Cáscara de cítricos confitada

No tenía pensado publicar esta receta, pero como la hice para utilizar la cáscara confitada en otra elaboración que próximamente aparecerá por aquí, me decidí a hacer un par de fotos y colgarla también.

La cáscara confitada de naranja, limón e incluso pomelo, lima y mandarina, se utiliza no sólo como ingrediente en otras elaboraciones como el típico roscón de reyes, sino que también se puede consumir como golosina. Y ojo, no nos llevemos a engaño, por muy casera que sea, es una bomba de azúcar y no hay que abusar.

Cascara Confitada Citricos (2)

Impresionante el sabor, especialmente el de los trocitos de limón. ¡Os recomiendo probar!

Ingredientes:

  • Piel de naranja, limón, pomelo…
  • azúcar
  • agua

Elaboración:

Lavar y pelar los cítricos, en mi caso, naranjas y limones, dejando la parte blanca interior.

Cortar las cáscaras en bastoncitos como de medio centímetro de ancho y largo al gusto.

Poner agua a hervir. Que sea suficiente para cubrir toda la cáscara que tenemos.

Cuando llegue al punto de ebullición, añadir las cáscaras y hervir durante unos 3-5 minutos.

Retirar del fuego, escurrir bien y repetir 3 o 4 veces más.

A este proceso se le llama blanqueo y sirve para eliminar el amargor de las cáscaras.

Una vez blanqueadas y bien escurridas, pesar las cáscaras.

Elaborar un sirope con agua y azúcar, poniendo la misma medida de cada uno que la que tenemos de cáscaras (en mi caso, tenía 180 g de cáscaras, así que el sirope lo hice con 180 g de azúcar y 180 g de agua).

Poner el sirope en un cazo al fuego. Cuando hierva, añadir las cáscaras, remover y dejar cocer durante unos 5 minutos.

Apagar el fuego y dejar reposar media hora.

Volver a calentar hasta que hierva, bajar el fuego al mínimo, y cocer lentamente, removiendo de vez en cuando hasta que se pongan transparentes.

Escurrir sobre una rejilla y dejar secar un día.

Cascara Confitada Citricos (1)

En mi caso las dejé sobre papel de hornear, las hice por la noche y por la mañana les di la vuelta para que se secaran también por el otro lado.

Y ya están listas para usar… por ejemplo… cubiertas de chocolate negro, jajajajajaja.

Para eso sólo tenéis que fundir el chocolate al baño maría, sumergir los bastoncitos y dejar que se endurezca la cobertura sobre papel de hornear.

Cascara Confitada Citricos (3)

¿Qué os parece? ¿Estáis deseando hacerlo? 😉

Notas:

Usé la cáscara de un limón y una naranja y media. Antes de blanquear, pesaba como 120 gramos, que se convirtieron en 180 g de cáscaras blanqueadas, y unos 200 g de cáscaras confitadas al final. Por tener un poco idea de cantidades.

Hay gente que reboza los bastoncitos en azúcar después de confitarlos, pero a mí me parece un exceso y tampoco me gusta masticar granos de azúcar, así que… así los he dejado.

Se puede conservar bastante tiempo y, como os dije más arriba, usarla por ejemplo, para el roscón de Reyes, el panettone o cualquier otra elaboración que lleve frutas confitadas.

Fuente:

Me leí como 5 recetas y cada una decía una cosa. En unas se pesaban las cáscaras al inicio, en otras tras el blanqueo… Unas elaboraciones hacían un sirope a partes iguales, otras con más agua… El proceso de cocción también era distinto. Total, un jaleo. ¿Qué hice al final? Pues el mix que veis ahí arriba, con un poco de todo, a mi manera.

 

 

Anuncios

Un comentario

  1. Pingback: Lebkuchen, galletas especiadas alemanas | CafeTeArteBlog

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s