Muffins veganos de naranja

Antes de que se nos caiga encima el calor veraniego, no quiero perder la oportunidad de compartir una receta de horno (porque luego a ver quién es el guapo que en Madrid y sin aire acondicionado se hace el valiente encenderlo, jajajaja).

Muffins Veganos Naranja (7)

La propuesta de hoy son unos muffins veganos, y por tanto sin huevos ni lácteos, aromatizados con naranja y una infusión frutal. En mi caso es una mezcla de naranja, fresa, manzana, hierba limón e hibisco, pero podéis experimentar con lo que tengáis en la despensa.  Pensaba que la miga iba a quedar roja, o rosada al menos, dado el poder colorante del hibisco, pero cuál fue mi sorpresa cuando al mezclar la masa empezó a oxidarse y desaparecer. Cosas que pasan.

No son las primeras magdalenas y muffins que preparo con tés e infusiones, de hecho en el blog tengo unas de cacao y té pakistaní que están de chuparse los dedos. Me gusta hacer estos experimentos porque siempre son una sorpresa para el paladar y en general la gente se sorprende mucho al probarlos.

Muffins Veganos Naranja (8)

Cómo preparar magdalenas veganas con infusión

Ingredientes:

  • 1 cucharada colmada de infusión (o una bolsita)
  • 70 g de azúcar
  • 10 gramos de azúcar invertido (o 15 de sirope vegetal al gusto).
  • 85 g de aceite de girasol
  • ralladura de piel de naranja grande
  • 3 cucharadas de zumo de naranja
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 240 g de harina

Muffins Veganos Naranja (1)

Glaseado opcional:

  • 2 cucharaditas de infusión ya preparada
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 40 g de azúcar glas

Muffins Veganos Naranja (5)

Con estas cantidades salen 12 magdalenas.

Preparación:

Hervir 250 ml de agua, separar del fuego y añadir la mezcla de infusión elegida y dejar reposar los minutos que sea preciso según la variedad (ojo, algunos tés se ponen amargos si te pasas de tiempo). Filtrar, separar 200 ml para la masa y reservar un poco de lo que sobre para hacer el glaseado.

Con la infusión todavía caliente, agregar el azúcar y el azúcar invertido, o el sirope que queráis usar, y remover hasta que se disuelva todo.

Añadir el aceite de girasol y la ralladura de piel de naranja, remover con las varillas y dejar enfriar.

Muffins Veganos Naranja (2)

Mientas enfría, tamizar la harina en un cuenco grande.

Disolver el bicarbonato en el zumo de naranja (mejor si es recién exprimido, pero vale de bote también) y añadir a la infusión, ya fría.

Volcar la mezcla líquida sobre la harina tamizada removiendo con unas varillas o una espátula de silicona hasta integrar todos los ingredientes y obtener una pasta uniforme. No hay que batir, sólo remover hasta que no queden grumos.

Muffins Veganos Naranja (3)

Dejar reposar la masa mientras precalentamos el horno a 190-200 ºC.

Preparar las cápsulas de papel sobre un molde para magdalenas, también se pueden hornear directamente en molde metálico previamente engrasado con aceite de girasol, moldes de silicona o cápsulas dobles sobre una bandeja de horno, aunque de esta forma van a quedar más chatas.

Llenar las cápsulas hasta 3/4 partes de su capacidad.

Muffins Veganos Naranja (4)

Hornear a 190-200 ºC a media altura durante unos 15-20 minutos, hasta que hayan subido y estén firmes y dorados. El tiempo es orientativo, como siempre depende mucho del horno. Para saber cuándo están listas, al pinchar con un palillo si sale limpio, están listos.

Muffins Veganos Naranja (6)

Sacar los muffins del horno y dejarlos enfriar sobre una rejilla metálica.

Si no los queréis glasear, aquí se acaba la receta, dejáis que se enfríen y ya podéis daros un banquete. Si queréis innovar un poco, os sugiero un glaseado fácil y rápido.

Tamizar el azúcar glas en un cuenco pequeño, agregar 2 cucharaditas de infusión, de la que reservamos al principio, y una cucharadita de zumo de limón. Remover bien con un palillo hasta que no queden grumos de azúcar.

Hay varios formas de glasear: El menos laborioso consiste en verter una cucharadita de la mezcla por encima de cada muffin. Yo usé un palillo para hacer líneas dejando caer hilillos, pero también se puede colocar el glaseado en una bolsa de congelar limpia, cortar un trocito de la esquina y hacer dibujos como si fuera una manga pastelera, que creo que es el método que usaré la próxima vez.

Una vez aplicado el glaseado, dejar secar hasta que se endurezca.

Muffins Veganos Naranja (12)

Si podéis aguantaros las ganas, dejad que reposen de un día para el otro, ganan mucho sabor. 😉

¿Qué os han parecido?

Muffins Veganos Naranja (9)

Notas:

Se pueden añadir trocitos de fruta, por ejemplo, fresas. En ese caso, os sugiero rebozarlas con un poco de harina antes de incorporarlas a la masa para evitar que se vayan al fondo. Si las fresas son pequeñas, se puede hundir una en el centro de cada muffin después de rellenar las cápsulas.

Si usáis infusión de menta, una opción, aunque está muy buena con naranja, es sustituir el zumo por zumo de limón.

Muffins Veganos Naranja (10)

Fuente:

Es una versión de una receta del libro “El arte de cocinar Magdalenas” de editorial Parragon.

Anuncios

Extracto de naranja (Juego de Blogueros 2.0)

Marzo toca a su fin y llega la receta del Juego de Blogueros para darle la despedida. Este mes el ingrediente elegido por votación popular fueron las naranjas, que están justo terminando la temporada. A lo largo del mes investigué un poco para hacer algo diferente e incluso probamos alguna receta nueva que cumplió expectativas, pero, a la hora de la verdad, me pudo la vagancia y por eso traigo una receta sencillita. Mi propuesta es algo que no me había planteado hacer pero que surgió casi por casualidad al ver los ingredientes de otras recetas, extracto de naranja.

Extracto Naranja 08

Hay todo un mundo en los ingredientes para aromatizar preparaciones, y los extractos son uno de los recursos. En mi despensa hay de vainilla y de azahar, ambos comerciales. Como leo mucho por ahí que ni punto de comparación, quiero probar a hacer extracto de vainilla casero, pero no me hago al ánimo nunca, a ver si le pongo remedio. En el mundo de los aceites aromatizados sí he hecho un par de pinitos, concretamente de limón (buenísimo en ensaladas y bizcocho) y de albahaca (genial para darle un punto a la pasta).

Que me enrollo. Para el extracto de naranja se utiliza el alcohol como base porque los aceites esenciales de su piel no son solubles en agua pero sí en alcohol. Se suele usar un alcohol de sabor neutro como el vodka, pero lo que yo tenía a mano era aguardiente blanca casera, a la que no estábamos dando salida, así que eso he usado. Cuando en una semana lo pruebe, editaré para contar qué tal el experimento. EDITO: Como era de esperar, sabe un montón a aguardiente, pero a aguardiente de naranja, muchísimo. Por tanto, aunque creo que sí hay que hacerlo con vodka, por sabor, color y aroma, el resultado es aceptable, tengo pendiente hacer algún bizcocho y añadir extracto a ver qué tal. 🙂

Como siempre, el resto de participantes del reto los encontraréis al final de la receta. Si os gustan las preparaciones con naranja, os animo a daros un paseo, seguro que vale la pena.

¿Cómo se hace extracto de naranja casero?

Ingredientes:

  • 150 ml de vodka (aguardiente blanca en mi caso)
  • 75 ml de agua
  • la piel de dos naranjas

Extracto Naranja 01

Elaboración:

Esterilizar un frasco de cristal con tapa hermética y dejarlo secar.

Lavar bien y secar las naranjas.

Pelar las naranjas con un pelador o un cuchillo afilado, intentando que quede la mejor cantidad de parte blanca posible para que el extracto no amargue.

Extracto Naranja 02

Picar en trozos las peladuras y colocarlas en el frasco esterilizado.

Añadir 1 parte de agua por cada 2 partes de vodka/aguardiente hasta rellenar el frasco.

Extracto Naranja 03

Cerrar el frasco, agitar bien y dejar que macere en un lugar oscuro y fresco durante una semana. Lo ideal es sacudir el bote un par de veces a lo largo de los primeros días para que todo el alcohol vaya aromatizándose.

Extracto Naranja 04

Pasada una semana, abrir y probar (solo una pizca, ¿eh? jajajaja) para ver si el sabor se ha transmitido. En caso afirmativo,retirar las peladuras, filtrar y guardar el extracto en un frasco esterilizado de cierre hermético para que no se evapore.

Extracto Naranja 06

¡Listo! Ya se puede usar en bizcochos, panes, galletas… 🙂

Notas:

Métodos para esterilizar recipientes de cristal aquí y aquí.

El mismo método sirve para hacer extractos de otros cítricos y aprovechar sus pieles. Yo tengo ganas de probar de limón también. Qué rico.

Por cierto, como mi pelador sacaba una capa tan fina de la piel, al cortarla en trocitos con el cuchillo se desperdiciaba un montón de juguito, así que opté por hacer peladuras más pequeñas y ponerlas enteras.

Las proporciones agua/alcohol se pueden variar, cuanto más alcohol, más fuerte será el extracto porque más cantidad de disolvente para los aceites esenciales habrá. Yo he usado esta vez 1/2, pero quizá en próximos experimentos reduzca la cantidad de agua.

Es recomendable etiquetar los botes con los ingredientes y la fecha de elaboración.

Al llevar tanta cantidad de alcohol, no hay excesivo problema de conservación, así que se puede guardar a temperatura ambiente durante bastante tiempo.

Extracto Naranja 07

Fuente:

A caballo entre este post y este otro, donde además hay recetas para otros extractos.

Participantes:

María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Carlota: https://articuina.wordpress.com
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Vanessa: http://www.divertidoydelicioso.es/
Mónica: http://dulcedelimon.com
José Fernando: https://elemparrao.wordpress.com/
Elvira: https://plus.google.com/+ElviraPorcel
Inma: http://entre3fogones.com/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Eva: https://pekandoconeva13.com/
Thais: http://www.recetariosano.com/es/recetas
Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Gisela: https://tuhoradelamerienda.wordpress.com/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Azúcar invertido

Seguro que más de una vez en alguna receta os habéis encontrado este ingrediente, especialmente en helados, bollería e incluso masas fermentadas.

Azucar Invertido (2)

El azúcar invertido se obtiene por hidrolización de la sacarosa (azúcar) en sus dos subunidades, fructosa y glucosa. En wikipedia tenéis una explicación más amplia, aquí me limitaré a decir que el método de obtención lo haremos a partir de un ácido, añadido a alta temperatura, que se neutralizará con una base que baja el PH cuando se templa. Así escrito parece muy complejo, pero no tiene dificultad.

Si os estáis preguntando dónde conseguís el ácido y la base para este experimento de química básica, no os alarméis, resulta que es más común de lo que pensáis. La base no es más que bicarbonato sódico, y como ácido sirve ácido cítrico, o tartárico y málico.

Aunque  lo más común en repostería son los sobres de impulsor químico tipo Royal, en los que todos los ingredientes van juntos, también hay otros que van en sobres pareados, generalmente con uno coloreado, el que lleva el bicarbonato sódico. Se los conoce como gaseosillas, gasificantes, litines, sodas…  En muchísimas recetas he visto los de Hacendado, pero también hay marcas mucho más “vintage”, como El Vesubio, El Tigre… Yo no los conocía, pero resulta que fueron muy comunes en las casas de nuestros padres y abuelos, ya que sirven para hacer soda casera, ya sea como refresco o como digestivo.

En webosfritos os cuentan un poco más. Como os digo, yo no los había usado nunca y llegaron a mi despensa de la mano de la madre de J. que vio el paquete en el supermercado y lo compró para recordar viejos tiempos.

Ingredientes (para unos 370 ml):

  • 350 g de azúcar
  • 150 g de agua
  • 1 gaseosilla (dúo de gasificantes, litines, sodas…)

Azucar Invertido (1)

Elaboración:

Mezclar el azúcar con el sobre de ácido (el blanco) y añadir el agua, removiendo para disolverlo.

Llevar a ebullición a fuego medio, y retirar del fogón cuando rompa a hervir.

Dejar templar (según wikipedia cuando baje de 80 ºC ya se puede, pero yo lo dejé hasta que estuvo tibio), añadir el sobre de bicarbonato sódico (el coloreado) y remover para integrarlo bien en el jarabe.

Azucar Invertido (3)

En este punto, debería empezar a burbujear, y bastante, por la reacción del bicarbonato con el ácido. No pasa nada, es lo normal, la efervescencia se irá reduciendo y las burbujas desaparecerán, dejando un jarabe espeso y con un tono ligeramente dorado.

Guardar en un frasco de cristal limpio. Se puede conservar tanto a temperatura ambiente como en la nevera.

Notas:

En algún sitio he leído que el agua del grifo no sirve, pero es la que yo utilicé y funcionó sin problema.

El azúcar invertido tiene unas cuantas propiedades que lo diferencian del común:
– Por una parte, es un líquido ligeramente espeso.
– Impide la formación de cristales de agua por debajo de 0 ºC, por lo que viene bien en la elaboración de helados (ya sabéis por dónde van a ir los tiros en próximas recetas, jejejeje) ya que quedará una textura más fina y suave, sin ponerse duro.
– Retiene la humedad, por lo que los bizcochos, bollos y panes se mantienen tiernos y jugosos más tiempo (ojo, que en sitios con tan poca humedad ambiental como Madrid, esto es algo a tener en cuenta).
– Hace que las preparaciones horneadas adquieran más color y brillo.
– Favorece la fermentación de las masas, ya que las levaduras se alimentan con más facilidad de glucosa y fructosa que de sacarosa. Subirán más y en menos tiempo, haciendo que sean también más esponjosas.
– Endulza un 30% más que el azúcar común (ojo a esto, no se puede sustituir directamente el azúcar por la misma cantidad de azúcar invertido).

Según el tipo de preparación, hay unas proporciones adecuadas de sustitución, nunca se elimina del todo el azúcar normal:
– Para masas de fermentación, o sea, con levadura: del 50-70%
– Para bizcochos, magdalenas, bollos, etc: del 10-20%
– Para helados: varía, hay quien dice que un 25% y quien usa hasta un 80%.

Dado que el poder endulzante del azúcar invertido es un 30% mayor, esto quiere decir que 100 g de azúcar invertido endulzan tanto como 130 g de azúcar normal. Para hacer las sustituciones hay que echar mano de un poco de matemática básica, pero nada complicado:

100 g de azúcar invertido —————– 130 g de azúcar normal
X g de azúcar invertido ——————- 100 g de azúcar normal
X= (100×100)/130 = 77 g de azúcar invertido

Pero esto sería para sustituir todo el azúcar normal por invertido, y nosotros tenemos unas proporciones indicadas. Bien, imaginemos que vamos a hacer un helado que lleva 140 g de azúcar y vamos a sustituir un 25% por invertido, lo primero es saber qué cantidad de azúcar normal vamos a retirar:
140 g ——————– 100%
X g ———————- 25%
X=(25×140)/100= 35 g

Pero como si ponemos directamente 35 g de azúcar invertido, saldrá demasiado dulce, habrá que calcular la cantidad necesaria:
100 g de azúcar invertido —————– 130 g de azúcar normal
X g de azúcar invertido ——————- 35 g de azúcar normal
X= (35×100)/130 = 27 g de azúcar invertido

Habrá que poner, entonces, 105 g de azúcar normal y 27 g de invertido.

Probablemente estéis pensando que vaya rollo, qué dificultad… os voy a dejar las reglas de tres preparadas para cualquier porcentaje y cantidad:

Primero, hay que saber la cantidad de azúcar normal a retirar, depende del porcentaje:
X= (Porcentaje a sustituir x Cantidad de azúcar normal de la receta)/100

Una vez tenemos esa cantidad a retirar, podemos saber su equivalencia en azúcar invertido:
X= (Cantidad de azúcar normal a retirar x 100)/130

(O multiplicar esa cantidad de azúcar a retirar por 0.77, que es el resultado de 100/130)

Escrito parece más lioso de lo que es en realidad, de verdad.

Fuente:

Buscando otra cosa que ya no recuerdo qué era acabé llegando, de enlace en enlace, a la receta de azúcar invertido del blog Cocinablog Gemma, como tenía todos los ingredientes necesarios y me pareció fácil, me puse a ello a la mañana siguiente. Próximamente veréis alguna receta donde lo voy a usar.