Calabacines con pisto gratinados

Hace unos años Google lanzó Wave, una herramienta que algunos pensaron que podría ser muy útil para trabajo colaborativo, otros apenas entrevimos las posibilidades que podía llegar a tener, mientras que la gran mayoría ni se enteró de que había existido. Finalmente la retiraron.

Esta receta es producto de una de las “olas” en las que yo participé y en la que compartía recetas con mi novio. Es por ello que está llena de anotaciones bastante payasas. La idea era tener las recetas que nos iban gustando especialmente todas juntas en vez de repartidas en un montón de correos electrónicos. Ahora que lo pienso, aquel fue el germen de lo que hoy día es ¡Birulicioso!… ¡¡Gracias Google!!

La foto deja bastante que desear, pero es que por aquel entonces ni de lejos me planteaba hacer un blog de cocina.

Calabacines con pisto gratinados

Ingredientes (4 personas humanas) (30 minutos):

4 calabacines pequeños (y una olla donde quepan, eso es esencial)
1 cebolla
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
4 huevos
300 gr de tomate frito (yo lo compré Hero, receta tradicional, vale la pena porque tiene un sabor espectacular)
aceite de oliva
queso rallado (de varios tipos de queso, a ser posible)
pimienta (no se de qué color, xD)
sal

Preparación:

Se lavan los calabacines (y si no, pues más sustancia, xDDDD) (es broma) y se cortan por la mitad a lo largo. Se ponen a cocer en agua con sal (en la olla donde quepan, porque si no, te toca darle la vuelta, y eso quemaaaaaa).
Picar mientras tanto muy fino la cebolla y los pimientos, y sofreír.
Una vez blando el sofrito, agregar los huevos cocidos y picados, y rehogar un minuto más (según la receta, yo los dejé más, y no se murió nadie).
Añadir el tomate y sofreír todo junto unos 5 minutos más, mejor a fuego lento, porque si se quema el tomate, apaga y vámonos a un telepizza, 😛
Vaciar los calabacines fríos (o templados, pero nunca, nunca jamás calientes, pobres deditos) con una cucharita; picar la pulpa, agregarla al pisto, mezclar y salpimentar al gusto.
Colocar los calabacines vacíos en una bandeja de horno, rellenar con el pisto (generosamente, que hay ahí un montón de pisto), espolvorear queso rallado y al horno! a gratinar hasta que esté doradito y delicioso.

Y a la mesa!

Variantes:

Yo no lo he probado, pero seguramente la berenjena también se prestará bien a este tipo de relleno.

Fuente:

Esta receta creo que venía en un paquete de queso rallado, pero no recuerdo la marca.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s