Pan de leche condensada

Toda receta que lleva un “leche condensada” por delante me llama irresistiblemente la atención. Por suerte tengo la suficient fuerza de voluntad para evitar lanzarme a hacerlas todas, porque entonces acabaría como una pelota.

Caí en la tentación en esta porque nunca había hecho ninguna receta en la que hubiese un proceso de amasado y levado, y tenía muchas ganas de intentarlo.

Pan de leche condensada

Ingredientes:

(Primero de nada decir que yo usé la mitad de todo lo que se dice aquí, porque con estas cantidades sale muchísima masa, y al ser la primera vez que hacía un pan, no quería arriesgarme. Con la mitad da para llenar un molde tipo cake de 10x30x8 cm, aprox. 1.7 litros de capacidad, y todavía sobra)

– 1 lata de leche condensada pequeña (la de La Lechera es de 370 g)

– 1 lata (usando la de leche condensada como medida) de leche normal

– 1/2 lata de aceite de oliva suave o girasol (yo usé de oliva suave)

– 50 g de levadura fresca (en el eroski venden packs de dos cubitos de 25 g c/u)

– 3 huevos

– 1 cucharada de esencia de vainilla

– 1kg de harina (aproximadamente, mejor tener de más por si acaso la masa la necesita)

– una pizca de sal (esto de la pizca es complicado de medir, a mí me salió algo soso)
Preparación:

Verter la leche condensada en el vaso de la batidora (al no usar toda la lata, yo usé una jarra medidora, media lata son aprox. 150 ml).

Añadir la leche (otros 150 ml), el aceite (75 ml aprox.), la levadura fresca (en mi caso 25 g, sólo uno de los dos cubitos), la esencia de vainilla (para media receta media cucharada) y la sal (yo eché aprox. 1/4 de cucharadita y me quedé corta, creo que habría hecho falta mínimo el doble), y los huevos (he aquí un problema, media receta sería 1 huevo y medio, lo que hice fue batir ligeramente uno de los huevos, reservar la mitad para pincelar luego la masa, y agregar la otra mitad más otro huevo a la jarra).

Batir bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Volcar la mezcla en un cuenco grande.

Ir añadiendo poco a poco la harina removiendo con una cuchara de madera mientras sea posible, y cuando sea difícil de manejar, pasar a amasar con las manos.

La masa estará lista cuando tenga consistencia elástica pero no se pegue a los dedos (*).

Formar una bola, untar otro cuenco con una capa fina de aceite (del mismo tipo que hayamos usado en la masa), y colocar en él la masa.

Tapar el cuenco con film y dejar levar hasta que doble su volumen (**).

Una vez levada la masa, dividir en porciones según lo que tengamos previsto hacer con ella.

(En la receta original hacen una trenza, yo preferí hacer bollitos, algunos sin relleno, otros rellenos de Nutella y otros de mermelada).

Si se va a usar un molde, engrasar con una fina capa del mismo aceite que se utilizó en la masa (yo lo forré con papel de horno y pincelé este).

Si se va a rellenar, hacer un hoyo en la bola de masa, introducir una cucharadita de mermelada, Nutella u otra crema, y sellar.

Ir colocando los bollos en el molde hasta llenarlo (en mi caso la masa alcanzó para 14 bolas, pero en el molde sólo cupieron 12, así que con las otras dos hice una pequeña trenza, que coloqué sobre un trozo de papel de horno pincelado)

Dejar levar otra vez hasta que aumente de tamaño y mientras precalentar el horno a 180º C.

Una vez levado, pincelar con huevo batido (yo usé el que tenía reservado desde el principio).

Hornear a 180º C (el tiempo creo que depende de la forma que le hayamos dado a la masa, mi minitrenza en 20 minutos estaba, en la receta original dice que con 25 minutos basta, pero a mí, en este molde me hicieron falta 40 minutos hasta que estuvo hecho por dentro) (ojo con el horno, si se empieza a dorar demasiado pronto, tapar con una hoja de papel de aluminio para que no se queme).

Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla (si usamos molde, mejor dejarlo unos 5 minutos en el molde antes de desmoldar y dejar enfriar en la rejilla).

El resultado es un pan dulce muy rico, con textura de brioche.

Consejos:

Para evitar problemas con los huevos yo siempre los casco uno por uno en una taza para comprobar que están bien, y que no va ningún trozo de cáscara.

(*) No es conveniente tener la harina justa ya que con esa cantidad puede que todavía se pegue, y hay que ir añadiendo un poco más, y amasar, y repetir hasta que ya no está pegajosa. Yo tenía sólo medio kg y tuve que ir corriendo a la panadería a por más.

(**) Este punto es una aventura, para levar la masa necesita calorcito, así que es conveniente que no haya corrientes de aire. Además el tiempo que hace falta no se puede estimar con facilidad, dependerá de la temperatura, de la masa… Total, que yo tuve que poner el cuenco pegado a un radiador, ir dándole vueltas, y aún así tardó más de hora y media en doblar el volumen.

Esta vez hice 4 bollos sin relleno, 4 con nutella y 4 con mermelada de frutos del bosque, pero creo que la próxima  vez lo voy a hacer todo relleno, resulta mucho más jugoso y encontrarte con ese sabor distinto dentro es una maravilla.

Fuente:

Esta receta, y la idea de rellenar con nutella y mermelada la saqué de un blog que conocí el año pasado, Kanela y Limón, que tiene unas recetas para chuparse los dedos, acompañadas de fotos fantásticas tanto del proceso como de los resultados. Esto de lograr hacer fotos mientras cocinas es algo que me maravilla de muchos blogs, porque yo me confieso totalmente incapaz, quizá me falta experiencia.

Anuncios

  1. Pingback: Galletas de leche condensada y maizena | ¡Birulicioso!

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s