Financiers de grosellas

La receta de hoy es especial, no por el contenido en sí (que también), sino porque es la número 100 de este blog. ¡CIEN RECETAS YA!

¡Birulicioso! empezó sin muchas ambiciones, allá por mediados de octubre de 2011, en Tumblr como lugar donde tener accesibles las recetas que iba haciendo, un año después me mudé a este nuevo blog y aquí llevo 5 años ya. Sí, sé que muchos se hacen las 100 recetas en menos que canta un gallo, pero este blog nunca ha pretendido ser una obligación para mí, y publicar con demasiada frecuencia acabaría siéndolo. A mí me gusta tratar bien a las recetas que decido subir y divertirme en el proceso. Desde que empecé en wordpress me propuse darle importancia a las fotos bonitas y explicativas (cosa que da su trabajo lograr, aunque es muy satisfactorio), que el cuerpo de la receta resuelva las dudas que puedan ir surgiendo… e incluso contaros algunos fiascos que surgen por el camino. Espero seguir otras 100 más por aquí, y que vosotros me acompañéis. 😉

Al lío, la receta de celebración son unos financiers, unos pastelitos de almendra que probé a hacer el año pasado y que me gustaron tanto que acabé comprando un molde para hacerlos como debe ser… molde que he estrenado hace unos días en esta misma receta, todo sea dicho. Jajajaja.

Financiers Grosellas (9)

Por lo visto, el nombre original sería “visitandines” porque los hacían las monjitas de la Orden de la Visitación, con forma ovalada, pero los suizos acabarían por cambiar su forma para que parezcan lingotes y su nombre a “financiers“, puesto que según se cuenta, eran pastelitos para que los financieros no se ensuciasen las manos al comerlos. Eso dice wikipedia. Yo sólo sé que están buenísimos.

Son bizcochitos bastante jugosos y densos y el añadido de las grosellas aporta un contraste de sabor y textura fantástico, aunque podéis no ponérselas.

Ingredientes (para 12 financiers):

  • 85 g de almendra molida
  • 25 g de harina de trigo
  • 120 g de azúcar glas
  • 3 claras de huevo
  • piel rallada de un limón
  • 70 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 g de grosellas
  • un poco de harina y mantequilla extra para el molde

Financiers Grosellas (1)

Elaboración:

Ablandar la mantequilla dejándola a temperatura ambiente. Si no hace suficiente calor, o tenemos prisa, derretir ligeramente en el microondas, en tandas de 10-15 segundos a potencia media, removiendo para mezclarla hasta que esté con textura pomada. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 180 ºC.

Mezclar el azúcar glas con la harina de trigo y la almendra molida, deshaciendo los posibles grumos.

Financiers Grosellas (2)

Batir las claras de huevo hasta alcanzar el estado “puntas blandas”, sin llegar a tenerlas a punto de nieve (tienen que estar blanditas para poder mezclarlas).

Incorporar las claras a la mezcla de harina, azúcar y almendra, mezclando delicadamente con una espátula, realizando movimientos envolventes.

Financiers Grosellas (3)

Añadir la ralladura fina de limón y mezclar.

Agregar la mantequilla en pomada a la crema y mezclar hasta integrarla bien.

Por último, añadir las grosellas y remover con delicadeza para distribuirlas por la masa.

Financiers Grosellas (4)

Engrasar con mantequilla y enharinar los moldes a usar (si son de silicona, como el mío, no hace falta).

Distribuir la masa en los moldes (12 en mi caso, que son para financiers, aunque la primera vez que preparé esta receta, usé 4 de estos moldes de tartaletas de 10 cm de diámetro).

Financiers Grosellas (5)

Hornear a 180 ºC durante 12-15 minutos si son moldes para financiers, 15-20 si son tipo tartaleta. Estarán cuando se haya dorado la superficie.

Financiers Grosellas (6)

Dejar enfriar sobre una rejilla antes de desmoldarlos.

Opcional: Espolvorear azúcar glas por encima al servir.

Financiers Grosellas (10)

Notas:

En este post de Javi Recetas explican muy bien el tema de los estados de las claras al montarlas, y con fotos, lo que ayuda bastante.

Importante no volverse locos al remover la masa, para que no se baje todo el aire que hemos metido con las claras montadas. La delicadeza es indispensable.

Si no tenéis moldes de financiers o tartaletas, también se pueden usar moldes para magdalenas o cápsulas, eso sí, tened en cuenta los tiempos de horneado, que variarán según el tamaño.

Si no encontráis grosellas, pero queréis mantener la chispa que aportan a la receta, podéis usar arándanos, frambuesas… yo os recomiendo que sean cosas ácidas y de sabor “fresco”, para que hagan contraste con la masa, que es densa y dulce.

El sabor gana muchísimo con el reposo, cada día que pasaba estaban más buenos, aunque es verdad que no han durado mucho, jajajaja.

Para mantenerlos en perfecto estado, guardadlos en un recipiente hermético.

Financiers Grosellas (8)

Fuente:

Encontré la receta en este blog italiano, el año pasado mientras buscaba recetas en las que utilizar las grosellas sobrantes de hacer esta otra receta.

Anuncios

Panecillos tiernos

Al principio del verano, cuando publiqué la receta de hamburguesas con puerro y chutney de higos os prometí que la de los panecillos que usé no tardaría… bueno, ya sabéis que los tiempos, y más en vacaciones, son relativos. Pero más vale tarde que nunca, aquí tenéis las instrucciones para hacer unos panecillos tan tiernos que se os saltarán las lágrimas.

Panecillos Tiernos (6)

Son muy rápidos de hacer, lo único que hay que tener en cuenta es el tiempo de levado. A mí me gusta mucho pasarme los 5 minutos que tardan en hornearse mirando cómo se inflan. La primera vez, al ver cómo crecía la masa en el horno, pensé que se iban a quedar huecos, pero no, el interior es una miga muy esponjosa y blandita. En casa les llamamos “pan de nubes”, con eso os lo digo todo. 😉

Ingredientes (para 12 panecillos) :

  • 450 – 470 g de harina de fuerza
  • 30 g de aceite de oliva virgen extra
  • 20 g de levadura fresca de panadería
  • 40 g de miel o azúcar (para receta vegana)
  • 250 g de agua templada
  • sal al gusto (yo suelo poner unos 10 g)

Panecillos Tiernos (1)

Elaboración:

Separar la mitad del agua templada y añadir la levadura fresca desmenuzada y la miel o el azúcar, remover y dejar reposar unos minutos.

Sobre una superficie de trabajo (o en un cuenco amplio si no tenéis encimera donde amasar) formar un volcán con la harina y espolvorear la sal por encima.

Añadir el aceite y el agua, tanto la reservada como la mezclada con levadura y miel/azúcar.

Amasar hasta tener una bola que no se pegue a las manos. Es posible que haga falta un poco más de harina, pero es mejor no pasarse para que los bollos no queden secos.

Poner la bola de masa en un cuenco, tapar con un paño y dejar levar hasta que doble su volumen (depende de la temperatura, si no no es muy alta, suelen ser unos 45 minutos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dividir la masa en 12 bolas de tamaño similar (o 16 si queremos bollos más pequeños).

Estirar cada bola con un rodillo, o con la palma de la mano, hasta formar discos de alrededor de 1 cm de espesor y colocarlas sobre la bandeja del horno cubierta con una lámina de teflón, papel de hornear o ligeramente enharinada.

Precalentar el horno a 250 ºC.

Una vez esté el horno a la temperatura correcta, hornear los panecillos unos 5 minutos hasta que empiecen a dorarse (ojo que se hacen rapidísimo).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sacar del horno y envolver los panecillos en un paño de cocina limpio y ligeramente humedecido para que mantengan la frescura y esponjosidad.

Están buenísimos recién hechos, con relleno dulce o salado (sin nada también te los comes a bocados, jajaja).

Notas:

He probado esta receta con harina de fuerza y también con harina de espelta (que es la que usan en la receta original). Ambas están riquísimas. Tengo pendiente usar otras harinas, por ejemplo harina integral, habrá que adaptar la cantidad de agua para conseguir el mismo resultado, claro.

Siempre he usado miel al hacer la receta, me gusta mucho el aroma que aporta a la masa, pero en la original usan azúcar, eso hace que además sea una receta vegana.

Normalmente yo hago menos cantidad, dos tercios, que da para 8 bollos (300 g de harina, 20 de aceite, 14 de levadura, 26 de miel, 160 de agua y 7 de sal). Empecé a hacerlo así porque la primera vez sólo tenía 300 g de harina de espelta, pero luego vi que cabe más holgada en una sola hornada y además, como somos dos, 8 bollos vienen genial para una cena, un desayuno y quedan un par para la comida.

Esta última vez he probado a congelarlos y el resultado es buenísimo. Quizá a partir de ahora haga más veces la receta completa para congelar unos cuantos.

Panecillos Tiernos (7)

Fuente:

Tenía esta receta guardada por ahí desde que la publicaron en Pimienta Rosa hace más de cuatro años.

Guardar

Galletas de azúcar con naranja y arándanos

En el blog tengo bastantes recetas de galletas, pero últimamente sólo estaba preparando galletas de tipo “shortbread”, como éstas con manzanilla o estas otras con té rojo. Para que no os aburráis y probéis cosas nuevas (os pongo como excusa pero hablo de mí, jajajaja) esta vez he experimentado con unas “galletas de azúcar”.

Galletas Azucar y Arandanos (8)

Estas galletas son muy fáciles de hacer y como os digo en las “notas”, admiten variantes. A mí me ha gustado mucho el sabor que les dan los arándanos y la naranja pero quiero probar con otros ingredientes. Eso sí, son bastante dulces, puede que no os entusiasmen si sois de poco azúcar.

Ingredientes (para 18-20 galletas):

  • 25 g de mantequilla o margarina
  • 1 clara de huevo
  • 70 g de azúcar
  • 1 cucharada colmada de arándanos secos
  • 1 cucharada de zumo de naranja
  • piel rallada de media naranja
  • 120 g de harina de trigo
  • 1 cucharada de maicena
  • 3/4 cucharadita de levadura química
  • un par de cucharadas de azúcar extra

Galletas Azucar y Arandanos (1)

Elaboración:

Trocear la mantequilla o margarina y dejarla reposar a temperatura ambiente una media hora (se puede ablandar en el microondas hasta que tenga textura de pomada, para eso se calienta a media potencia en tandas de unos 15 segundos hasta que veamos que tiene el punto adecuado).

Picar los arándanos secos ligeramente, para que haya trozos en cada galleta (en mi caso he utilizado una mezcla para infusión que además de arándanos y manzana seca lleva especias y hierbas, como muérdago y pétalos de cártamo).

Precalentar el horno a 175 ºC.

Batir la mantequilla con la clara de huevo, los arándanos picados, el zumo y la ralladura de naranja.

Agregar el azúcar y batir con las varillas un par de minutos más.

Galletas Azucar y Arandanos (2)

Mezclar la harina, la maicena y la levadura química en un cuenco mediano y agregar al cuenco de los húmedos, removiendo con una espátula hasta tener una masa pegajosa y homogénea.

Galletas Azucar y Arandanos (3)

Cubrir la bandeja del horno con una hoja de papel de hornear o lámina de teflón.

Formar bolitas con la masa (en la receta original hacían menos galletas y más grandes, pero con tanto azúcar, yo preferí hacer 20 más pequeñas). Para evitar que la masa se pegue a las manos un truco que funciona es untarlas con aceite de girasol antes de empezar.

Rebozar las bolas de una en una en azúcar (yo lo hice en un cuenco medidor, pero podéis hacerlo en un plato).

Galletas Azucar y Arandanos (4)

Colocar las bolitas ordenadas sobre la bandeja y apretar con una espátula (o con los dedos como hice yo, para que quedaran con esas dos crestas) hasta que tengan unos 5 milímetros de espesor.

Galletas Azucar y Arandanos (5)

Galletas Azucar y Arandanos (6)

Apenas crecen, así que no es necesario dejar mucho espacio entre ellas.

Hornear a 175 ºC y a media altura durante unos 10 minutos. Son galletas que si se pasan de horneado se ponen duras, así que es preferible que no se doren y se mantengan un poco blanditas.

Dejar enfriar las galletas al sacarlas del horno sobre la misma bandeja unos 10 minutos antes de despegarlas con una espátula y dejarlas enfriar completamente sobre una rejilla.

Galletas Azucar y Arandanos (7)

Están muy buenas con leche, ahí os dejo la sugerencia. 😉

Notas:

Como os dije, yo utilicé una mezcla de frutas, hierbas y especias para hacer las galletas, no saben exactamente igual que si sólo llevasen arándanos, pero a mí me encantan así. De hecho, podéis variar las frutas secas y usar la receta como base para lanzaros a experimentar con distintos sabores.

A la hora de rebozar, yo usé poco azúcar en parte porque me da un poco de dentera morderlo y en parte porque no me gustan las galletas demasiado azucaradas. Si sois más golosos, rebozadlas a conciencia.

Es una masa que no se mueve mucho al hornear, así que si tenéis algún sello para galletas, podéis usarlo con éstas, se quedará marcado. 🙂

Si las preferís más tiernas, bastará con aplastarlas menos y dejarlas más gorditas.

En un recipiente hermético, aguantan bien unos cuantos días.

Galletas Azucar y Arandanos (9)

Fuente:

La receta es una variante de esta otra que encontré en Pinterest (me encanta bucear en esa red social, lo reconozco, jajaja). Como veis, las galletas originales son de limón, a ver si me animo a probarlas así algún día. También tiene sugerencias para hacerlas veganas, por si os interesa. 🙂

Batido verde, muy verde

Hoy os traigo una receta sana y repleta de vitaminas para empezar el día con un extra de energía, un batido verde, de esos que se han puesto tan de moda. En casa no somos muy de seguir modas, pero en Paraguay nos aficionamos muchísimo a los batidos de frutas y al volver nos compramos una batidora de vaso para seguir con la nueva tradición. Uno de nuestras rutinas más habituales de desayuno es que mientras uno se ducha, el otro prepara un batido con las frutas y verduras que hay. Si el batido está más bueno de lo habitual, lo apuntamos. No solemos seguir recetas, pero a mí me gusta investigar las que hay para coger ideas de combinaciones posibles.

batido-verde-2

Los batidos verdes se hacen con alguna verdura de hoja, ya sean espinacas, lechuga, coles como la famosa kale, apio, perejil… que se mezcla con frutas y algún líquido, generalmente agua o bebida vegetal, pero también té o alguna otra infusión. A partir de aquí, lo que hace falta es imaginación y ganas de experimentar.

En esta receta yo he usado té bancha, que tiene un sabor suave y sutil. Se podría pensar que un sabor tan delicado pasaría desapercibido entre las espinacas y la fruta, pero lo cierto es que se va haciendo notar en cada sorbo de una forma muy agradable.

Ingredientes (2 vasos grandes):

  • 250 ml de té verde
  • 1 naranja
  • zumo de medio limón
  • 2 puñados de espinacas
  • 1 plátano grande

batido-verde-1

Elaboración:

Preparar el té la noche anterior, mejor si es de buena calidad (puede parecer que no, pero aporta mucho sabor y agradeceréis que sea bueno), y reservar para usar frío por la mañana. Una bolsita es suficiente, si es a granel, 2 o 3 cucharaditas.

Pelar y trocear el plátano y la naranja (si usáis batidora de mano, que los trozos sean tirando a pequeños).

Lavar y escurrir las espinacas.

Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora o licuadora (la mía es una batidora de vaso enorme llamada cariñosamente Felipa, jajajaja) y batir hasta que no queden grumos y se ponga espumoso (ya veréis qué color taaaaan rebonito, ains).

Servir en dos vasos grandes (dependiendo del tamaño de las frutas sale entre 600 y 700 ml) y beber disfrutando de cada trago. 😉

Notas:

Las naranjas mejor que sean bien sabrosas, eso es más fácil cuando están en temporada.

También se puede hacer con mandarinas o clementinas, 2 o 3 dependiendo del tamaño. O directamente cambiar de fruta y ver qué sale.

Ojo con los tiempos de infusión del té verde, se hace en 2 o 3 minutos, mucho más rápido que otras variedades y después amarga.

El plátano aporta suficiente dulzor, pero siempre podéis añadir un poco de miel o sirope.

También se puede usar fruta congelada para hacerlo más cremoso y refrescante.

Fuente:

La combinación de los 3 ingredientes principales, plátano, naranja y espinacas, me la encontré procrastinando en Pinterest. Después resultó que era de un batido proteínico, así que me quedé con la base y probé mi propia variación.

Pudin de chía, fresas y chocolate (Juego de blogueros 2.0)

A puntito de dar la bienvenida a marzo, toca publicar la receta de este mes del juego de blogueros. Esta es mi cuarta participación y de momento han salido 4 frutas… ¿cruzamos los dedos para ver si marzo nos trae una hortaliza? Jajajajaja.

Al ver que estaban las fresas en la lista de opciones, supe que iban a ganar.  Yo no las voté porque a pesar de que la temporada de fresas empiece ahora para los agricultores onubenses gracias a los invernaderos, para mí es una fruta de plena primavera y nunca la compro antes de finales de abril. Pero la mayoría manda y he tenido que romper mis normas para participar en el juego este mes.

La verdad es que me apetecía hacer algo salado, pero no se me ocurrió nada que me apeteciese probar, y como el precio de las fresas en estas fechas no está como para ponerse a hacer experimentos, al final opté por una receta para desayuno que también vale para postre. Al final del post os dejo la lista de blogs participantes para que veáis qué se les ha ocurrido a ellos.

pudin-chia-fresas-chocolate-5

Creo que ya lo he dicho en más de una ocasión, pero soy una fan total del desayuno y me gusta mucho probar cosas nuevas que lo hagan menos repetitivo. Como por la semana es difícil tener tiempo para hacer cosas muy elaboradas, los pudins de chía (como este otro que publiqué hace un tiempo) son muy socorridos. Los dejas preparados por la noche y por la mañana están listos para tomar, un éxito.

Ingredientes (para 2 raciones de desayuno o 4 de postre):

Capa de pudin de chía y chocolate

  • 50 g de chocolate para postres
  • 250 ml de bebida de almendras
  • 3 cucharadas de chía

Capa de pudin de chía y fresas

  • 4 o 5 fresas maduras
  • 200 ml de bebida de almendras
  • 3 cucharadas de chía

Decoración

  • fresas
  • chocolate negro

pudin-chia-fresas-chocolate-1

Preparación:

– Capa de pudin de chía y chocolate

Poner la bebida de almendras a calentar en una olla pequeña a fuego suave.

Cuando esté templada, añadir el chocolate troceado y remover con una cuchara de madera hasta que se disuelva. No hay que dejar que se caliente demasiado.

Pasar a un cuenco, tapar y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Agregar la chía, mezclando bien con unas varillas para que no queden grumos. Dejar reposar 10-15 minutos y volver a remover (así no aseguramos de deshacer los grumos que puedan quedar).

Tapar el cuenco con film transparente y dejar en la nevera toda la noche.

– Capa de pudin de chía y fresas

Mientras enfría la bebida chocolateada, lavar y picar las fresas, ponerlas con la bebida de almendras en el vaso de la batidora y procesar hasta que no queden trocitos. La mezcla tiene que estar uniforme y espumosa (siempre me alucina el color rosa tan intenso que adquieren estas preparaciones con fresas).

Pasar a un cuenco, añadir la chía y mezclar bien con las varillas. Dejar reposar y volver a remover pasados 10-15 minutos (a por los grumitos rebeldes).

Tapar el cuenco con film transparente y dejar en la nevera toda la noche.

– Montaje de los vasitos

Por la mañana, remover con una cuchara el contenido de cada cuenco y repartir primero el pudin de chocolate y después el de fresa en 2 cuencos (si son de cristal, mejor, que por los ojos también se come, jajajaja) o 4 vasitos, si preferimos raciones más pequeñas.

pudin-chia-fresas-chocolate-2

Rallar un poco de chocolate negro sobre cada cuenco o vasito.

Lavar y filetear una o dos fresas por ración y rematar con ellas la presentación (en las fotos sólo lleva media fresa porque son vasitos pequeños y las fresas eran tirando a grandes).

pudin-chia-fresas-chocolate-3

Coger una cuchara y… (bueno, creo que a partir de aquí ya no hace falta explicaros el procedimiento, jajajajaja).

Notas:

La bebida de almendras se puede sustituir por cualquier otra bebida vegetal que os guste.

Se pueden cambiar las fresas por otras frutas de temporada, para ir variando de sabores a lo largo del año. Por el bien de la bonitez mejor si tienen colores intensos como los arándanos, las frambuesas, las moras… Seguramente con melocotón también esté bueno. Tomo nota para el verano.

Escribiendo el post se ha ocurrido que en vez de filetear la fresa y ponerla por encima, se podría picar en trocitos y mezclarla con la capa de pudin de fresa antes de ponerla en el vasito para que tenga tropezones.

Si os da pereza lo de tener que derretir el chocolate, puede funcionar utilizar cacao puro, simplemente habría que encontrar la cantidad idónea. Quizá con 2 cucharadas sea suficiente.

Si utilizáis un chocolate con menos azúcar y queréis subir un poco el dulzor, basta con añadir miel o algún sirope a la bebida vegetal antes de mezclarla con el resto de ingredientes.

Después de comprobar la cantidad de azúcar presente tanto en la bebida de almendras (3 g por cada 100 ml) y en el chocolate (46,7 por cada 100 g, definitivamente tengo que buscar un chocolate para postres con menos azúcar) decidí no añadir más azúcar. Sólo con estos dos ingredientes cada ración grande lleva unos 30 g de azúcar sin contar el presente de forma natural en las fresas, 30 g de los 50 que recomienda la OMS como máximo en adultos. No temáis, no voy a volverme una radical antiazúcar, es un ejercicio que recomiendo para ser más consciente de las cantidades que lleva lo que comemos habitualmente y tratar de reducir su consumo.

pudin-chia-fresas-chocolate-4

Fuente:

Este pudin de fresa y chocolate es una variante que hice a partir de este otro de frambuesa y chocolate que encontré buscando ideas para la receta de este mes.

Participantes del juego:
logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px
Laura y Samuel: https://aglutina2.wordpress.com/
María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Carlota: https://articuina.wordpress.com
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/
Carabiru:https://birulicioso.wordpress.com/
Fe: https://codigosecreto280.com/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Sandra: https://justfoodlovers.com/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Carolina: https://lasrecetasdecarol.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Jorge: https://mastercocinillas.com/
María: http://minscocina.blogspot.com.es/
Antxon: http://musloypechuga.com
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
Pamela: http://recetaseconomicasycreativas.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Kemberlyn: http://www.sonrisavegana.com
Melissa: https://soyrepostera.com/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/