Helado de cerezas, fresas y mascarpone con yogur griego

No podía pasar el verano sin hacer una receta de helado y, aunque mi heladera no va nada fina y se me ha roto la cuchara sacabolas (en serio, ¿qué he hecho yo para merecer esto?) al final lo he logrado.

Ya tenía recetas con distintas bases: de mango con nata, una de mantecado al té, una de sorbete de ciruela, una de yogur helado y matcha y una de turrón, así que quise probar con mascarpone y yogur griego.

El resultado es delicioso, me gusta el sabor a tarta de queso que tiene la mezcla de queso y frutas rojas.

Eso sí, me da rabia no haberlo podido mantecar todo lo bien que debería y que la maldita cuchara sacabolas no me haya permitido hacer una ración monérrima para las fotos.

Ingredientes:

  • 300 g de cerezas (pesadas sin hueso)
  • 100 g de fresas
  • 30 ml de zumo de limón
  • ralladura de limón (opcional)
  • 120 g de azúcar glas
  • 30 g de azúcar invertido*
  • 250 g de mascarpone
  • 500 g de yogur griego

Elaboración:

Lavar y deshuesar las cerezas. Lavar las fresas y retirar los tallos.

Triturar las cerezas y las fresas con el zumo de limón hasta obtener un puré fino (a mí me gusta que tenga trocitos, así que paré un poco antes).

Añadir el azúcar glas, el azúcar invertido y la ralladura de limón, y batir unos segundos para integrarlo todo bien.

Batir el queso mascarpone con el yogur griego hasta que estén bien mezclados.

Agregar el puré de frutas y batir hasta tener una crema homogénea.

Dejar reposar en la nevera, bien tapado, unas seis u ocho horas.

Seguir las instrucciones de la heladera para mantecar la mezcla hasta que adquiera una textura cremosa y consistente. Suele tardar entre 15 y 20 minutos, dependiendo de la heladera.

Traspasar a un recipiente con cierre hermético y meter al congelador un mínimo de 4 horas.

Sacar la cuchara de hacer bolas ¡Y a disfrutar del helado!

Notas:

(*) Se puede sustituir el azúcar invertido por azúcar normal, en este caso serían 40 g. A mí se me había acabado el azúcar invertido y lo sustituí por jarabe de saúco.

Puede hacer falta sacarlo de 10 a 15 minutos antes para que se ablande un poco y sea más sencillo hacer bolas. Un vaso con agua caliente en el que sumergir la cuchara ayuda a la operación bolística.

Se pueden hacer dosis individuales rellenando tarrinas después de mantecar.

Para mantecar el helado a mano:

  • Opción tradicional (soy perezosa, no lo he probado nunca): Después de las 6-8 horas en la nevera, se mete la “natilla” en un recipiente con tapa y se lleva al congelador durante media hora. Se saca y se remueve bien para romper los cristales. Se repite el proceso cada media hora hasta que el helado endurece y ya no se puede remover. Suele llevar unas 3 horas.
  • Opción rápida (que tampoco he probado) que podéis encontrar en este interesante post del blog La cucharina mágica.

Y si la pereza es mucha, simplemente rellenad poleras con la mezcla, y haced polos. Incluso se pueden sumergir en chocolate negro para hacer helados tipo magnum.

Fuente:

Llevaba años queriendo hacer algún helado con mascarpone, y cuando vi esta receta, pensé que era el momento de probarlo, aunque con algunos cambios. 😉

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s