Helado de turrón blando

Hace unas semanas aparecieron un par de tabletas de turrón de Jijona que se habían quedado “traspapeladas” de las celebraciones navideñas y fue inevitable que acabasen convertidas en algo (más) rico (todavía). La idea inicial era hacer una elaboración distinta con cada tableta, pero tras preparar helado con la primera, tuve claro que quería esa receta en el blog… así que la segunda siguió el mismo camino. Puro afán divulgativo, para poder hacer las fotos, claro, no por gula ni nada de eso. Jajajaja.

Así que damos por inaugurada la temporada de helados 2018 en Birulicioso con este helado de turrón Jijona, el blando.
Helado turron Jijona (10)

Si no tenéis turrón en casa ahora, os recomiendo MUY FUERTE que os guardéis la receta y probéis este helado en cuanto vuelva a las estanterías del súper.

Ingredientes:

  • 250 ml de leche entera
  • 1 ramita de canela
  • la piel de 1 limón
  • 330 ml de nata
  • 2 yemas de huevos medianos
  • 75 g de azúcar
  • una pizca de sal (algo menos de media cucharadita)
  • 250 g de turrón Jijona

Helado turron Jijona (1)
Elaboración:

Lo primero es aromatizar la leche.

Poner una olla a fuego medio con la leche, hasta que casi alcance el punto de ebullición.

Mientras, lavar el limón y pelar fina la piel dejando lo mínimo posible de parte blanca (yo suelo usar un pelapatatas).

Cuando la leche esté a punto de hervir, retirar del fuego y agregar las peladuras de limón y la ramita de canela. Dejar infundir de 5 a 10 minutos.

Helado turron Jijona (2)

Filtrar, añadir la nata y calentar a fuego suave.

Mientras, separar las yemas de las claras.

Poner en un cuenco las yemas con el azúcar y batir con varillas hasta que blanqueen y se forme una crema.

Helado turron Jijona (3)

Separar media taza de la mezcla de leche y nata caliente y añadir poquito a poco al cuenco de la crema de yemas y azúcar. Se hará sin dejar de remover, para integrar y que se temple antes de agregrarlo a la olla.

Helado turron Jijona (4)

Trocear la tableta de turrón, reservar la mitad y añadir la otra mitad a la olla junto con la crema y un pellizco de sal fina.

Helado turron Jijona (5)

Remover concienzudamente hasta que el turrón se disuelva y la crema sea homogénea.

Cocer a fuego lento, sin que llegue a hervir en ningún momento (ya que podría cortarse) hasta que la crema espese. Es importante remover constantemente con una cuchara de madera  para evitar que se cuajen las yemas. La crema está lista cuando cubre o napa, el dorso de la cuchara de madera, y al pasar el dedo se queda marcado el rastro.

Helado turron Jijona (6)

Retirar del fuego hasta que se enfríe lo suficiente para meter la crema en la nevera (enfría más rápido si la cambiáis de recipiente).

Dejar en la nevera, cubierta con film transparente, al menos 12 horas.

Seguir las instrucciones de la heladera para mantecar la crema.

Cuando empiece a ponerse densa, añadir el resto del turrón troceado y seguir mantecando hasta que adquiera una textura cremosa y consistente. Suele tardar entre 15 y 20 minutos, dependiendo de la heladera.

Helado turron Jijona (7)

Traspasar el helado de turrón a un recipiente con tapa.

Helado turron Jijona (8)

Meter en el congelador durante al menos 3 o 4 horas más, para que adquiera la consistencia adecuada.

Y ya está listo para hacer bolas y relamerse de gusto.

Helado turron Jijona (11)

Notas:

Importante lo de separar un poco de la crema caliente para añadirla poco a poco a las yemas, así se va templando sin correr el peligro de que se cuajen.

Para saber qué es napar o hacer “à la nappe”, en Gastronomía y Cía lo explican muy bien.

Si tenéis prisa, se puede enfriar la crema como lo explico en la receta de helado mantecado de té.

Helado turron Jijona (12)

Si preferís un helado sin tropezones, añadid todo el turrón a la olla caliente para que se disuelva en la “natilla base”.

Cuando lleva mucho tiempo en el congelador puede hacer falta sacarlo de 10 a 15 minutos antes para que se ablande un poco y que sea más fácil hacer bolas. Como siempre, ayuda tener un vaso con agua caliente en el que sumergir la cuchara entre bola y bola.

Ah, también se pueden hacer dosis individuales rellenando tarrinas después de mantecar.

Y, por supuesto, se puede hacer a mano:

  • Opción tradicional (que confieso no haber probado nunca por pereza): Después de las doce horas en la nevera, se mete la “natilla” en un recipiente con tapa y se lleva al congelador durante media hora. Se saca y se remueve bien para romper los cristales. Se repite el proceso cada media hora hasta que el helado endurece y ya no se puede remover. Suele llevar unas 3 horas.
  • Opción rápida (que tampoco he probado) que podéis encontrar en este interesante post del blog La cucharina mágica.

Y si pasáis de todo, pero no os resignáis a vivir sin probar este helado… ¡rellenad poleras con la crema sin mantecar, y listo!

Fuente:

Seguí esta receta que tenía por ahí guardada, de Recetas de Rechupete. Cambié las cantidades porque ellos ponen una tableta de turrón de 300 g y las que yo tenía eran de 250 g.

Helado turron Jijona (9)

 

Anuncios

Arepas de plátano macho (Juego de Blogueros 2.0)

Otra vez está aquí el último día del mes y toca receta del JdB2.0 con el plátano como ingrediente protagonista de junio. No os voy a engañar, cuando vi que había salido el plátano, la motivación brilló por su ausencia. No se me ocurría nada que me apeteciese hacer, y lo que sí me podría interesar o ya lo había hecho, o para hacerlo tenía que encender el horno, con las temperaturas que se nos han caído encima últimamente.

Estaba casi resignada a no participar este mes cuando al ver una receta en inglés, me llamó la atención que en lugar de “banana” usaban el término “plantain” y, al tirar del hilo, descubrí que plantain es lo que en España llamamos “plátano macho”. Y ahí se me encendió la bombillita del interés, porque nunca había cocinado con esa variedad. De las recetas que me produjeron curiosidad/gula, descarté las que involucraban un horno, por las razones arriba explicadas, y por cuestiones de tiempo, acabé decantándome por unas arepas de plátano macho maduro.

Arepas Platano Macho (9)

Las arepas son un plato típico de Colombia y Venezuela de origen precolombino que se elaboran con harina de maíz seco molido o harina de maíz precocida. Por lo visto hay variantes, como ésta, que llevan también otros ingredientes como plátano o mandioca. Tanto éstas como las arepas originales se pueden comer como acompañamiento de otros platos, o como base para un desayuno o picoteo.

Como la receta es muy sencilla y no me quiero extender más en la introducción que en la explicación, corto ya el rollo, jajajaja. ¡Ah! Para saber qué han hecho mis compañeros del reto, al final del post os dejo la lista de participantes, seguro que han preparado cosas deliciosas.

Ingredientes (para 6-8 arepas):

  • 1 plátano macho maduro
  • 50 g de harina de maíz precocida
  • 25 g de mantequilla
  • 1 cucharada de leche (15 ml)
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • sal fina al gusto (yo puse 1/4 de cucharadita, un pellizco)
  • aceite vegetal o mantequilla para freír

Arepas Platano Macho (1)

Elaboración:

Lavar el plátano y cortarlo en rodajas de unos 2-3 cm de grosor, sin pelar.

Arepas Platano Macho (2)

Colocar el plátano en una olla, cubrir de agua y llevar a ebullición. Cocer durante 25-30 minutos (dependerá del grosor de las rodajas).

Apartar del fuego, escurrir y dejar enfriar el plátano cocido durante unos 5 minutos en un plato antes de retirar la piel.

Arepas Platano Macho (3)

Triturar el plátano cocido en un cuenco con un tenedor.

Arepas Platano Macho (4)

Agregar al cuenco la mantequilla ablandada y la harina de maíz junto con la sal, el azúcar y la leche. Integrar todo bien y dejar reposar la masa unos 5 minutos.

Arepas Platano Macho (5)

Formar bolas con la masa. Si está muy húmeda y pegajosa, se puede añadir un poquito más de harina de maíz.

Arepas Platano Macho (6)

Calentar una sartén antiadherente a fuego medio con una cucharadita de mantequilla o un poquito de aceite vegetal (yo usé de oliva).

Cocinar las arepas unos 3 minutos por cada lado (hasta que estén tostadas).

Arepas Platano Macho (8)

Servir calientes, con mantequilla, queso fresco… Son ideales para un desayuno diferente.

Notas:

La harina de maíz que se usa para arepas (que no es maicena, ojo) es harina precocida, es bastante fácil de encontrar, últimamente la marca PAN la tienen en casi todos los súpermercados, pero también hay otras. Yo usé la variedad amarilla, no sé si la blanca funciona igual de bien.

El plátano macho contiene mucha fécula, lo que hace que no se pueda comer crudo, ya que es muy astringente, gomoso y seco. Es difícil de pelar en crudo, por eso se suele cocinar con piel. Supongo que estas arepas se podrían hacer con plátano “normal”, el dulce, pero entonces no haría falta cocerlo.

Aunque en las fotos sólo sale con queso fresco desmenuzado, tengo que decir que las comimos también con lacón aliñado con aceite de oliva virgen y pimentón de la Vera y NO OS PUEDO RECOMENDAR MÁS FUERTE QUE LO PROBÉIS, qué ricochura. ❤

Fuente:

Me basé en esta receta, aunque como había comprado un sólo plátano dividí las cantidades… para acabar poniendo tanto la harina como la mantequilla un poco a sentimiento, jajaja.

Participantes:

María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Elvira: https://www.asisecomeengranada.com/
Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/
Carabiru: https://birulicioso.wordpress.com
Mónica: http://dulcedelimon.com
Inma: http://entre3fogones.com/
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Laura: https://nekokitchenglutenfree.wordpress.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/
Eva: https://pekandoconeva13.com/
Thais: http://www.recetariosano.com/es/recetas
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Muffins veganos de naranja

Antes de que se nos caiga encima el calor veraniego, no quiero perder la oportunidad de compartir una receta de horno (porque luego a ver quién es el guapo que en Madrid y sin aire acondicionado se hace el valiente encenderlo, jajajaja).

Muffins Veganos Naranja (7)

La propuesta de hoy son unos muffins veganos, y por tanto sin huevos ni lácteos, aromatizados con naranja y una infusión frutal. En mi caso es una mezcla de naranja, fresa, manzana, hierba limón e hibisco, pero podéis experimentar con lo que tengáis en la despensa.  Pensaba que la miga iba a quedar roja, o rosada al menos, dado el poder colorante del hibisco, pero cuál fue mi sorpresa cuando al mezclar la masa empezó a oxidarse y desaparecer. Cosas que pasan.

No son las primeras magdalenas y muffins que preparo con tés e infusiones, de hecho en el blog tengo unas de cacao y té pakistaní que están de chuparse los dedos. Me gusta hacer estos experimentos porque siempre son una sorpresa para el paladar y en general la gente se sorprende mucho al probarlos.

Muffins Veganos Naranja (8)

Cómo preparar magdalenas veganas con infusión

Ingredientes:

  • 1 cucharada colmada de infusión (o una bolsita)
  • 70 g de azúcar
  • 10 gramos de azúcar invertido (o 15 de sirope vegetal al gusto).
  • 85 g de aceite de girasol
  • ralladura de piel de naranja grande
  • 3 cucharadas de zumo de naranja
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 240 g de harina

Muffins Veganos Naranja (1)

Glaseado opcional:

  • 2 cucharaditas de infusión ya preparada
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 40 g de azúcar glas

Muffins Veganos Naranja (5)

Con estas cantidades salen 12 magdalenas.

Preparación:

Hervir 250 ml de agua, separar del fuego y añadir la mezcla de infusión elegida y dejar reposar los minutos que sea preciso según la variedad (ojo, algunos tés se ponen amargos si te pasas de tiempo). Filtrar, separar 200 ml para la masa y reservar un poco de lo que sobre para hacer el glaseado.

Con la infusión todavía caliente, agregar el azúcar y el azúcar invertido, o el sirope que queráis usar, y remover hasta que se disuelva todo.

Añadir el aceite de girasol y la ralladura de piel de naranja, remover con las varillas y dejar enfriar.

Muffins Veganos Naranja (2)

Mientas enfría, tamizar la harina en un cuenco grande.

Disolver el bicarbonato en el zumo de naranja (mejor si es recién exprimido, pero vale de bote también) y añadir a la infusión, ya fría.

Volcar la mezcla líquida sobre la harina tamizada removiendo con unas varillas o una espátula de silicona hasta integrar todos los ingredientes y obtener una pasta uniforme. No hay que batir, sólo remover hasta que no queden grumos.

Muffins Veganos Naranja (3)

Dejar reposar la masa mientras precalentamos el horno a 190-200 ºC.

Preparar las cápsulas de papel sobre un molde para magdalenas, también se pueden hornear directamente en molde metálico previamente engrasado con aceite de girasol, moldes de silicona o cápsulas dobles sobre una bandeja de horno, aunque de esta forma van a quedar más chatas.

Llenar las cápsulas hasta 3/4 partes de su capacidad.

Muffins Veganos Naranja (4)

Hornear a 190-200 ºC a media altura durante unos 15-20 minutos, hasta que hayan subido y estén firmes y dorados. El tiempo es orientativo, como siempre depende mucho del horno. Para saber cuándo están listas, al pinchar con un palillo si sale limpio, están listos.

Muffins Veganos Naranja (6)

Sacar los muffins del horno y dejarlos enfriar sobre una rejilla metálica.

Si no los queréis glasear, aquí se acaba la receta, dejáis que se enfríen y ya podéis daros un banquete. Si queréis innovar un poco, os sugiero un glaseado fácil y rápido.

Tamizar el azúcar glas en un cuenco pequeño, agregar 2 cucharaditas de infusión, de la que reservamos al principio, y una cucharadita de zumo de limón. Remover bien con un palillo hasta que no queden grumos de azúcar.

Hay varios formas de glasear: El menos laborioso consiste en verter una cucharadita de la mezcla por encima de cada muffin. Yo usé un palillo para hacer líneas dejando caer hilillos, pero también se puede colocar el glaseado en una bolsa de congelar limpia, cortar un trocito de la esquina y hacer dibujos como si fuera una manga pastelera, que creo que es el método que usaré la próxima vez.

Una vez aplicado el glaseado, dejar secar hasta que se endurezca.

Muffins Veganos Naranja (12)

Si podéis aguantaros las ganas, dejad que reposen de un día para el otro, ganan mucho sabor. 😉

¿Qué os han parecido?

Muffins Veganos Naranja (9)

Notas:

Se pueden añadir trocitos de fruta, por ejemplo, fresas. En ese caso, os sugiero rebozarlas con un poco de harina antes de incorporarlas a la masa para evitar que se vayan al fondo. Si las fresas son pequeñas, se puede hundir una en el centro de cada muffin después de rellenar las cápsulas.

Si usáis infusión de menta, una opción, aunque está muy buena con naranja, es sustituir el zumo por zumo de limón.

Muffins Veganos Naranja (10)

Fuente:

Es una versión de una receta del libro “El arte de cocinar Magdalenas” de editorial Parragon.

Pico de gallo con albaricoques (Juego de Blogueros 2.0)

Pues ya toca receta del JdB 2.0, porque vuelve a ser último día del mes. En mayo el ingrediente elegido fue el albaricoque (aunque como en algunos sitios son difíciles de encontrar tan temprano, hay participantes que usarán el segundo, espárragos blancos). Yo tuve suerte, en las fruterías que frecuento en Madrid los había desde que salieron elegidos en la votación. ¿Cuál fue mi problema en esta ocasión? Que me los comí todos las tres primeras veces que los compré. Por poco mi receta acaba siendo: “Lavas los albaricoques, los cortas por la mitad, les sacas el hueso… Y LOS DEVORAS”. Jajajaja.

Mi reto este mes era (al margen de no comerme los albaricoques del tirón) hacer una receta “salada”. Vamos, que no quería hacer un postre. Encontré unas cuantas opciones, pero casi todas requerían bastante elaboración y he tenido un mes bastante movidito y con muy poco tiempo para recrearme en la cocina, por eso esas recetas se han quedado en el cajón.

Al final me he decidido por un pico de gallo con albaricoques, una propuesta muy fácil, muy versátil y MUY DELICIOSA. En serio, quería llorar cuando se acabó el último bocado porque no podía seguir comiendo, jajajaja.

Pico de Gallo con Albaricoques (7)

Pico de gallo son unas ensaladas típicas mexicanas, de frutas y verduras frescas, que acompañan a un montón de elaboraciones. Se pueden comer tal cual, como ensalada, o ponerla en tacos, burritos, fajitas…

En cuanto vi la receta, no quise saber más, era la elegida sí o sí. Por los ingredientes, me imaginé que tendría un sabor próximo al ceviche, por la lima y el cilantro principalmente, y no me equivoqué. En casa nos ha encantado el sabor fresco, dulce, picante, chispeante… en serio, lo estoy escribiendo ahora y se me está haciendo la boca agua otra vez, jajaja.

Como siempre, la lista con el resto de participantes os la dejo al final del post. Echad un ojo, estoy segura de que vale la pena la visita. 😉

Sin más, allá vamos con la receta.

Ingredientes:

  • 8 – 10 albaricoques
  • 12 – 16 tomatitos cherry
  • 1 cebolla pequeña (o media más grande)
  • 2 – 3 jalapeños (en mi caso, 1/2 pimiento italiano)
  • el zumo de media lima
  • cilantro fresco picado (yo puse 4 cucharadas)
  • 1 cucharada de miel (o sirope de ágave, para opción vegana)
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 1/4 de cucharadita de cayena molida (yo puse un poquito menos)

Pico de Gallo con Albaricoques (1)

Para hacer fajitas:

  • 8 tortillas de trigo
  • lechuga (opcional)
  • relleno al gusto: pescado blanco, langostinos, pollo… (en mi caso, pollo cocido desmenuzado)

Elaboración:

Poner a hervir un par de vasos de agua en una olla mediana.

Lavar los albaricoques y hacerles una cruz con un cuchillo.

Pico de Gallo con Albaricoques (2)

Cuando el agua hierva, añadir los albaricoques y escaldarlos alrededor de un minuto, para que se suelte la piel (ojo, yo me pasé y se cocieron un poco, jajajaja).

Transferirlos con una espumadera a un cuenco con agua fría y hielo para que se enfríen durante uno o dos minutos.

Retirar la piel, con la ayuda de un cuchillo si es necesario, quitar el hueso y picar en trocitos.

Pico de Gallo con Albaricoques (3)

Lavar los tomatitos y picarlos en trozos del mismo tamaño que los albaricoques.

Picar fina la cebolla y los jalapeños (o el pimiento italiano).

Mezclar el zumo de lima con la sal, la cayena, la miel y el cilantro picado.

Colocar todos los ingredientes en un cuenco mediano y remover para que se reparta todo bien.

¡Y ya está lista la salsa!

Pico de Gallo con Albaricoques (6)

Para hacer fajitas:

Calentar las fajitas según las instrucciones del fabricante.

Colocar una cama del relleno sobre cada tortilla, añadir salsa pico de gallo al gusto, si tenéis, un poco de lechuga picada, plegar y ¡a disfrutar!

Pico de Gallo con Albaricoques (8)

Notas:

Yo usé exactamente los ingredientes que veis en la foto (excepto el pimiento, que sólo puse medio), 12 tomatitos cherry y 8 albaricoques tirando a grandecitos. Si preferís que el albaricoque tenga menos protagonismo, podéis poner menos y aumentar el número de tomatitos.

¿Preferís otro tipo de tomates? Pues se cambia y listo, pero que sean sabrosos, lo agradeceréis.

En teoría la salsa pico de gallo es menos líquida de lo que me salió a mí, pero es que los tomates tenían mucho juguito (y va en contra de mis creencias tirarlo) y los albaricoques estaban bastante maduros, así que soltaron bastante zumo. En realidad en casa no importó, aunque chorreó un poco, eso sí. En la segunda tanda de tortillas hicimos burritos en lugar de fajitas para contener la avalancha pero no funcionó demasiado, jajajajaja.

Pico de Gallo con Albaricoques (5)

Lo de escaldar los albaricoques es opcional, para que la piel no “moleste” en medio de la salsa, si estáis perezosos, podéis saltaros el paso.

A mí me gusta el puntillo picante, pero no que tape el resto de sabores y por eso no suelo cargar mucho con la cayena, pero ¡al gusto! Yo no uso, pero quizá podáis sustituirlo por salsa tabasco, ni idea de cantidad y resultado, tendréis que experimentar. 😉

Se puede usar limón, pero el sabor que aporta la lima no tiene nada que ver.

Para hacer fajitas yo usé pollo cocido desmenuzado, pero a esta salsa le va el pescado y el marisco, por ejemplo gambas o langostinos. Pueden ser a la plancha, cocidos, rebozados… hay variedad de opciones. En casa probamos con langostinos cocidos y combinan bastante bien.

Fuente:

Buscando recetas con albaricoque que no fueran postres llegué a ésta que me entró directa por los ojos. Qué queréis, soy fan del cilantro, la lima y todo lo que se parezca a un ceviche, jajajaja.

Participantes:

María José: Flognarde de albaricoques
Carlota: Tarta Sacher
Elvira: Semiesferas de chocolate y albaricoques
Carabiru: Pico de gallo con albaricoques
Fe: Albaricoques con crema de torta del casar, anchoa y crema de balsámico
Vanessa: Vieira en salsa de coco y menta con licuado de albaricoque
Mónica: No-ceviche de albaricoque con gambas picantes
Eva: Pollo con orejones de albaricoque y piñones
Inma: Jamoncitos de pollo en salsa de albaricoques
Silvia K.: Pollo al horno con albaricoques y hierbas
Ligia: Crema de lentejas rojas con albaricoques
Laura: Strudel de albaricoque y manzana
Eva: Pudin de espárragos blancos
Thais: Tarta tatín de albaricoques
Maryjose: Cheesecake con albaricoques y frambuesas
Silvia A.: Pizza sencilla de albaricoques

logo-juego-de-blogueros-blog-400x272px

Almendras garrapiñadas con té matcha

No soy muy fan de los garrapiñados tradicionales porque para mi gusto llevan demasiada costra de caramelo y morder azúcar no es de mis cosas favoritas de la vida. Pero este garrapiñado es otra cosa, la clara de huevo le da mucho aire y la capa crujiente que envuelve las almendras es ligera y deliciosa. ¿Y qué decir del sabor que aporta el té matcha? Hacía tiempo que no cocinaba con él y lo echaba de menos, lo reconozco, jajaja.

Almendras garrapinadas matcha (6)

Os recomiendo muchísimo probar estas almendras garrapiñadas, aunque eso sí, os aviso de que son ADICTIVAS, que todo el que las ha probado no ha podido parar y yo tuve que guardarlas a buen recaudo para que alguien más que yo las pudiese catar. Así son.

Ingredientes:

  • 160 g de almendras crudas con piel
  • 1 clara de huevo
  • una pizca de sal
  • 50 g de azúcar
  • 1 + 1/2 cucharadita de té matcha
  • 1/4 de cucharadita (1 ml) de esencia de vainilla

Almendras garrapinadas matcha (1)

Elaboración:

Batir la clara con la sal hasta que se ponga espumosa (no hay que montarla, es importante parar incluso antes de que se ponga blanca). Reservar.

Almendras garrapinadas matcha (2)

Tamizar el té matcha sobre el azúcar y remover para que se mezclen bien (NO os saltéis el tamizado del té matcha, explicación larga en las notas).

Agregar al cuenco de la clara espumosa la esencia de vainilla, las almendras y la mezcla de azúcar y té matcha.

Almendras garrapinadas matcha (3)

Remover  bien con la espátula de forma que las almendras queden cubiertas.

Precalentar el horno a 150 ºC.

Cubrir la bandeja del horno con una hoja de papel sulfurizado. Volcar la mezcla y repartir bien con la espátula, esparciendo las almendras para que no queden amontonadas y se hagan homogéneamente.

Almendras garrapinadas matcha (4)

Hornear a la misma temperatura durante unos 35 a 40 minutos, con calor arriba y abajo, sin ventilador y en altura intermedia.

Remover cada 10 minutos, aproximadamente dando la vuelta a las almendras, para romper el caramelo que se irá formando y hacer que se vaya distribuya mejor por la envoltura.

Almendras garrapinadas matcha (5)

Retirar las almendras del horno antes de que se pongan oscuras y dejar que enfríen completamente antes de guardarlas en un recipiente hermético.

Almendras garrapinadas matcha (7)

Notas:

Ojo con el punto de la clara, no hay que montarla, ni siquiera blanquearla, sólo tiene que llegar a hacerse espuma, como en la foto que os puse. Es necesario que se mantenga en estado semilíquido para que se mezclen bien con el resto de ingredientes e impregnen bien las almendras.

Al tamizar el té y mezclarlo con el azúcar bien, evitaremos que se formen grumos, ya que no es soluble. De verdad, no os saltéis este paso. Al leer la receta original en inglés se me pasó por alto el detalle y, tras intentar infructuosamente disolver el té en las claras, tuve que empezar de nuevo. Eso sí, el desastre lo usé para un bizcocho inspirado en estas magdalenas, jajaja. En esta casa procuramos no tirar nada que sea comestible.

Yo puse una cucharadita y media de matcha y creo que el sabor quedó bastante ligero. Si sois muy fans, podéis subir hasta dos cucharaditas, la próxima vez yo pienso hacerlo.

Almendras garrapinadas matcha (8)

El tiempo de horneado, es orientativo, lo ideal es que, de paso que les dais vueltas cada 10 minutos, vayáis observando el color que tienen.

Hay que sacar las almendras antes de que se pongan oscuras porque, con el calor que acumulan, se seguirán haciendo durante unos minutos después de sacarlas del horno y pueden quemarse, lo que arruinaría completamente el sabor.

En el horneado el garrapiñado pierde completamente el color verde (al menos con el té matcha que yo uso, que no lleva colorantes), así que podéis tamizar un poquito de matcha por encima una vez frías si queréis darle unas chispillas de color. Yo las dejé tal cual.

Si no tenéis o no os gusta el té matcha, podéis eliminarlo de la ecuación sin más, o sustituirlo por alguna mezcla de especias que os resulte atractiva. Se me ocurre la típica mezcla que siempre funciona, canela, clavo, jengibre y pimienta de Jamaica. Pero ¿qué tal algo más exótico como curry? Madre mía, quiero probar eso, jajajaja. ¿Y mate soluble? Hummm, interesante, os informaré si hago más experimentos en esta línea.

Fuente:

La receta la encontré aquí buscando nuevas cosas que hacer con té matcha. Hice la mitad de la cantidad original pensando que quizá no me gustase y ¡qué error! Jajajaja