El local

El chef (que me perdonen los chefs del mundo) admite sugerencias de los comensales.
De momento la mesa está sin poner, las servilletas son de papel, y los menús aún no han sido llevados a imprimir.
Pero el desde la cocina llega un aroma delicioso y está todo muy limpito.

Disfrutad de la experiencia.

Anuncios