 – 5 g de sal fina
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 100 g de semillas de calabaza
  • opcional: 15 g de semillas variadas y un poco de leche

Elaboración:

Separar un par de cucharadas de leche tibia y disolver en ella la levadura fresca de panadería.

Mientras la levadura va activándose, triturar las espinacas con la leche restante hasta obtener un puré fino.

Mezclar 100 g de harina de fuerza con la harina integral y la sal y formar un volcán dentro de un cuenco amplio.

Volcar en el hueco el puré de espinacas, el aceite y la levadura disuelta.

Mezclar bien para integrar todos los ingredientes.

Añadir las semillas de calabaza y seguir removiendo unos 5-7 minutos. La masa irá pasando de pastosa a elástica. Lo ideal es hacer esto con las varillas de amasado de la batidora, pero la nuestra es heredada y en algún momento se extraviaron, así que yo lo hago con un tenedor y un poco de brazo. 😉

Espolvorear harina de fuerza en una superficie de trabajo y volcar la masa.

Amasar durante otros 5-7 minutos, añadiendo más harina de fuerza si es necesario, hasta obtener una bola de masa suave y elástica (yo añadí unos 30 g de harina más en este proceso).

Colocar la bola de masa en un cuenco amplio, tapar con un paño limpio y dejar levar hasta que doble su volumen, unos 45-60 minutos.

Pasado este tiempo, untar con un poco de aceite de oliva el interior de un molde rectangular.

Desgasificar ligeramente la masa, formar un tubo de la longitud del molde, meterlo dentro y dejar levar por segunda vez, tapado con un paño limpio, durante unos 15-20 minutos.

Precalentar el horno a 250 ºC.

Untar la superficie con un poco de leche, espolvorear la mezcla de semillas y practicar un corte a lo largo de más o menos 1 cm de profundidad (yo me olvidé de este último detalle, jajajja).

Bajar la temperatura del horno a 200 ºC, calor arriba y abajo.

Introducir el molde en la altura más baja que permita el horno y pulverizar un poco de agua en la base y las paredes para crear vapor.

Hornear 25 minutos a esa temperatura, abrir, pulverizar un poco de agua más y continuar otros 10-15 minutos de horneado.

El pan está listo cuando la corteza está dorada y al golpear la superficie con los nudillos suena a hueco.

Retirar del horno, esperar 10 minutos y desmoldar, dejando enfriar el pan sobre una rejilla.

Una vez frío, ya se puede cortar sin problemas.

¡Espero que os animéis a hacer pan verde!

Notas:

En lugar de semillas de calabaza, se pueden usar nueces, semillas de girasol o alguna mezcla que os guste.

Para hacer pan vegano, simplemente hay que sustituir la leche por bebida vegetal o incluso agua.

Los 400 g de harina integral se pueden usar íntegros de la misma harina, o experimentar con distintas proporciones de varias. En mi caso usé 200 g de harina de trigo integral molida a la piedra y otros 200 g de harina de centeno integral.

Yo suelo mezclar los ingredientes en un cuenco antes de amasar por comodidad, así la masa se pega menos a la tabla y es más controlable, pero se puede hacer directamente en la superficie de trabajo. En este caso, las varillas de amasado no sirven a no ser que queráis montar la fiesta de la masa verde que invade vuestras cocinas.

Si tenéis panificadora, en la sección “fuente” tenéis la receta que usé como base y que explica todo el proceso para hacerlo con esa máquina celestial que necesito en mi vida. Creo que también se puede hacer pan en thermomix, pero ni idea de cómo.

Me imagino que en lugar de hacerlo tipo “pan de molde”, se podría cocer en forma de hogaza o barra, sería cuestión de probar y manejar los tiempos.

En lugar de pulverizar agua, en algunos otros panes he probado a poner un recipiente con agua apoyado en la base del horno o si cabe, en la misma rejilla. Que sea apto para horno, eso sí. 😉

Está buenísimo solo, con aceite de oliva, con mantequilla, con queso brie y confitura de pimientos asados, con salchichón ibérico… Riquísimo siempre.

Si queréis, se puede congelar. En ese caso, os recomiendo cortarlo en rebanadas, así podéis descongelarlo más rápido, por ejemplo, directamente en la tostadora. Tostado está delicioso también.

Fuente:

Cuando encontré esta receta, no me pude resistir a probarla a pesar de no tener panificadora (echadle un vistazo si tenéis ese aparato maravilloso). Dispuesta a todo, en un arranque de arrojo y valentía, improvisé una elaboración manual a partir de lo que recordaba de las instrucciones de un paquete de harina para pan que compré hace poco en Lidl, tomando prestados detalles del horneado de esta otra receta. El resultado, MAGNÍFICO.

Participantes:

Elvira: Calabaza con cebolla
Carabiru: Pan de espinacas y semillas de calabaza
Fe: Crema de calabaza y leche de coco
Mónica: Tosta de pesto de calabaza con espinacas
Maribel: Crepes de espinacas, setas y ricota
Natalia: Msemen de espinacas, hojas de col y parmesano
Maryjose: Creps de espinacas y langostinos
Sara: Bizcocho esponjoso de calabaza y almendras

Ensalada de puerro y espárragos al horno (Juego de Blogueros 2.0)

Esta receta de ensalada que os traigo creo que se va a convertir en un básico en esta casa. Ambos somos muy fans de las ensaladas y solemos hacernos unos cuencos gigantes que a veces nos saben a poco a pesar de su tamaño descomunal. Digo esto primero a sabiendas de que el blog no es un reflejo fiel de los hábitos culinarios de esta casa, puesto que sólo he publicado cuatro recetas de ensaladas (contando esta).

Que febrero tenga un par de días menos no es excusa para dejar la receta del JdB2.0 para el final, lo sé, pero ¿qué queréis? La vida manda y mi 2019 está siendo movidito. Aunque he publicado esta receta por lo fácil que era de preparar y fotografiar, la verdad es que una vez que la probé, supe que era la indicada. A veces creo que nos centramos demasiado en cosas complicadas y nos olvidamos de las recetas resultonas, rápidas y fáciles que te solucionan una comida con muy poco esfuerzo. Y esta ensalada de verduras asadas es justamente eso, una guarnición ideal para unos filetes, un poco de pescado a la plancha o incluso una tortilla.

Ensalada Puerro Esparragos Trigueros (9)

Cremosa por el puerro, crujiente por los espárragos y refrescante por el aliño, no puedo más que recomendárosla muy fuerte. En serio, animaos.

Si estáis buscando más recetas con puerros, os invito a visitar las propuestas de mis compañeros de reto, os dejo la lista al final de la publicación.

Ingredientes:

  • 1 puerro grande
  • 1 manojo de espárragos trigueros
  • 1 cucharada de piñones
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Ensalada Puerro Esparragos Trigueros (1)

Para el aliño:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • ralladura de piel de limón
  • 1 cucharadita de miel o sirope al gusto
  • 1 diente de ajo pequeño
  • sal y pimienta negra al gusto

Ensalada Puerro Esparragos Trigueros (4)

Elaboración:

Precalentar el horno a 220 ºC.

Limpiar y lavar bien el puerro para quitar la arena. Eliminar la capa exterior si está dura o deteriorada, la parte verde de las hojas y la raíz. (*)

Cortar el puerro en secciones de 1 cm aproximadamente.

Lavar y secar los espárragos. Cortar y descartar los extremos inferiores. Dejar los espárragos enteros o trocearlos al gusto.

Colocar los espárragos y el puerro en una bandeja de horno, puede ser directamente, sobre una hoja de papel de hornear o una de teflón reutilizable. Espolvorear un poco de sal, rociar con aceite de oliva virgen extra y remover para impregnarlo todo bien. Extender repartiéndoo todo bien de forma que no haya amontonamientos y todo se hornee por igual.

Ensalada Puerro Esparragos Trigueros (2)

Asar durante unos 5 o 6 minutos a 220 ºC. Retirar del horno, remover y volver a extender bien las verduras. En lo posible, intentar dar la vuelta para que se hagan por el otro lado. Hornear otros 6 o 7 minutos más hasta que se empiece a dorar.

Ensalada Puerro Esparragos Trigueros (6)

Dejar enfriar las verduras unos minutos y después colocarlas en un cuenco o bandeja de servir.

Tostar los piñones ligeramente en una sartén y espolvorear sobre las verduras.

Picar finito el ajo y mezclar junto con el resto de ingredientes del aliño en un cuenco. Batir para emulsionar y verter sobre la ensalada. Remover bien y dejar reposar al menos 10 minutos. (**)

Ensalada Puerro Esparragos Trigueros (5)

Se puede tomar tibia en el momento o conservar, bien tapada, en la nevera. Si optáis por la segunda opción es recomendable dejar que se atempere antes de consumirla.

Ensalada Puerro Esparragos Trigueros (8)

Notas:

(*) En casa guardamos la parte verde y dura de las hojas de puerro en el congelador para hacer caldo de restos de verduras. Voy guardando (limpios y lavados) los extremos de calabacín, peladuras de zanahoria, las hojas exteriores de repollo, cebolla, los extremos de los espárragos y otros descartes de verduras que no estén estropeados… Luego lo cuezo todo a fuego bajo hasta conseguir un caldo concentrado de verduras que uso en otras recetas.

(**) Soy fan total del zumo de limón en ensaladas, así que confieso que le puse más cantidad de la que indico en la receta. Valió la pena, la cremosidad del puerro asado en contraste con el sabor fresco y ácido del limón es un descubrimiento que me ha encantado.

Justo el día que preparé la receta, en mi supermercado decidieron tener los espárragos más pachuchos de todo el mes, qué injusticia. Acabé comprándolos porque se me echaba el tiempo encima, pero me dio mucha rabia, con lo que me gustan los espárragos.

Fuente:

La receta la encontré en este blog.

Participantes:

María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Elvira: https://www.asisecomeengranada.com/
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/
Inma: http://entre3fogones.com/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Eva: https://pekandoconeva13.com/
Maribel: https://picoteandoideas.com/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Galletas saladas de espinacas y sésamo

Como os prometía en la publicación anterior, os traigo la receta para hacer unas galletas saladas de espinacas y sésamo. Son galletitas crujientes, lo que en inglés llaman “crackers”, muy sabrosas y con un color espectacular.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (9)

Siempre los he preparado para comer con hummus y similares, aunque también funcionan como aperitivo por sí solos. Por cierto, si os gustan este tipo de galletas saladas, tengo otras de cacahuetes y cerveza de chuparse los dedos.

Ingredientes:

  • 200 g de harina de trigo
  • 1 cucharadita y media de impulsor químico (7 g)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra (15 ml)
  • 4 cucharadas de agua (60 ml)
  • 75 g de espinacas frescas

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (1)

Elaboración:

Lavar y escurrir las espinacas. Batirlas junto con el agua hasta obtener un puré suave.

Mezclar en un cuenco la harina con el impulsor químico, la sal y las semillas de sésamo.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (2)

Añadir el puré de espinacas y el aceite, mezclar con una espátula y amasar ligeramente con la mano. Si la masa está demasiado pegajosa, añadir más harina poquito a poco hasta que deje de pegarse (*).

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (3)

Precalentar el horno a 200 ºC.

Estirar la masa con un rodillo sobre una hoja de papel de hornear o una lámina  antiadherente reutilizable (**). Cuanto más fina dejemos la masa, mejor.

Cortar la masa en porciones con un cuchillo afilado o un cortapizzas, y transferir la lámina con la masa a una bandeja de horno.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (4)

Hornear a 200 ºC durante unos 15 – 20 minutos (***), hasta que se empiecen a dorar y estén crujientes.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (5)

Dejar enfriar sobre una rejilla.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (6)

¡A comer! De verdad, son adictivas, yo no puedo parar cuando las hago.

Notas:

(*) Lo ideal es que la masa sea “jugosa” y húmeda pero no pegajosa. Yo tuve que añadir 20 g más de harina para conseguirlo y lo hice de cucharadita en cucharadita.

(**) Para evitar que la masa se pegue al papel al estirar con el rodillo se puede espolvorear con harina, tanto la lámina como el rodillo.

(***) El tiempo de horneado dependerá del grosor de la masa, cuanto más fina, más rápido estará lista, pero también del horno. Lo ideal es que se queden crujientes, y si la masa es gorda, se queda un poco como el pan. Echadles un ojo la primera vez para haceros una idea del tiempo necesario.

Además de con sésamo he probado a hacer estas galletas con pipas de girasol. Creo que una mezcla de semillas también puede funcionar bien, tengo que probar la próxima vez.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (7)

Guardadas en un recipiente hermético, estas galletas deberían durar un tiempo, aunque no tengo ni idea porque en casa siempre vuelan, jajaja.

Fuente:

Encontré la receta aquí. La verdad es que mis galletas quedaron con un color mucho más intenso que los suyas.

Galletas Saladas Espinacas Sesamo (8)

Hummus de coliflor (Juego de Blogueros 2.0)

¿A vosotos también se os ha pasado enero volando? Este mes en el reto el ingrediente estrella ha sido la coliflor y yo, que tenía grandes ideas para hacerla brillar, he acabado haciendo un humilde hummus en el ultimísimo momento, prueba irrefutable de que es una receta ideal para cuando no tenéis mucho tiempo para cocinar.

hummus coliflor (5)

A pesar de ponerme el último día posible (literalmente, el 30 por la mañana), aproveché para hacer dos recetas a la vez y las galletas saladas verdes que veis en las fotos serán la próxima receta que publicaré. Si os interesa, estad atentos. 😉

La coliflor es una hortaliza a la que le empecé a pillar el gusto en la universidad, porque de pequeña traía a mi madre por la calle de la amargura cada vez que la cocinaba. Y cómo son las cosas que ahora me la como hasta cruda, jajajaja.

hummus coliflor (1)

Este mes quería experimentar y probar formas nuevas de cocinar coliflor, pero no ha podido ser. Me quedo con las ideas que barajaba para probar y publicar en el futuro, porque algunas prometen bastante, y seguramente añadiré a la lista un buen puñado de las que han propuesto mis compañeros del reto. Tenéis la lista de participantes al final del post.

Ingredientes:

  • 500 g de coliflor
  • 4 cucharadas de tahini (60 ml)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (45 ml)
  • 2 cucharadas de zumo de limón (30 ml)
  • 5 g de sal (un poco menos de una cucharadita)
  • 1 o 2 dientes de ajo (al gusto)
  • Para decorar: pimentón de la Vera y aceite de oliva virgen extra

hummus coliflor (2)

Elaboración:

Cocinar al vapor la coliflor, ya sea en microondas o en una olla con un cestillo. Una vez esté tierna, dejar enfriar destapada.

hummus coliflor (3)

Colocar los ramilletes de coliflor en el vaso de la batidora junto con el tahini, el aceite de oliva, el zumo de limón, la sal y el ajo picado. Procesar hasta obtener una crema suave y homogénea.

Pasar la crema a un cuenco, tapar con film y dejar reposar al menos una hora en la nevera.

hummus coliflor (4)

Antes de servir, dibujar surcos en la superficie del hummus con una cuchara, espolvorear un poco de pimentón de la Vera y añadir un chorrito de aceite.

Acompañar de bastoncitos de verduras crudas, regañás, pan tostado…

hummus coliflor (7)

¡Y a comer!

Notas:

Este hummus también se puede hacer para aprovechar coliflor cocida que haya sobrado.

Ojo con el ajo, yo le puse un diente demasiado grande, que encima parece cultivado en el mismísimo infierno, y me ha salido un hummus rabioso. He tenido que rebajarlo añadiendo 350 g más de coliflor y los equivalentes del resto de ingredientes, y aún así está fuerte. Es la primera vez que me enfrento a unos ajos así de mortales.

Si no os gusta o no tenéis tahini, se puede sustituir por la misma cantidad de yogur natural. Seguramente cambie la textura además del sabor, pero seguro que está muy bueno igualmente.

Si os gustan este tipo de elaboraciones, en el archivo tengo unas cuantas: hummus tradicional, muhammara, byessar, baba ganush, crema de alubias pintas, hummus de lentejas a la naranja… Somos tan forofos de estas cremas de picoteo que seguro que la familia sigue aumentando, jajaja.

hummus coliflor (6)

Fuente:

Sacada de aquí, aunque menos mal que no le hice caso con la cantidad de ajo, jajajaja.

Participantes:

María José: Crema de coliflor
Elvira: Pizza de coliflor
Carabiru: Hummus de coliflor
Fe: Muffins o magdalenas de coliflor
Mónica: Dumplins de coliflor y calabaza en caldo
Mari Sol: Pizza con base de coliflor
Inma: Coliflor con gambas en mayonesa de anchoas
Raxel: Pan de coliflor, parmesano y albahaca
Silvia K.: Crema de coliflor
Eva: Hamburguesas de coliflor
Maribel: Pizza con masa de coliflor
Maryjose: Cestitas de coliflor y huevo
Sara: Ensalada de coliflor y verduras con toque agridulce